Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Susy De Gordon escriba una noticia?

Aprovechando bien el tiempo, pues los días son malos (2ª Parte)

29/09/2009 05:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dar importancia a las prioridades en nuestra vida sin duda, es parte de aprovechar bien el tiempo!

En la primera parte de este artículo, enfocamos brevemente algunos tips para aprovechar bien el tiempo en cuanto a tus actividades diarias. Ahora se trata de aprovechar bien el tiempo, enfocado a tu familia:

Busqué varios significados de la palabra "Aprovechar" y encontré uno realmente muy bonito y te lo comparto ahora. Aprovechar significa: "Hacer bien, proteger, favorecer" No lo hubiera imaginado, de no haberlo visto en el diccionario! Entonces, aprovechar bien el tiempo con tu familia es: Hacer el bien para ella, protegerlos, favorecer sus intereses antes que los tuyos propios. Creo que los padres hacemos eso a diario; nos olvidamos de nosotros mismos, para dar lo mejor a nuestros hijos; estamos pendientes de favorecer sus intereses y en la medida de nuestras posibilidades, hacerlos felices. También los protegemos con alma, vida y corazón! La naturaleza está llena de ejemplos del amor de padres. La ballena por ejemplo, defiende a sus ballenatos de los depredadores de una forma tan ejemplar, incluso a costa de su propia vida. Todo eso, lo hacemos y lo hacemos muy bien; es nuestro instinto, es nuestra naturaleza!

Pero a veces nos olvidamos de que no solo es importante amarlos, si no decirselos y muy muy a menudo. Esto no está sobreentendido, ni se expresa solamente con hechos, aunque los hechos son muy importantes. Las palabras calan profundo y van levantando en nuestros hijos una autoestima saludable. Enseñarles a decir TE AMO! es importante, enseñarles a pedir perdón con el ejemplo también lo es, ya que nuestros hijos aprenden más de lo que ven en nosotros, que de lo que repetimos hasta el cansancio.

Aprovechar bien el tiempo con los nuestros, es no solo llenarlos de cosas materiales para suplir el tiempo que no estamos con ellos; mas bien es escucharlos, entenderlos y que no nos suceda como el dicho: "La vaca se olvida de cuando era ternero", porque no se si a tí te pase... a mí si! Exijo a veces de mi hija más de lo que yo hubiese dado a su edad y espero tal madurez en ella, como la que esperaría de una abuelita. Es tan fácil olvidar, exigir y demandar, verdad?

Aprovechar bien el tiempo con tus hijos es apoyarlos, dejarlos que sueñen y jamás decirles que no pueden! Ellos llegarán tan alto como deseen, porque son una generación de vencedores, de valientes, de fuertes; solo necesitan que tú confíes en ellos, porque tú confianza en ellos es el combustible que los hará despegar hasta los cielos.

Sobre aprovechar bien el tiempo con tu pareja podríamos escribir libros y libros. Pero algo que si quiero dejar impreso en esta breve conversación contigo, es el hecho de que tu compañero se quedará cuando los hijos ya no estén. Si ahora no es tu amigo, tu mejor amigo... que sucederá cuando los lazos que te unen a él ya no estén? La relación de pareja es complicada... no el primer año de matrimonio, a veces lo es por largos años... pero piedra con piedra se aguzan hasta que juntos pueden engranar y avanzar como un todo! No quiero decir que eres una piedra! Talvés una piedra por tu resistencia nada más!

Para construir una relación no se necesitan días, se necesitan años y mucha perseverancia. Se necesita ceder, perdonar, y amar como la Palabra de Dios nos enseña; con un amor que lo espera todo, lo cree todo, lo sufre todo, lo perdona todo y no muere nunca! Es posible hacer esto? Se necesita amar con ese amor que cubre multitud de faltas, porque somos seres llenos de defectos. Todos necesitamos reconocer nuestras falencias y trabajar en ellas antes de demandar al otro cambios. Los expertos dicen que si tú estás pidiendo a gritos que tu pareja cambie, pues el cambio debe indiscutiblemente empezar en ti! Tarea difícil a veces, pero no imposible.

Como seres humanos tratamos de cubrir y suplir las necesidades de los nuestros, pero esto a veces parece una faena inalcanzable. Estamos siendo exitosos como padres, pero quizás defectuosos como esposos. Estamos siendo exitosos como hermanos, pero a veces fallamos en nuestro papel de hijos.

Ordena tus prioridades y verás excelentes resultados!

Cuando adolescente, yo pensaba que ser esposa y madre iba a ser algo innato en mi, algo que haría a la perfección por pura ósmosis. Había visto a mi madre ser una excelente esposa y una excelente mamá. Claro que en ese entonces, muchas cosas que ella hacía francamente me chocaban! Como adolescente auto suficiente, pensaba que yo podía superarla con mucho y que todos "los errores" que según yo, ella cometía, yo jamás!!! Jamás los cometería!! (Inocente, pobre amiga -como dice la canción.) Más tarde, entre caídas y levantadas entendí que llevar un hogar con éxito demanda no solo todo de tí sino una extra ayuda que no puede venir de nadie más que no sea de Jesús!

Entendí entonces que un hogar no consiste en hacer tus tareas con responsabilidad, cuidar que todo esté en orden, imponer reglas, decir a todo si! Un hogar solo puede estar completo, cuando Dios es el centro de él.

Así es que, por experiencia propia te cuento ahora que llegué a una sola conclusión. La única forma en la que puedes ser verdaderamente exitoso en la empresa de la familia es ordenando tus prioridades:

En primer lugar: Tu relación con Dios; firme, constante, integra, sincera.

Segundo: Tu persona; si te das la prioridad como ser humano; descansando, cuidando de ti, preocupándote de tus necesidades; entonces, no serás una madre/padre cansada(o), deprimido (a), debilitado (a). Tendrás toda la alegría, la energía y la motivación para servir a los que amas con lo mejor que hay en ti.

Tercero:Tu cónyuge! No lo olvides!! La mayoría de los comunes mortales damos la prioridad a nuestros hijos antes que a nuestro cónyuge. Pensamos que es así, lo hemos visto en nuestros propios hogares, entendemos que nuestros hijos son pequeños e indefensos. Terrible error!!! Cuando tu relación, tu preocupación, tu prioridad esta centrada en tu esposo (a), construyes un hogar fuerte que trae por ende, seguridad a tus hijos, felicidad, estabilidad, fundamentos fuertes y ejemplo para que cuando llegue el tiempo de formar sus propios hogares, sepan la formula del éxito.

Cuarto: Tus Hijos! Ellos son sin duda tu motivación, tu motor, tu empuje. Colocalos en el lugar que les corresponde.

Quinto y otros: Tu trabajo... etc. etc.

¿Cuántos de nosotros tenemos la escala de prioridades completamente invertida? Trabajo en primer lugar, luego hijos, esposos en tercer plano, nosotros mismos a continuación y al final... si hay un tiempo y un espacio... Dios...

Ordena tus prioridades y verás excelentes resultados. Las costumbres son difíciles de dejar de lado, pero es de valientes girar en sentido contrario y buscar el rumbo correcto hacia la verdadera felicidad.

Continuará...


Sobre esta noticia

Autor:
Susy De Gordon (25 noticias)
Visitas:
10639
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.