Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

Aprenderé A Vivir En El Reino

22/03/2010 17:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

“Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Mateo 6:9-10.

El propósito fundamental de Jesús para venir a la tierra fue ser el sacrificio de expiación que nos permite a todos nosotros ser perdonados por nuestros pecados y libertados para siempre del poder que tienen para dictarnos sentencia de muerte eterna.

Jesús sabía que la libertad sólo iba a ser alcanzada mediante Su muerte. También sabía que

después de que Él se hubiera ido, Sus discípulos permanecerían en la tierra para llevar a cabo Su ministerio de llevar esperanza y buenas nuevas a la gente. Por consiguiente, Jesús pasó mucho tiempo enseñándoles a Sus discípulos acerca del reino de Dios: el gobierno, dominio y autoridad de Dios reafirmándose en medio de este planeta en rebeldía.

Por ejemplo, explicó que la oración está esencialmente invitando a la autoridad y a la voluntad de Dios a predominar sobre cualquier circunstancia.

El Señor quiere que aprendamos cómo funciona Su reino de manera efectiva. Este es nuestro destino terrenal y la fuente de nuestra mayor satisfacción. Por esta razón, Él quiere que lo escuchemos.

Él estará dándonos una tutoría cuidadosa respecto a qué hacer o decir para cambiar a las personas y las circunstancias a nuestro alrededor que estén quebrantadas. Cuando Jesús les explica a Sus discípulos la parábola del sembrador, les inculca que si “no entienden esta parábola”, no “comprenderán todas las demás parábolas [el resto de lo que Jesús dice]” .

¿Por qué? Porque esta parábola establece una de las luchas más notables que continúa en nuestro

¿Por qué? Porque esta parábola establece una de las luchas más notables que continúa en nuestro

diario caminar cristiano: oír y aferrarse a las palabras de Dios. Y señala otro aspecto vital de obedecer a Dios: no sólo escuchar con cuidado todo lo que Él dice, sino aferrarnos a lo que oímos, guardándolo y custodiándolo, no sea que Sus palabras dirigidas a nosotros sean robadas o perdidas en la confusión de la vida.

¿Qué cosas hacen que se nos dificulte seguir escuchando las palabras del Señor y que nos aferremos a lo que Él dice?

Primero que todo, si realmente no escuchas lo que el Señor dice o no le pones atención, el enemigo va a arrebatar Sus palabras antes de que tengan oportunidad de entrar a lo profundo de tu corazón. Puesto que las palabras de Dios son muy pocas en comparación a todos los demás mensajes que vienen del mundo, es muy fácil pasarlas por alto o pensar que son muy insignificantes como para que hagan una gran diferencia en el resultado final de las cosas .

La oración está esencialmente invitando a la autoridad y a la voluntad de Dios a predominar sobre cualquier circunstancia.

Hoy guardaré su palabra y obedeceré porque quiero aprender a caminar en el Reino.

Señor, Dame la fuerza para sobreponerme a lo que yo quiero y empezar a hacer lo que tu quieres. En el nombre de Jesús. Amén.


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
2443
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.