Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

36 años después del Portugal de Salazar

25/04/2010 02:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Recorrer las calles de Lisboa 36 años después de la revolución de los claveles, es prolongarse por las calles de Europa, de un Portugal moderno y progresista

Hace 36 años Portugal era un pueblo gris, apagado, oculto bajo el paraguas de la dictadura salazarista y la ignorancia fomentada por la iglesia católica.

Un país dominado por la vida rural y agrícola, de pueblos diseminados y mal comunicados, dividido en dos: el norte abandonado y el sur en desarrollo, mujeres con fajas y dos pares de medias, hombres con sombreros calados hasta las cejas y paraguas colgados del cuello.

Trenes cargados hasta el techo y una sola vía de Norte a Sur incapaz de desdoblarse o desviarse a Este u Oeste, barcos de maderas multicolores y conserveras de playa, cucuruchos de percebes, langostas en salsa rosa y bomberos voluntarios.

Olvidado de Pessoa y sumergido en el fado arrabalero, entre forcados y rejones, capitanes y soldados conspiraron en silencio con un pueblo bregado en mil batallas y con un par de cojones.

Cantando el Grandola Vila Morena, las calles se fueron llenando de soldados y ciudadanos, para hacer caer a una de las dictaduras más larga y cruentas de la Europa de posguerra.

El 25 de Abril de 1974 Portugal salió de las tinieblas

Se llamó revolución de los claveles, porque eran claveles lo que asomaba por la boca de los fusiles de los soldados fundidos con el pueblo, demócratas, socialistas y comunistas, unieron sus fuerzas para hacer posible el nuevo Portugal, después de 48 años de dictadura militar fascista.

Angola y Mozambique vieron el fin del colonialismo portugués y no se acabó el mundo para nadie más que para la dictadura y sus servidores.

Pasear por las calles de Lisboa es pasear por la calles de una Europa moderna y señorial tocada de la solera y el donaire de la grandeza.


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1155 noticias)
Visitas:
8127
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.