Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Apoya California reforma migratoria, niega licencia a indocumentados

16/06/2009 11:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El gobernador Arnold Schwarzenegger tras pronunciarse a favor de una reforma migratoria, estimó que esta podría producirse a finales de año, aunque se opuso a que se otorguen licencias de conducir a indocumentados en su estado. "Estoy a favor de la reforma de inmigración, en darle oportunidad a la gente de hacerse ciudadanos, obtener una visa o visas temporales; íque venga la gente, que haga dinero! Todos ganamos", expreso en una reunión con la Junta Editorial del diario La Opinión. Sin embargo, a la hora de cuestionarle el tema de su repetido rechazo (ha vetado numerosas iniciativas aprobadas por el congreso estatal que llegaron a su escritorio) al plan de otorgar licencias de conducir a unos dos millones de manejadores indocumentados en California, no dio ni un paso atrás. "Es una cuestión de seguridad; necesitamos saber quién es la gente, qué antecedentes tiene. En ésto no he cambiado mi opinión", explicó. Una vez que la reforma de inmigración tenga lugar, piensa, lo de las licencias vendrá por añadidura. Antes de eso, ni hablar del tema, enfatizo. Lo que si defendió a los inmigrantes indocumentados cuando han sido responsabilizados de ser causantes de la crisis. "No le achaquemos a inmigrantes indocumentados la crisis fiscal del estado", advirtió abordando la acusación a quienes según él solo buscan un chivo expiatorio por el desastre económico. "Vengo de un país donde se usó la excusa de la economía para ensañarse con la población judía. Es cierto que estoy usando un caso extremo… pero hay que aprender de eso", declaró. Aún si los gastos de atender a la población sin papeles ascendiesen a cuatro mil millones de dólares por el uso de salas de urgencia y otros gastos parecidos, lo cierto es que el estado se las ve con un déficit de 60 mil millones de dólares en tan sólo dos años, pronosticó. Por ello, apuntó, "Hay que mantener distancia con el tipo de discursos que apelan a la emotividad, a la ira. Dividen al estado". El gobernador aseguró que recién conversó con la administración Obama para ofrecerle su contribución para conseguirla. "Mi modelo para una reforma es Alemania, donde el contingente de trabajadores extranjeros, ya regularizados, construyó el metro de Munich y el estadio olímpico hace algunos años". A la hora de abordar los problemas financieros del estado, y puesto frente al argumento de que su plan de recortes requiere un hacha en lugar de un escalpelo, el gobernador planteó que el verdadero debate en Sacramento es de otra naturaleza. "Este momento es la oportunidad de corregir lo que está mal y de modernizar y rentabilizar el estado", sostuvo. Si Sacramento se disciplina y revisa los costos de cada uno de sus programas, habrá dinero para financiar los servicios esenciales, a su modo de ver. El gobernador adelantó la teoría de que la causa de los problemas financieros en Sacramento —un déficit de 60 mil millones de dólares en dos años— no recae tanto en la contracción económica como en las fallas del sistema fiscal. "El uno por ciento de la gente paga el 50 por ciento de impuestos, y aunque suena bien gravar a ricos, porque son la minoría, la realidad es que esto crea un sistema muy volátil, porque su dinero proviene de Wall Street, no de la economía de California", expresó. Prueba de ello, señaló, es que la economía de California no ha parado de crecer, en tanto que los ingresos al presupuesto han mermado. Para salir del trance en que se encuentra el Estado, según el gobernador, tanto los legisladores demócratas como los republicanos tienen que aceptar recortes en los rubros que les son más queridos: programas sociales los primeros, prisiones los segundos. Al mismo tiempo, hizo ver que los repúblicanos están desgarrados también por el conflicto de reducir algunos programas sociales, como Cal Grants y CalWORKs. "Los republicanos siempre están diciendo que hay que reducir el estado, pero cuando les das un lápiz y les dices: ‘Está bien, haz números y empieza a cortar’, también les tiembla la mano". A pesar del cuadro deprimido de la hacienda pública, el gobernador se mostró optimista con respecto a la economía: piensa que la crisis tocará fondo a finales de año. Su esperanza: que California sea el primer estado en recuperarse. El gobernador dijo que su liderazgo se ha manifestado proponiendo una tercera vía en Sacramento para cerrar un déficit de 24 mil millones de dólares. A demócratas, opuestos a recortes de programas y despidos, los convenció de efectuar recortes que ascienden a 16 mil 500 millones de dólares. Mientras que a los republicanos, atrincherado en el no absoluto a los impuestos, les arrancó 12 mil 500 millones de dólares en nuevos gravámenes. Por ello, recomendó a los miembros de la Legislatura que se olviden de partir el mes de vacaciones que les corresponde si antes no cierran el presupuesto, porque hay mucha gente en California "que no se puede dar ese lujo. Mi familia se encuentra ya en Fiji, y yo estoy aquí", finalizó.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2437
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.