Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Ansiedad, miedos y fobias en los chicos

11/03/2010 12:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ansiedad y miedos patológicos.Cuando no son desmedios.Entre 4 y 12 años.Síntomas ansiedad y ante situaciones sociales.Qué es una fobia.Miedos.Cómo ayudar a los hijos

ANSIEDAD, MIEDOS Y FOBIAS EN CHICOS

Todos, desde los niños hasta los adultos mayores, experimentan ansiedades y miedos. Sentirse ansioso nunca es agradable. Sin embargo, cuando se trata de los menores, este tipo de sentimientos –si no los paraliza en su vida diaria- son normales y necesarios.

Lidiar con la ansiedad los prepara a enfrentar experiencias y situaciones retadoras en la vida.

Ansiedad y miedo patológicos

La ansiedad es “una aprehensión sin una causa aparente.” Es patológica si no existe una amenaza inmediata a la seguridad o el bienestar, aunque la amenaza se sufra como algo real.

La persona quiere escapar de una situación rápidamente. El corazón late con velocidad, el cuerpo suda y se sienten “mariposas” en el estómago.

Sin embargo, un poco de ansiedad ayuda a mantenerse alerta y concentrado.

Cuando ansiedad y miedo no son desmedidos

El miedo o la ansiedad ante ciertas circunstancias llega a ser positivo porque hace que los hijos se comporten de una manera más segura. Por ejemplo, un menor que tenga miedo al fuego evitará jugar con fósforos.

La naturaleza de las ansiedades y de los miedos cambia a medida que los niños crecen y se desarrollan.

Los bebés muestran ansiedad ante los extraños, abrazando fuertemente a sus padres.

Los infantes de 10 a 18 meses se sienten emocionalmente disgustados cuando uno o ambos padres se apartan de su lado.

· Entre 4 y 12 años

Entre los cuatro y seis años de edad experimentan ansiedad respecto a objetos no basados en la realidad, como por ejemplo, miedo a los monstruos y a los fantasmas.

Con edades entre 7 y 12, los miedos suelen reflejar situaciones reales: lastimarse o vivir desastres naturales.

A medida que crecen, un miedo desaparece y puede ser reemplazado por otro. Por ejemplo: un niño no duerme con la luz apagada a los cinco años, aunque disfruta un cuento sobre fantasmas años después.

Algunos temores se centran en determinados estímulos. En otras palabras, un menor quiere acariciar a un león en el zoológico pero ni se acercaría al perro de un vecino.

Síntomas de la ansiedad

Los miedos típicos de la niñez cambian con la edad. Estos incluyen el miedo a los extraños, a las alturas, a la oscuridad, a los animales, a la sangre, a los insectos o a estar solo. Los chicos, usualmente, aprenden a atemorizarse ante un objeto específico, o un hecho, luego de haber tenido una experiencia desagradable, como la mordedura de un perro o un accidente.

La ansiedad a causa de la separación es muy común cuando comienzan la escuela; en los adolescentes, preponderan la aceptación social y los logros académicos.

· Ansiedad ante situaciones sociales

Si los sentimientos de ansiedad persisten, afectan el bienestar. Evitar situaciones sociales ejerce efectos a largo plazo.

Un chico con miedo al rechazo, no se relaciona y se aísla.

Muchos miedos provienen de la infancia. El temor de un adulto de hablar en público puede ser el resultado de haber sido avergonzado junto a compañeros del colegio muchos años atrás.

Algunos signos que revelan la ansiedad de un menor, incluyen:

  • actitud demasiado apegada, impulsiva o distraída;
  • movimientos nerviosos, como un tic temporal;
  • problemas para quedarse dormido o dormir más de lo normal;
  • manos sudadas;
  • ritmo cardiaco y respiración acelerada;
  • náusea;
  • dolores de cabeza y/o de estómago.

Los padres deben atender a la incomodidad que reflejan sus hijos, escucharlos y hablar sobre sus miedos con el fin de su superación.

Qué es una fobia

. La ansiedad y el miedo persistentes ocupan terreno y son prevalentes; entonces, surge la fobia, que es miedo extremo, severo y persistente.

Es difícil de tolerar, tal es el caso de los niños temerosos a las tormentas.

Las fobias "reales" son una de las principales causas por las que los menores son referidos a profesionales de la salud mental. Pero si ellas no impiden su capacidad de funcionar diariamente, no necesitan tratamiento, ya que con el tiempo desaparecerán.

Miedos

Muchos niños experimentan miedos apropiados para su edad, como el miedo a la oscuridad. La mayoría, con el apoyo humano y quizás una lámpara nocturna, superará ese temor. Sin embargo, si el problema continúa o si existe ansiedad frente a otros temas, la intervención debe ser más intensiva.

Si el miedo del hijo parece estar fuera de proporción con lo que ocasiona su preocupación, es una señal de que es necesaria la ayuda de un psiquiatra o un psicólogo.

Si un incidente aislado se resuelve, los padres no tendrían que tornarlo más significativo de lo que fue para evitar que sobrevenga una fobia en el futuro.

Cómo ayudar a los hijos

Fomentarles la confianza en sí mismos, hablar sobre el miedo es un recurso para que las palabras quiten poder a los pensamientos negativos. Nunca hay que opinar frente a ellos que el miedo es insignificante sino real.

Brindar apoyo y protección a medida que se acerque con su hijo(a) al objeto o situación que genera temor.

Enseñarles a evaluar el miedo y estrategias para enfrentarlo: acercarse juntos al objeto temido dándoles seguridad, que aprendan que son capaces y las técnicas de relajación y visualización (ayudan las imágenes agradables, positivas, que respiren profundamente y se observen a sí mismos descansados de los problemas).

Fuente: D'Arcy Lyness, PhD, USA

Centro de Investigaciones Médicas en Ansiedad, Argentina


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
8422
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.