Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tintinenelpaisdelosprogres escriba una noticia?

Aptos o aceptables. Un diagrama de Feynman para la educación.

23/06/2011 07:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEl premio Nobel de física Richard Feynman fue uno de los mayores sabios del siglo XX y probablemente una de las personas más inteligentes de nuestra época. Sin embargo, sus ideas sobre las cosas de la vida eran  consideradas bastante excéntricas. Entre otras, llegó a una conclusión desconcertante sobre la educación, y es que ésta carecía completamente de sentido. Feynman se dio cuenta en una serie de visitas a universidades de que la educación lo que hacía era preparar a la gente joven para aprobar exámenes. Es más: encontraba en la educación una serie de mecanismos tremendamente eficaces para evitar que se desarrollasen en el alumno los atributos de la inteligencia: como la creatividad, la lógica, el pensamiento abstracto. En sus propias palabras: "Todos [los alumnos] fingen y hacen como que saben, y si uno de los estudiantes, al hacer una pregunta, admite por un instante que algo le resulta confuso, los demás adoptan una actitud activa, como si para ellos aquello fuera evidente y reprochándole al impertinente que les haga perder el tiempo."

La ficción que la conciencia colectiva, la Cultura, y los propios sistemas educativos han creado sobre la educación, es que ésta posee la capacidad de seleccionar a los más inteligentes para cubrir los mejores puestos de la sociedad. Eso no es así en absoluto; si realmente fuera así, desde luego la educación tal y como la entendemos habría fracasado por completo y demostraría no ser útil a la sociedad. ¿Cuántos sabios hay en los gobiernos? ¿Cuántos ministros hablan seis o siete idiomas? ¿Cuantos se podían ganar la vida pintando cuadros como hacía Churchill? ¿Y en la empresa? ¿Cuántos genios hay dirigiendo empresas? ¿Cuántos empresarios de éxito son a su vez campeones de ajedrez o poetas capaces de metrificar sus frases como Quevedo? Es difícil imaginar que haya más de uno entre cien.

Curiosamente, ni siquiera el mundo de la Ciencia se salva de esa mediocridad intelectual. Feynman o Einstein fueron talentos excepcionales, pero sus laboratorios también estuvieron llenos de miles de esos exitosos 'aprobadores de exámenes' máxima expresión de un sistema al que Feynman, no le encontraba sentido. En realidad la cosa es sencilla. Se prepara a los jóvenes para una función, pero en un modelo de educación pública generalizada, normalmente, se hace sin llegar a realizar esa función; entonces: ¿cómo puede saberse que quien termine ejerciéndola es el más válido? Obviamente, no se sabe pero al menos el sistema se habrá encargado de dejar fuera a los menos motivados. De eso se trata cuando la educación es universal y lo que sobran son los candidatos.

imageEn la Historia ha habido muchos tipos de educación diferentes, cada uno de ellos relacionado con la forma de legitimación del poder político. En Egipto se educaba para someter al pueblo bajo el temor de la mística. En Grecia se educaba precisamente para no ser sometidos por la mística. En Roma el "cursus honorum" era la carrera de una aristocracia de funcionarios militares destinada a sostener un Imperio por la violencia; en la Edad Media la educación monacal se dedicaba a tratar de preservar lo poco que había quedado del mundo Clásico; en las Monarquías absolutistas recibía alta educación una pequeña aristocracia que se dedicaba a patrocinar con su buen gusto los beneficios de las artes y las ciencias. Por otro lado, los socialismos educaban para los que beneficios de las artes y de las ciencias fueran disfrutados por todos los miembros de la sociedad, bajo la falaz idea de que libres de la ignorancia se librarían, también, de sus servidumbres.

De lo que no hay ninguna duda, es que las sociedades liberales se educa para descartar a los menos motivados y a los menos tenaces, y eso se disfraza de inteligencia. ¿El motivo? La inteligencia es un atributo venerado de una forma sacramental por las sociedades materialistas, ya que a ella se le atribuyen todas las ventajas y comodidades proporcionadas por la Ciencia y la Tecnología; cosa que dista mucho de ser así. Volvemos a lo mencionado anteriormente: las empresas privadas son las que han desarrollado la inmensa mayoría de los avances tecnológicos de lo que hoy disfrutamos ¿Pero son sabios los empresarios? Thomas Edison lo era, desde luego ¿pero cuántos ha habido como él respecto al número de empresas hay en el mundo? No nos engañemos: si algo ha desarrollado la tecnología eso ha sido la codicia. El atributo aparejado a la pasión de la codicia no es la inteligencia sino la perseverancia.  

En esta ficción educativa, las sociedades materialistas nos parecemos a las sociedades místicas: la egipcia, o la aztecas, o los druidas... Ellos se educaban para conocer los misterios de la vida después muerte, cosa que por mucho que se esforzasen estaban lejos de aprehender ¿Pero quién iba a discutirlo? ¿Los propios sacerdotes iniciados? Su prestigio se fundamentaba precisamente en eso. ¿Los faraones? ¿Por qué iban a hacerlo? La mística era fundamento de su poder. Obviamente, quienes superan con éxito las muchas dificultades de la educación superior, tal como la conocemos, no se van a considerar a sí mismos poco inteligentes; mucho menos considerarse a sí mismos como peones de un sistema que básicamente se dedica a repartir y controlar los beneficios de una codicia aceptable por sociedades materialistas.

El problema que tienen las sociedades democráticas y que no han tenido, por ejemplo, las aristocráticas del pasado, es el exceso de demanda de educación. Hoy la educación es universal para chicos y chicas, extendiéndose ésta a todos los grados y carreras. Esta legión de jóvenes candidatos deberá de ir pasando por los distintos filtros de la educación que durará diez, quince o veinte años.Al final ésta servirá para decantar sólo a los más tenaces y disciplinados, premiándoles con los mejores trabajos y los mejores sueldos. Tenacidad y disciplina no son cualidades menores en una persona, ni son cualidades irrelevantes para la mejora de la sociedad. Aquí hay que llevarle la contraria a Feynman: la educación sí tiene sentido: permite elegir a los más aceptables.

Pero sigue existiendo el problema de dar el salto de la teoría a la práctica. ¿Es el más apto para la función el que más exámenes ha aprobado? Feynman lo tenía claro con sus alumnos: "Les expliqué lo útil que es trabajar con otros, lo fecundo que es la discusión de las cuestiones, el repasarlas y volverlas a discutir. Pero tampoco estaban dispuestos a hacer eso, porque sería un desdoro tener que preguntar a nadie". Aquí se alude a la distancia entre los  objetivos  de la función para la que preparan los alumnos, en los que es necesaria la cooperación, y el objetivo que se marca a los alumnos que es el de conseguir aprobar en competencia con los demás alumnos.

Más sobre

Esto en el mundo aristocrático no tiene el mismo sentido ya que el  joven  aristócrata  ya sabía de  antemano  el puesto que iba a ocupar en las sociedad. Su ascendencia le llevaría a la diplomacia o la administración o en el ejército. Aún sigue siendo así oficialmente en los países árabes y oficiosamente en el resto.Un joven que ha estudiado en Suiza e Inglaterra, que ha aprendido a pilotar y a navegar, y que puede pagarse la mejor educación eminentemente práctica relacionada con cualquier profesión, tendrá un ventaja objetiva enorme sobre cualquier candidato salido de un colegio público que apenas de cinco horas de idiomas a la semana y nociones teóricas muy generalistas de todas las materias; cinco horas será lo que el joven rico dedicará a hablar una lengua extranjera en una sola tarde. ¿Cuál de los dos candidatos está mejor educado? Eso es una pregunta mal formulada.

En realidad, la educación cumple una función de legitimación del sistema. El sistema busca crear un tipo de individuo que se adapte a su idea inmediata del poder. Hoy en día el poder político en Europa consiste en una bicefalia burocrático-empresarial; por un lado la burocracia que demanda una serie de funcionarios y gente de partido,   mientras  que el poder empresarial requiere unos cuadros de mando para los que el compromiso  del  trabajador  con los  objetivos  de la empresa ha de ser incuestionable.

Una de las cuestiones más amenazantes de nuestros días es que cada vez menos se sabe donde empieza la burocracia y donde termina la empresa. Iniciativa y regulación se han maridado en una combinación espuria que ha  destilado  en lo que Milton Fiedman denominó los trabajadores Z: empleados de empresas  privadas  que en mayor o menor grado trabajan para  satisfacer  una demanda creada por el Estado, no para dar salida una demanda creada por los  propios ciudadanos.  La supuesta ventaja para estos millones de trabajadores Z es que a su vez se creen más protegidos por leyes laborales pseudo-funcionariales  cada vez más intrusivas por parte del Estado. Los empresarios a su vez, renuncian a parte de su inventiva y la sustituyen por contactos políticos, o por lobbies, ya que al final son las administraciones públicas las grandes generadoras de contratos y las creadoras de demanda.  Los millones de trabajadores Z son la expresión de este poder bicéfalo instalado actualmente  en Europa, y especialmente en España. La educación actual no es una educación para el ciudadano sino una educación para bendecir esta forma dual de poder político.

¿Es ético? ¿Es inmoral? En sí no tiene connotaciones morales. Una sociedad de cazadores impuesta por el entorno tendrá que enseñar a los niños a cazar y no a cosechar, de ello depende su supervivencia. El problema es que el poder político en Europa, y más en España, es desleal, voluble y diseminado. Hoy no existe una idea nacional clara, ni siquiera una idea clara de qué sistema político es al que aspiramos y eso repercute en la educación.   Tenemos las regiones nacionalistas antiespañolas a las que se les permite arrogarse la función educativa de elegir a los más aceptables según sus aspiraciones presentes y futuras de poder político, cosa que es de temer que termine poniendo en peligro la perpetuación del mismo sistema. Tenemos a los socialistas abriendo otra brecha educativa con sus contravalores éticos. Una astilla perfectamente solapable con el modelo antinacional de los separatistas.

imageEl mayor problema de todos, es que los propios defensores de la idea nacional han dado por pérdida la batalla y aplican los mismos modelos antiespañoles, pero adornados con una pátina de brillantina mundana. El mejor ejemplo de esto, es el propagandístico e inviable modelo de la Comunidad Madrid de colegios bilingües. Nacido para sacarle los colores a las regiones nacionalistas con su bilingüismo paleto: sin duda, una aspiración educativa de "altas miras".  Lamentablemente para ellos, dentro de diez o quince años no necesitemos saber idiomas para trabajar ya que los ordenadores escribirán directamente en inglés y harán las traducciones simultáneas cuando hablemos por teléfono.

imageEsa tecnología ya está disponible hoy en día. Aún así, la diferencia entre un trabajador capacitado para realizar una tarea civilizadora de valor y uno que no, no es que el trabajador de alumno hubiera estudiado en inglés o francés, porque África está llena de contraejemplos de esa insensatez.

El que un trabajador español del mañana pueda vivir en un país prospero, donde independientemente de en lo que trabaje, tenga una vida digna y cubierta en lo material, está en que el poder político de hoy sea garante de su estabilidad. Esto no va a suceder cuando se permite que a través de la educación   toda la sociedad se dirija hacia los abismos de la ideología y de la carencia de objetivos comunes. Lamentablemente hoy nadie apuesta por evitar eso ni siquiera en la teoría. Realmente lamentable.


Sobre esta noticia

Autor:
Tintinenelpaisdelosprogres (23 noticias)
Fuente:
tintinenelpaisdelosprogres.blogspot.com
Visitas:
4325
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.