Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Aprovecha China retirada occidental para comerciar con Irán

20/03/2011 12:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ancionada por Naciones Unidas por su programa nuclear, la República Islámica de Irán ve en China un socio fundamental, no sólo en términos comerciales sino geopolíticos, para contrarrestar el aislamiento promovido por Estados Unidos y Europa. Además de las sanciones aprobadas por la ONU, Teherán afronta las sanciones aprobadas en junio de 2010 por Estados Unidos y la Unión Europea, que pretenden reforzar el aislamiento financiero de Irán y limitar el comercio en sectores como el de los hidrocarburos o la maquinaria. En este contexto, China, que aboga por una política más blanda que Europa y Estados Unidos, se erige como un socio esencial para Teherán, para quien el gigante asiático es su primer socio comercial con 25 mil millones de dólares en 2009. "China sabe que somos un país clave en Oriente Medio, porque si no hay paz, la cuestión deja de ser regional y se convierte en internacional", explicó a Notimex el presidente de la Cámara de COmercio Irán-China, Asadollah Asgaroladi. El comercio se ha desarrollado a un "ritmo de entre el 30 y 40 por ciento anualmente", anotó la fuente, pasando de apenas 400 millones de dólares en 1994 a los 25 mil estimados para 2010. A este comercio bilateral hay que añadir un volumen mayor, que los expertos estiman en varios miles de millones más, que transitan de forma indirecta y a causa de las sanciones financieras por los Emiratos Árabes Unidos. Además de ser el primer socio comercial tras desbancar a Alemania, China es también el primer inversor extranjero en Irán, con miles de millones en proyectos relacionados con infraestructuras, recursos naturales y minería. Irán es el tercer mayor exportador de petróleo a China (11.4 por ciento del total en 2009), por detrás de Angola y Arabia Saudí, y del conjunto de sus importaciones un 13 por ciento proceden de China. Asgaroladi apunta que "si nada sucede políticamente, si China no actúa contra nosotros, esperamos que los intercambios aumenten hasta los 50 mil millones de dólares en 2015". Esta progresión del comercio, ralentizada por la crisis y la presión de Estados Unidos, está también motivada por el cada vez menor margen de maniobra de las empresas occidentales para operar en un país que se encuentra bajo escrutinio de Washington y Bruselas. "Hace cinco años no había apenas chinos", explicó una fuente occidental que requirió el anonimato. "Hace dos años que los chinos llegan con sus inversiones al país con las segundas mayores reservas mundiales de gas y las terceras de petróleo", apuntó la fuente. China es el único gran país con capacidad de invertir en Irán, según varias fuentes en Teherán que piden el anonimato, ya que Estados Unidos -país que mayor presión ejerce para aislar al régimen de los ayatolás- no tiene la misma capacidad de disuasión hacia Pekín como la que tiene en Nueva Delhi o París. "China tiene mayor capacidad de resistencia a la presión de Estados Unidos que por ejemplo un país como España", resume Clement Therme, experto en las relaciones con Irán en el Instituto de Altos Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra. Así, las empresas públicas chinas CNPC y Sinopec están aportando su tecnología y músculo financiero para desarrollar el campo de South Pars, en el Golfo Pérsico, donde las occidentales como Repsol, Eni o Shell no "participan por temor a que sus negocios en Estados Unidos se vean afectados". Esta es una de las razones que explican los estrechos lazos tejidos entre Teherán y Pekín, éste último considerado como la potencia internacional con una política menos agresiva a la hora de limitar el programa nuclear iraní. "China está feliz viendo cómo los occidentales se van de Irán, porque les permite tener más oportunidades", explicó un analista iraní exiliado en Dubai y que requiere el anonimato. Pese a que la presión estadunidense ha llevado a un mayor escrutinio, la conexión entre China e Irán no se articula únicamente de forma bilateral, sino pasando por Emiratos Árabes Unidos -al otro lado del Golfo Pérsico- donde se estima que hay 400 mil iraníes sólo en Dubai y unas ocho mil empresas dedicadas al comercio. Asgaroladi estima por ello que "las sanciones no tienen ningún efecto sobre Irán, más que encarecer un poco el comercio". Con todo, el llamado embargo financiero ejercido por Estados Unidos y la UE está limitando, encareciendo y ralentizando la obtención de Cartas de Crédito y otras garantías ofrecidas por los bancos en el comercio internacional, con el consiguiente impacto para la economía iraní, según explicaron a esta agencia fuentes conocedoras del asunto.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2056
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.