Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

Antanas mockus y el secreto de la pedagogia civica

15/04/2010 16:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se ubicó en segundo lugar en las elecciones colombianas detrás de santos

Antanas Mockus pasó, en menos de un mes, del quinto al segundo lugar en las encuestas para la Presidencia de Colombia. Está a pocos puntos de Santos, el candidato de Uribe. Y muchos dan por descontado que ingresará a la segunda vuelta.

Con su peculiar estilo pedagógico, dentro de su programa de gobierno, describió, en los siguientes términos, su principal compromiso electoral: “me encantaría que, cada mañana, cuando un estudiante se levanta para ir a clase, comprendiera que allí, en su colegio o universidad, cada maestro al dar la clase, o un papá al revisar la tarea escolar por las noches, están los escenarios donde se juega la verdadera soberanía de Colombia y se hace la diferencia entre el presente y el futuro”.

Colocó a la educación en el centro de su Plan de Gobierno y anunció que más importante que el reparto de cosas materiales era la distribución del conocimiento.

Su experiencia como maestro y rector de la Universidad de Colombia le permitió articular una proclama educativa creíble. Podía hablar de la educación con autoridad. El mismo había dedicado su vida al estudio y a la investigación, convirtiéndose en filósofo de gran prestigio. A los dos años ya sabía leer. Fue un auténtico niño prodigio, formado en un hogar modesto, de padres lituanos. Alguna vez dijo: “en el colegio iba un año adelantado; era el más pequeño del curso; físicamente débil para las peleas; únicamente podía defenderme en el terreno intelectual”.

Durante el tiempo que ejerció la Alcaldía de Bogotá apareció el pedagogo cívico, con una capacidad asombrosa para comunicarse con los ciudadanos, con símbolos y razones. Les recordó a los bogotanos que la ley popular del “todo vale” era la peste de cualquier sociedad. Recuperó la filosofía de la moderación en los placeres, los consumos y los afectos. Con dos leyes urbanas, la ley zanahoria y la ley optimista, les obligó a moderarse a los bogotanos y, así, bajó los niveles de violencia y criminalidad. Llegó a prohibir que, durante una noche, los hombres salieran a “rumbear y a beber”, para que solamente las mujeres, como un homenaje a ellas, tuvieran la oportunidad de reunirse con sus amigas, una vez liberadas de las cargas domésticas.

Fue contendor de Uribe en las elecciones del 2006. Quedó en cuarto lugar con un modesto 3% de los votos. El 2010 está en la cumbre. Logró que otro educador universitario, el matemático Sergio Fajardo, ex alcalde de Medellín, fuera su candidato vicepresidencial.

Utiliza argumentos y símbolos en su estrategia de comunicación

Su tesis para alcanzar el título de cuarto nivel en filosofía se intituló: “representar y disponer, un estudio de la noción de representación orientado hacia el examen de su papel en la comprensión previa del ser como disponibilidad”. Una de sus conferencias magistrales como alcalde versó sobre el “uso público de la razón y la contención del delirio estratégico”. ¿Cómo se explica que alguien que piensa de manera tan complicada y oscura se comunique con suma facilidad con los ciudadanos?.

Aurelijus Rutenis Antanas Mockus Sivickes es un pedagogo cívico de palabras mayores. A diferencia de los políticos tradicionales que gritan, insultan, denuncian sin parar, se descontrolan y descomponen, él cree que el argumento tiene poder en la democracia y, por ello, cuando habla con los ciudadanos, apela a la razón y, además, les cuenta historias agradables y les enseña con ejemplos didácticos. Los ciudadanos le entienden, le reconocen y le siguen.

Lo conocí, a mediados de los noventa, en un evento municipalista. Conversamos durante una hora. Me impresionó su deslumbrante capacidad intelectual, su tranquilidad, su armonía espiritual y su fortaleza física para participar en foros muy exigentes.

Es una pena que, el mismo día en que se ubicó en la cresta de la ola de las encuestas, haya tenido que reconocer, ante los colombianos, que su médico le había diagnosticado la enfermedad de Parkinson, por lo que no tendría, por delante, más de 12 años de una vida relativamente normal.


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
13000
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.