Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

A 20 años de la caída del Muro de Berlín

09/11/2009 13:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A 20 años de la caída del Muro de Berlín, me propongo destacar algunas consecuencias de orden político, económico y cultural, aún vigentes no sólo para Europa, sino también para el mundo y para nuestro entorno más cercano

Veronica Neghme Echeverría, Licenciada en Ciencias Jurídicas y Sociales Universidad de Chile, abogada, Master en A mi modo de ver, la caída del Muro de Berlín más que un hecho puntual, es parte de un proceso gradual pero también acelerado, que se caracterizó por el término de la bipolaridad de dos super estados en guerra fría (ex URRSS y EEUU), el desprestigio de los estados totalitarios de orden marxista, la instauración del sistema democrático, de la economía de mercado, la pluralidad de actores internacionales, aún en proceso de avance (China, India, Brasil, etc), por una desideologización de los procesos culturales y la emergencia además, de una Europa Central, que reconoce sus raíces cristianas.

La democracia se instauró y se dio fácilmente en países donde anteriormente se habían dado procesos políticos bastante civilizados (Polonia, Checoslovaquia, Hungría) y ello sin duda, ayudó a su incorporación a la actual Unión Europea. Mayor dificultad para tener una democracia más perfecta, encontraron los países que habían pertenecido al antiguo imperio ruso, porque además, existen características culturales que aún influyen en sus imperfecciones.

La llegada de la democracia, si bien se identifica con procesos electorales, no es del todo perfecta. La vigencia plena del estado de derecho - incluyendo el de propiedad- y la garantía de libertades y los deberes de los ciudadanos y por sobre todo, un gobierno que se oriente al bien común, sin duda son condición sine qua non para una auténtica democracia. Los antiguos socialismos han adquirido hoy nuevas formas de expresión y de llegada al poder por la vía democrática, introduciendo elementos de la economía de mercado, pero con un Estado fuerte. Cuánto de auténticas democracias existe en el mundo occidental tras el doloroso proceso que se vio con la caída del muro de Berlín, es un punto para nuestra reflexión.

La aceptación de la economía de mercado en la Alemania unificada fue un proceso más lento que el político, trayendo desagradables sorpresas a los alemanes orientales, que vieron que sus plantas productivas producían poco, mal, a costos altísimos, sin capacidad de competir con las de Alemania occidental ni con las del mundo. Un punto interesante para acotar en la lentitud de la reconstrucción de la ex Alemania del este ha sido la disminución gradual de la natalidad, la que en el año 89 era de 14% y proyectada al 2020 llega a un 10%. Esto significa en términos económicos, un envejecimiento de la población, falta de trabajadores calificados, problemas sociales derivados de las migraciones, menor productividad y por ende, más bajo crecimiento económico. Un tema que está presente en la mayor parte del mundo de hoy y también en Chile.

A 20 AÑOS DE LA CAIDA DEL MURO DE BERLIN: SIGNIFICADO POLITICO, ECONOMICO Y CULTURAL

Otro aspecto interesante es que la economía de mercado se da mejor en países en donde hay una fuerte ética moral y contractual y por lo tanto, en países, en donde ella impera con falencias, es claro que al igual que la democracia, requiere de ajustes, los que parten por las personas en su actuar ético, en un marco institucional claro y estable.

Con la caída del Muro de Berlín, la cultura en el mundo occidental dejó de ser un instrumento político en la lucha de las ideologías, salvo que en ciertos sistemas ha resurgido con una mirada gramsciana, que la utiliza bajo una aparente modernidad, afectando valores fundamentales, las costumbres y tradiciones peculiares y propias de cada país.

En síntesis, pienso que la caída del muro como proceso, siendo europeo, tiene un significado universal de cambio en las coordenadas políticas, económicas y culturales del mundo, de las cuales Chile y la región latinoamericana, no está del todo ajena. Es por ello que es importante perfeccionar la democracia, resguardar la unidad y los valores fundamentales no transables ( el derecho absoluto a la vida), la libertad con responsabilidad e intentar reconocer nuestra la identidad ( lo que significa reconocer y realimentar nuestras raíces cristiano-occidentales y tener sentido de pertenencia).


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4708 noticias)
Visitas:
9384
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.