Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Con los nuevos aranceles, Trump aumenta los impuestos a los propietarios de pequeñas empresas estadounidenses... otra vez

1
- +
16/05/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como no vivo exactamente en el barrio más libre de crimen del mundo, recientemente tuve que reemplazar las puertas de acero de mi casa de 30 años de antigüedad. No eran baratas, pero mientras hablaba con el vendedor, él notó que yo había tenido suerte porque sus precios estarían subiendo significativamente en un futuro cercano debido a los nuevos aranceles del acero.

La compañía no estaba segura de en qué medida esto afectaría a las ventas y al personal, pero los precios más altos tendrían naturalmente un impacto negativo en los ingresos y la contratación.

Esto, por supuesto, es el resultado esperado de un aumento de impuestos en las empresas estadounidenses, que es todo lo que son las tarifas de Trump.

Ahora, gracias al Presidente ?y al Congreso que cedió su autoridad tributaria a la Casa Blanca? la carga tributaria de todos los estadounidenses está aumentando aún más .

Debido a la insistencia de Trump en que los impuestos suban como parte de su llamado «arte del trato», los consumidores y las empresas ahora pagarán más por el acero, las bicicletas, los juguetes, el equipaje y mucho más.

Las empresas que utilizan cualquiera de estos productos en la producción de un bien o servicio se verán naturalmente perjudicadas, al igual que los minoristas cuya actividad principal es la entrega directa de artículos de venta al por menor a los consumidores.

Por ejemplo, como informó Reuters esta semana :

Sherrill Mosee, propietaria de MinkeeBlue, con sede en Filadelfia, que vende bolsas de trabajo y de viaje para mujeres en sitios web como Amazon.com Inc, dijo que su empresa no puede absorber el nuevo arancel del 25% además del aumento del 10% del arancel del año pasado, que a su vez se sumó al actual arancel del 17, 6% sobre el cuero sintético que se utiliza para fabricar sus bolsas.

Mosee, que hizo un nuevo pedido de 1.500 bolsas de China pocos días antes de que Trump anunciara sus planes de aumentar la tarifa arancelaria al 25%, dijo que planea aumentar «un poco» el precio de las nuevas bolsas, que están programadas para llegar a principios de julio.

Los impuestos no son simplemente «transmitidos a los consumidores».

Es importante tener en cuenta que los impuestos (es decir, los aranceles) sobre los bienes no son simplemente algo que pagan los consumidores.

Existe la idea errónea de que los propietarios de empresas pueden simplemente «repercutir en los consumidores» unos costes más elevados. De hecho, mientras que los consumidores ciertamente soportan parte de los mayores costos impuestos por los gobiernos (u otros factores), es raro que cualquier empresa que se enfrente a la competencia simplemente suba los precios en una cantidad igual al aumento en el costo de hacer negocios.

Mosee, la vendedora de equipaje mencionada anteriormente, sólo se atreverá a subir los precios «un poco» porque sabe que cada subida de precios de los consumidores significará una pérdida de cuota de mercado. Ni Mosee ni sus competidores quieren aumentar los precios en relación con la competencia, por lo que cada empresa intentará absorber por sí misma al menos parte de los costes adicionales. Sí, algunos de los costos más altos serán pagados por los consumidores, pero gran parte de ellos también serán pagados por los dueños de negocios que se esforzarán por economizar para poder seguir vendiendo los mismos bienes a un precio bajo. Esto significa que los dueños de negocios y sus familias deben aceptar un salario más bajo para ellos mismos, o el negocio puede volver a contratar personal o recortar los beneficios para los empleados. De lo contrario, la empresa se enfrenta a una disminución de las ventas, lo que puede conducir a despidos en cualquier caso.

Por lo tanto, cuando PBS informa que «los minoristas estadounidenses[deben] decidir entre tres opciones: absorber el costo del impuesto, transferirlo a los consumidores o buscar un proveedor alternativo de un país que no sea China», sólo están en lo cierto. Sí, las empresas podrían pasar el costo a los consumidores, pero eso si se trata de una receta para la pérdida de ingresos.

Es cierto que las empresas pueden intentar sustituir los productos fabricados en China por importaciones «de un país distinto de China», pero si esos otros lugares proporcionaran productos tan económicamente como China, los comerciantes ya estarían comprando esos otros productos.

Al imponer nuevos impuestos, los empresarios deben reorganizar completamente sus cadenas de suministro para hacer frente a un impuesto completamente innecesario impuesto por el gobierno de los Estados Unidos.

Esto, por supuesto, significa poco para los trabajadores asalariados que piensan que las tarifas son sólo una manera de pegárselas a los malos (ya sean las malvadas corporaciones americanas o los «chinos rojos»). Los trabajadores asalariados, que constituyen el 90% de la población, por lo general no son conscientes de lo que se necesita para dirigir un negocio y hacer llegar los productos de los productores a los consumidores.

Lo «visto» contra lo que «no se ve»
Más sobre

Los partidarios de Trump aparentemente siguen imaginando que los impuestos altos «crean empleos» mientras esos impuestos se llamen «aranceles». Esto sólo es cierto mientras no consideremos la «creación neta de empleo». Naturalmente, un impuesto sobre el acero extranjero, por ejemplo, creará algunos puestos de trabajo en el sector siderúrgico.

Ese es el «visto». Pero lo que «no se ve» son todos los puestos de trabajo que se perdieron o no se crearon como resultado de la disminución del gasto en otros sectores. Esto es el resultado de cada impuesto, incluyendo las tarifas.

De hecho, como informó ayer Fox News,

Por cada nuevo empleo en el sector siderúrgico creado, el consumidor estadounidense promedio paga la asombrosa suma de 900.000 dólares, dijo Gary Hufbauer, investigador principal del Instituto Peterson; en el mejor de los casos, eso podría crear 8.700 puestos de trabajo en entre seis y ocho empresas siderúrgicas.

En otras palabras, los consumidores tienen menos dinero para gastar en el sector no siderúrgico, lo que significa menos creación de empleo en general y un nivel de vida en declive para la inmensa mayoría de los consumidores.

Pero ni siquiera esto convencerá a aquellos que insisten en apoyar las subidas de impuestos en nombre de «ganar» contra tarifas extranjeras supuestamente injustas.

La narrativa que emplean es una en la que el aumento de impuestos de la administración es sólo temporal, y los nuevos impuestos serán eliminados tan pronto como todos los demás países se doblen bajo las demandas de EE.UU. y eliminen todos sus propios aranceles impuestos a los bienes estadounidenses. Y todos están tan seguros de que esto sucederá muy pronto.

Pero, ¿qué tan lejos está el «pronto»? ¿Un año? ¿Cinco años? Desde el punto de vista de una pequeña empresa, un año es mucho tiempo cuando se trata de hacer nóminas, pagar el alquiler y planificar para el futuro. La actitud displicente y arrogante de la administración y sus partidarios hacia los empresarios a este respecto es realmente chocante. Es esencialmente esto: «los dueños de su negocio deben aceptar la disminución de ingresos y la disminución de ventas durante años, siempre y cuando esté al servicio del gran plan de Trump».

Y no importa el estancamiento de los salarios y la falta de contratación que las pequeñas empresas deben imponer a sus trabajadores para poder hacer frente a las subidas de impuestos.

En el mundo real, sin embargo, la gente no puede dejar de pagar su renta por seis meses o un año mientras la administración Trump elabora su estrategia de tarifas.

El hecho de que los aranceles estadounidenses también sean desagradables para las empresas chinas es, supongo, un factor que aumenta para los nacionalistas que están más comprometidos a perjudicar a los chinos que a ayudar a los estadounidenses. Pero el hecho es que los nacionalistas se cortan la nariz para fastidiar sus rostros, y la evidencia empírica lo demuestra.

Y el panorama es aún más sombrío cuando se consideran los aranceles de represalia, con esta conclusión del informe NBER:

Las pérdidas anuales de consumidores y productores por el aumento de los costos de las importaciones fueron de 68.800 millones de dólares (0, 37% del PIB). Después de tener en cuenta el aumento de los ingresos arancelarios y las ganancias para los productores nacionales derivadas de la subida de los precios, la pérdida total de bienestar fue de 7.800 millones de dólares (0, 04% del PIB). Los aranceles de Estados Unidos favorecieron a los sectores ubicados en condados políticamente competitivos, pero los aranceles de represalia compensan los beneficios para estos condados.

Mientras tanto, la administración Trump ya ha admitido su derrota en la América rural, donde la administración aprobó nuevos subsidios para compensar el hecho de que los ingresos han disminuido como resultado de la guerra comercial de la administración.

Sin embargo, es poco probable que nada de esto dañe políticamente a Trump con su base. Terriblemente la economía a menudo hace gran política, y la fantasía de que los altos impuestos harán que «Estados Unidos vuelva a ser grande» es aparentemente muy atractiva para muchos.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1558 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
142
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.