Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Apoyarán alemanes en conflicto entre empresa e indígenas guatemaltecos

15/04/2011 20:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autoridades alemanes propiciarán posibles soluciones de un conflicto por la instalación de una fábrica de cemento rechazada por indígenas de Guatemala que temen daños ambientales irreversibles, informaron hoy fuentes diplomáticas. El titular en Guatemala de la Agencia de Cooperación Internacional de Alemania (GIZ), Bernhard Dohle, firmó el convenio de mediación y apoyo de solución de conflictos con el gerente general de Cementos Progreso, Jorge Lemcke. El primer convenio de su tipo, con duración de dos años, es “un proyecto piloto de alianza público privada para la elaboración de un sistema de abordaje de conflictos y su sistematización en el país”, se indicó en conferencia de prensa conjunta. El objetivo del convenio, vigente hasta el 30 de marzo del 2013, “es contar con una estructura establecida de manejo de conflictos en el municipio de San Juan Sacatepéquez, la cual deberá ser aprobada por las comunidades indígenas, el estado y la planta”, señalaron ejecutivos de la empresa. La compañía, una de las principales productoras de cemento de Centroamérica, pretendía iniciar en el 2006 la instalación de su planta en San Juan Sacatepéquez, una comunidad indígena ubicada a 25 kilómetros al noroeste de la capital de Guatemala. Lemcke dijo a Notimex que la empresa tiene programado invertir 600 millones de dólares en la instalación y primera fase de operación de la fábrica de cementos en terrenos de una finca reforestada en San Juan Sacatepéquez. Sin embargo, representantes comunales rechazan la instalación de la planta cementera por considerar que afectará los recursos naturales de la zona, principalmente bosques y fuentes de agua, y causará daños irreversibles al ambiente. La mediación del gobierno y de organizaciones humanitarias ha fracasado y los vecinos de San Juan Sacatepéques no ceden, con el apoyo de ambientalistas y de consultas en las que al parecer en forma mayoritaria se rechaza la construcción de la fábrica. Lemcke afirmó que el proyecto “ha sido satanizado” y se adversa por falta de información adecuada, pese a que en la región predominan altos índices de pobreza y extrema pobreza que se reducirían con la fábrica como generadora de empleos y de actividad económica. Esta situación de cerrazón y rechazo infundado, deploró el ejecutivo, se repite en proyectos de construcción de hidroeléctricas, minería y de exploración petrolera, cuyas inversiones y empleos requiere con urgencia el país. El embajador alemán Thomas Schafer, quien atestiguó la firma del convenio entre GIZ y Cementos Progreso, aseveró que Guatemala necesita inversiones para el desarrollo y que beneficien al país, a las empresas y a la población local. Estimó que es tiempo de alcanzar acuerdos, pero justificó la actitud de rechazo debido a que “en el pasado las comunidades no estaban siendo beneficiadas por los proyectos”, por eso “ahora hay que crear confianza”. Dohle puntualizó que Guatemala no se puede aislar de las corrientes internacionales y que en la actualidad las inversiones de las empresas están regidas por "las tendencias de la globalización" que les imponen requisitos de "buena conducta".


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2110
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.