Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lila Luz Del Mar escriba una noticia?

20 años de la Invasión de Estados Unidos a Panamá

19/12/2009 20:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Obama se siente orgulloso de las acciones pro-paz del ejército norteamericano del que es comandante en jefe. ¿Incluirá su lista la Invasión a Panamá?

ALOCUCION EN CONMEMORACIÓN DEL VIGÉSIMO ANIVERSARIO DE LA INVASIÓN DE ESTADOS UNIDOS A PANAMÁ

He venido a decirles unas cuantas palabras que por mucho que haga nunca serán suficientes para expresar lo abusiva, inmisericorde e injusta que fue la Invasión de Estados Unidos a Panamá, y, aunque no se logre nada con denunciar año a año esta desproporcionada operación política y militar los y las organizadoras de este acto creemos que debe seguir haciéndose sobretodo en día como los que vivimos que el Presidente de Estados Unidos se siente orgulloso de las acciones pro-paz del ejército norteamericano del que es comandante en jefe. ¿Incluirá su lista la invasión a Panamá?, o será un caso de amnesia selectiva del mandatario.

La amnesia puede ser una respuesta humana ante los traumas grandes. Y en el caso del pueblo panameño la amnesia obedece, además, al mandato de nuestro Himno Nacional que reza en su primera estrofa “es preciso cubrir con un velo del pasado el calvario y la cruz”. Nuestro pueblo no suele llevar cuentas del daño y quizás eso sea lo que nos haya permitido avanzar y comenzar de nuevo, pero es necesario, muy necesario, que enseñemos a nuestros hijos e hijas lo que ha ocurrido porque lamentablemente es proverbial que los pueblos que desconocen su historia están obligados a repetirla.

Sobre el sentimiento nacional panameño se ierguen muchas acusaciones. Suelen decir para burlarse de nosotros que somos “Una República hecha por Wall Street”. Quizás nuestra entidad política actual (una república) haya surgido en 1903 favorecida por la presión de Estados Unidos sobre la unión colombiana movido única y exclusivamente el coloso del norte por intereses económicos, pero nuestra identidad, nuestro ser, no debe ser mancillado con la acusación de que de no ser por ellos no lo habríamos logrado o no lo habríamos seguido intentando.

Allí están todas las pruebas que usó Justo Arosemena en 1855 ante el senado colombiano para demostrar la identidad panameña y conseguir con ello un régimen federal para el istmo. Pruebas algunas que nos llenan de orgullo y otras no tanto, pero no por eso menos ciertas. Pruebas desde 1502, año en que el Almirante Cristóbal Colón llega al istmo y escribe: (el archivo de Indias no me dejará mentir) “Y he aquí (en Panamá) estos indios tan cobardes como no se ha visto en ninguna otra parte”… Diría el almirante cobardes por no decir no guerreros.

Por eso la invasión de EUA a Panamá es peor que otras invasiones. Es la invasión a una nación pacífica que pocas veces ha cedido a la violencia porque cree en la paz. Es una invasión que se mete entre la carne y el tuétano de los que a pesar de pensar diferente siempre vivimos en concordia. Los que hemos recibido y seguimos recibiendo a hermanos y hermanas venidos de las angustias de guerras intestinas, los que no podemos creer que gente de un mismo país sea, o haya sido, capaz de hacer daño a personas, propiedades y pueblos enteros por pensar diferente. Los y las que nos independizamos de la madre España sin pegar un tiro y que voluntariamente nos anexamos a la unión colombiana por creer en el ideal bolivariano de hacer una sola república de las antiguas colonias españolas. Los y las que durante el siglo XIX tuvimos muchos intentos y movimientos autonomistas y separatistas entre los que solo señalaré el de 1840 de un año de duración y ese convencimiento que hubo en el congreso colombiano mencionado anteriormente por el que durante 30 años vivimos en un régimen federalista, con la hermana Colombia, desgarrada desde siempre por luchas internas.

No es más nación una nación porque sacrifica a sus hombres y mujeres en nombre de un ideal. En lo particular puedo decir que para mí una verdadera nación es aquella que prepara a su gente para vivir y vivir bien, para respetar a los demás, para tener su puerta abierta Pro mundi Beneficio.

Si la identidad nacional panameña dependiera solo de intereses económicos podríamos decir que somos una república hecha por Wall Street, pero entonces ya seríamos el estado 51 de los Estados Unidos porque económicamente nos resultaría más rentable, pero entonces no habríamos tenido incidentes como el de la Tajada de la Sandía durante la fiebre del oro, los del 9 de enero de 1964, ni las acciones de repulsa en contra de la invasión cuyo vigésimo aniversario nos mantiene hoy congregados.

Dijo el Dr Belisario Porras en 1903 que no estaba de acuerdo con permitir a los EUA que nos ayudaran en el movimiento separatista de noviembre. Que esto traería deshonor a la causa separatista y que la “ayuda” nos sería cobrada con sangre. Fue el mismo Porras que años más tarde sería presidente y emprendería las primeras obras públicas de envergadura entre las cuales “Su elefante blanco” fue testigo de numerosas atrocidades perpetradas por el ejército de los Estados Unidos y por sus amanuenses, que siempre los ha habido, lamentablemente, pero que no son mayoría real aunque cada cinco años puedan serlo electoralmente.

No hubo una comisión que investigara imparcialmente el número de víctimas, mayoritariamente civiles caídos y caídas en la Invasión

Los periodistas, escritores, artistas y personas comunes han escrito en toda época sobre la Historia de las Relaciones de Panamá con los Estados Unidos, a favor o en contra de las intromisiones de estos en nuestra vida. Yo solo he venido a darles un mensaje de que en la historia de la invasión de los Estados Unidos a Panamá hay tres versiones ya no solo de panameños, sino a nivel mundial: la de los que la apoyaron y aplaudieron, la de los que la repulsaron y la de los que no salieron con vida de ella. Estos últimos son a cuya memoria dedico el presente video.

Para él o la que no recuerda, nunca supo o ya olvidó previo a la invasión, Panamá había soportado una guerra de baja intensidad por algo más de un año que había incluido el bloqueo de sus fondos de ahorro que reposaban en Bancos de los Estados Unidos (Recordar que en un acto soberano desde 1904 y con la apertura de nuestro Banco Nacional, habíamos establecido como moneda el balboa y establecido que estaría en paridad del dólar americano, con lo cual no había papel moneda sujeto a devaluaciones). Desde principio del siglo XX ya Panamá veía en el uso de una moneda fuerte y única una manera de evitar la miserabilización continental, eso lo vería Europa un siglo después cuando establecieran el euro, aunque cada país conservara su equivalente propio. Pues bien, el congelamiento de esos fondos causó una crisis económica como no hubo ni ha vuelto a haber jamás en Panamá, creció el desempleo y las depresiones, así se llegó a diciembre de 1989. Haciendo grandes esfuerzos el pueblo se aprestaba a celebrar una navidad empobrecida y entonces ese 20 de diciembre sucede una desgracia doble, no solo somos invadidos por un ejército extranjero sino que ante la prensa internacional hay panameños y panameñas que justifican tal acción diciendo que es una acción liberadora, haciendo referencia al derrocamiento del general Manuel Antonio Noriega, narcotraficante, ex agente de la Cía, cuyo delito principal para caer en desgracia con los EUA como cualquier otro terrorista de Estado, léase Hussein o Bin Laden, no ha sido el daño causado a su propio pueblo sino haber dicho que no al amo imperial cuando éste quiso imponer una invasión a Nicaragua desde Panamá. Con dinero y medios era fácil ver que los que no aceptaban la invasión era porque éramos militaristas. Nada más lejos de la verdad. Los que tuvimos que soportar este tipo de acusaciones falaces recordábamos aún como menos de tres años antes Noriega sin respetos por los caídos el 9 de enero de 1964, realizaba maniobras conjuntas con el ejército norteamericano.

Dice el popular adagio “Cría cuervos y te sacarán los ojos”. Los cuervos rubios habían llegado a sacarnos los ojos y no nos permitían ver lo nefasto de una acción así. No nos permitían ni ver cuantos han sido los caídos y caídas a causa de esta invasión, No nos permitían darles sepultura, escribir sus nombres y números a ciencia cierta, No nos permitían más llanto que las llagas del alma que escribe o canta porque los ojos nos han sido quitados a la fuerza.

Y como prostituta que se vende al mejor postor estuvieron las iglesias de todas las denominaciones pidiéndonos olvidar, dejar las cosas así, aceptar que esto tenía que ser, y nosotros y nosotras, como pueblo creyente asentimos, preferimos olvidar, sincretizamos las creencias ancestrales en que las víctimas agradecían ser utilizadas en los sacrificios, en que entregábamos con orgullo a nuestras hijas vírgenes y nuestros hijos varones porque los emperadores estaban buscando evitar males mayores a la colectividad y pensábamos que si nuestro hijo o hija había caído para evitar un mal mayor, éramos hasta afortunados.

Duele decir que no es así, que Panamá no se libra de la bota militar, que la disolución de nuestro ejército no significa que estemos libres del dominio del más fuerte sobre el más débil. El siglo XXI permite avistar nuevas luchas. Es con suma tristeza que tengo que decir que en este día en que conmemoramos los 20 años de la Invasión, que nuestro presidente ha consentido en un CMA (Centro multilateral antidrogas) que no es otra cosa que una base militar encubierta de los Estados Unidos. Yo confío en que como antes hemos hecho volveremos a unirnos y a pedir el apoyo de todos los países del orbe para terminar con estas intromisiones.

Nuestro amor patrio no nos permite ser ciegos y pensar que por la fuerza podría ningun país pequeño y solo ganarle a los Estados Unidos en el terreno militar. Es cierto que nuestra posición geográfica a la par que ser nuestro mejor activo es nuestra espada de Damocles, pero no es razón para acobardarnos, así como hicimos en el siglo XX que fuimos de país en país comentando nuestra causa y enseñando nuestras fotos, podemos de nuevo ganarles en el terreno de la diplomacia y doblegarlos mostrando lo irrazonable de sus actuaciones. Bases No, ayer y hoy, Bases No, mañana. Somos un pueblo que quiere ni necesita sus bases para prosperar. Allí está la ciudad del Saber para los que dijeron que cuando se fueran de Panamá caeríamos en la miseria. La dignidad hasta es rentable.

O quizás debería decir, Bases sí, pero Bases de Datos reales sobre las pérdidas humanas y materiales de la invasión. Un resarcimiento real para las víctimas y sus sobrevivientes, un respeto por los caídos cuyo sepulcro puede haber sido una bolsa negra sumergida en algun lugar de cualquiera de nuestros océanos, porque camiones refrigerados hubo muchos a los que se les vió pasar, pero de cuya carga no se supo jamás el destino final.

Gracias a todos y a todas por habernos acompañado y que este video de dos minutos y medio les sirva para no olvidar que sin ninguna razón de peso Estados Unidos Invadió a Panamá.


Sobre esta noticia

Autor:
Lila Luz Del Mar (22 noticias)
Visitas:
10375
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.