Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Samain escriba una noticia?

Aniversario de la ejecución de los Romanov

18/07/2011 13:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El 16 de julio se cumple el aniversario del fusilamiento de la dinastía Romanov en Ekaterimburgo por los bolcheviques

<a href=

El zar y toda su familia fueron fusilados en la media noche del 16 al 17 de julio de 1918 por los bolcheviques. Un acto que convirtió a Nicolas II y a la dinastía Romanov en mártires para millones de personas, además de ser causa de la aparición de cientos de farsantes y vividores haciendose pasar por parientes de los asesinados. Pero antes de llegar a esta situación, el Zar Nicolas II cometió una serie de errores que terminó pagando muy caro.

Su padre, el Zar Alejandro, de talante liberal, fue asesinado por un revolucionario ruso, lo que terminó de convencer al joven Nicolás de que la mano dura era completamente necesaria. A principios del siglo XX, el inmenso Imperio ruso era tremendamente anacrónico. En una Europa donde el sufragio universal se extendía, Rusia destacaba como una autocracia tremendamente atrasada.

Solo la derrota de Rusia en 1905 con Japón y la posterior revolución obligaron al zar a abrir la mano y convocar un Parlamento o Duma, para al menos granjearse el apoyo de la alta burguesía, con una pantomima de régimen constitucional: hasta esto era demasiado par él y terminó anulando el Parlamento en cuanto pudo.

En este contexto, la decisión de entrar en guerra en 1914 contra Alemania y Austria-Hungría para apoyar a Serbia, no pudo ser más desafortunada. El atraso ruso pesó en la lucha contra la tecnológicamente muy superior Alemania, y causó una serie de derrotas humillantes. El Zar, persona muy limitada en inteligencia, cesó al ministro de Defesa y asumió directamente el mando de las tropas, con lo cual a partir de ahora, podían achacarse directamente a él.

La Zarina Alejandra no le iba a la zaga, completamente dominada por su fanatismo religioso y por el aventurero Rasputín. La influencia que ejercía sobre ella le valió el odio del pueblo ruso.

La dramática situación del frente y de la retaguardia terminan provocando la revolución en febrero de 1917. Para salvar la Monarquía, Nicolas II abdica en su hermano Miguel, que se quita el problema de encima renunciando al trono. El 16 de marzo de 1917, Rusia se convierte en una República.

El Gobierno ruso era un gobierno liberal presidido por Kerensky, que prepara el exilio de los Romanov a Gran Bretaña. La cobardía del rey de Inglaterra Jorge V, que temía el contagio revolucionario, frustró la huída de la familia imperial, lo que a largo plazo causó su sentencia de muerte.

Kerensky, que quiere librarse del Zar, lo manda por una ironía del destino al lugar donde este había estado enviando a sus enemigos: a Siberia.

El tranquilo exilio se frustró con la revolución de octubre, que dió todo el poder a los soviets. Al empezar la guerra civil entre los Blancos y los Rojos, los primeros avanzan por Siberia. Los bolcheviques no pueden dejar que rescaten a la familia imperial rusa y Lenin ordena su traslado. Cuando llegan a Ekaterimburgo son detenidos por el Soviet de los Urales el 30 de abril de 1918. Son encerrados en una casa, vigilados por la Checa.

Fue, según la versión oficial bolchevique, el avance de los ejércitos blancos lo que provocó el fusilamiento de los Romanov; pues el Soviet de los Urales, asustado ante la posibilidad de que cayeran en manos enemigas decidió por su cuenta esta solución.

La diferencia entre esta ejecución (en secreto y alcanzando a niños, servidores y criados) y la de Luis XVI (que se hizo con un juicio público y solo alcanzó a los reyes) provocó una oleada de indignación tal que el régimen soviético siempre sostuvo que el gobierno revoucionario nunca tuvo nada que ver.

Pusieron tanto cuidado en borrar las huellas, que siempre hubo la sospecha de que algún miembro de la familia imperial, podía quedar vivo, lo que provocó la aparición legiones de estafadores.

Tras la caída del comunismo, se produjo una revitalización del pasado zarista, en el que se vieron envueltos los restos de la familia imperial. Finalmente en 2007, se localizaron los restos que faltaban, los del Zarévich y la Duquesa María.


Sobre esta noticia

Autor:
Samain (68 noticias)
Visitas:
5642
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.