Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patitofeo escriba una noticia?

«Le habían apuñalado en el cuello y corté la hemorragia con el jersey»

02/10/2009 08:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un inmigrante salva la vida a un vecino de Bilbao La Vieja al que atacó en casa su compañero de piso

Jose, más conocido en Bilbao La Vieja como 'El Cántabro', le relataba ayer angustiado a su amigo Ángel el problema que venía sufriendo desde hacía una semana. Había decidió acoger a Tomás, un vecino del barrio que se había quedado en la calle y al que ahora no tenía forma de desalojar. Los dos charlaban a primera hora de la mañana sin sospechar que, apenas unas horas más tarde, el 'invitado' apuñalaría en el cuello a su anfitrión en la cocina de su propia casa. El brutal ataque se produjo a las 14.20 horas. Según fuentes cercanas a la víctima, ésta y su atacante se enzarzaron en una pelea cuando Jose lanzó un últimatum a Tomás para que éste abandonara su domicilio. Al parecer, le mostró un parte médico que aconsejaba su inmediato traslado al centro de indigentes de Mazarredo. El hombre es diabético y allí podría recibir atención especializada. La reacción de Tomás, de 63 años, no se hizo esperar. Fuentes de la investigación sostienen que apuñaló en el cuello a su compañero de piso, once años más joven, que huyó por la escalera completamente ensagrentado. El herido bajó a trompicones desde el primero hasta el portal y, una vez en la calle, fue dejando un reguero de sangre ante la atónita mirada de los transeúntes. Fue entonces cuando irrumpió Sami, un tunecino de mediana edad que, muy posiblemente, le salvó la vida. «Yo estaba buscando chatarra en unos contenedores cuando lo vi. No paraba de salir sangre de su cuello», recuerda. Apenas tuvo tiempo de pensarlo dos veces. «Me quité el jersey blanco, que estaba limpio -aclara-, y le taponé la herida». El aspecto de Jose era terrible. «Tenía todo el cuerpo rojo, hasta pensé que había orinado sangre. Entonces, lo tumbé en el suelo, le tranquilicé y traté de animarle». La víctima no tardó en comprobar que estaba en buenas manos. «Recibí cursos de primeros auxilios», explica. En el barrio ya le habían visto actuar con anterioridad. Uno de los trabajadores de una obra cercana al número 31 de la calle Bilbao La Vieja, donde se produjo el suceso, recuerda haberlo visto ya «ayudando a alguien que había sufrido un mareo». Un hombre tranquilo Garci presenció la salida de la víctima del portal y la posterior detención de Tomás. El joven relataba desde la tienda de tatuajes próxima al domicilio de la víctima que el presunto agresor parecía «muy tranquilo, ni alterado ni violento. Cuando le sacó la Ertzaina, llevaba una de esas pulseras que te colocan cuando estás ingresado». Su versión encaja, porque lo cierto es que Tomás, tras estar unos días internado por problemas de salud, había pedido el alta voluntaria y, finalmente, ido a parar a la casa de su víctima. Ángel, el amigo del herido, afirma que Jose le acogió porque acudió a él llorando. «Pero le engañó, porque después no tenía forma de sacarlo de casa. Yo mismo le recomendé que acudiera a la Ertzaina a denunciarlo». Sus consejos, sin embargo, cayeron en saco roto, pero no le extraña su gesto humanitario. «Es un tío muy generoso, buena gente». 'El Cántabro' es muy conocido en la zona. «Suele estar por los bares de San Francisco», afirma uno de sus vecinos, que no duda en referirse a él como «un hombre tranquilo». Tampoco en la escalera nadie ha escuchado «discusión alguna entre los compañeros de piso». Al parecer, la víctima compartía casa desde hace años con otro individuo, que ayer faltaba cuando se produjo el estallido de violencia. Jose se recupera ahora en el Hospital de Basurto. Ayer fue intervenido de sus heridas en el cuello y el antebrazo, y al cierre de esta edición continuaba entubado y, aparentemente, fuera de peligro. No quiere denunciar a su agresor, que continúa en dependencias policiales y no ha pasado todavía a disposición judicial.

Fuente: elcorreodigital.com


Sobre esta noticia

Autor:
Patitofeo (1141 noticias)
Visitas:
5064
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.