Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Ángel, Rosa, Antonia... las vidas que la pandemia se ha llevado

0
- +
01/06/2020 06:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De una de las ventanas del centro de salud de atención primaria Alameda, situado en el número 5 de la calle homónima, cuelga una bata blanca con un mensaje en el que se recuerda a Manuel Garrido Fernández, un médico de 57 años que desarrollaba su labor en este lugar. Falleció las últimas semanas del pasado mes de abril a causa del coronavirus, una pandemia que, en España, ya se ha cobrado la vida de más de 27.000 personas.

Por todas ellas, el Gobierno de la Nación decretó el luto el pasado miércoles, 27 de mayo. Es el más largo de la democracia, pues las banderas ondearán a media asta en todos los espacios públicos hasta el próximo 6 de junio.

"Porque es bueno que la sociedad que trabaja junta por el bien común pueda manifestar también junta su dolor, porque es digno consolidar los vínculos sociales con un duelo colectivo y unitario en recuerdo de todas las víctimas provocadas por la violencia, el terror o la enfermedades, porque es justo homenajear a los compatriotas que han sacrificado sus vidas", se puede leer en la orden publicada el Boletín Oficial del Estado. Por ellos.

Ángel falleció el pasado Día del Padre sin que sus hijos se pudieran despedir de él. Esta es una de las cosas que peor lleva, cuenta, su hijo, que se llama como él y que recuerda que también ese día a su mujer le comunicaron una recaída del cáncer. Nacido en Segovia, llegó a Madrid con 18 años y sin saber leer ni escribir. Sin embargo, se puso a trabajar y, con sus ahorros, se pagó una academia para obtener los conocimientos justos para luego montar una empresa familiar en la que trabajaban sus dos hijos, lo que les unió pese a llevarse los problemas del trabajo a casa. "Nos ayudó siempre mucho a todos", dice su familia.

Juan, "Juanito" para muchos, se quedó sin padre siendo un niño, lo que le obligó a crecer en un convento. Cuando terminó los estudios llegó a Madrid a "buscarse la vida". La encontró al conocer a Isabel, con la que se casó y con la que tuvo cuatro hijos. Nada más nacer estos, se fueron juntos a la ciudad alemana de Hannover. Volvieron a España antes de que muriese Franco y, tras fallecer, se afilió al PSOE. Era inquieto y comprometido. Además, presidió una comunidad de vecinos. Sus últimos años los dedicó a viajar, a aprender informática y a cocinar.

Cuenta una de sus primas que era una mujer con "carácter" y que presumía siempre de la vista que tenía cuando la edad ya comenzaba a pesar. Estos detalles, que parecen nimios, marcaron la vida de Antonia, que murió el pasado 29 de marzo. Nacida en Arcos de la Frontera, en Cádiz, fue durante años institutriz de María Cuadra, una mítica actriz que ha protagonizado decenas de películas, a la que "le hacía todo". Además, al llegar a Madrid montó una tienda de ultramarinos cuando las mujeres solteras no podían tener ni una cuenta bancaria sin autorización. Además, apostó una vida diferente a la de su época.

Abel era el pequeño de cuatro hermanos, con los que se llevaba una gran diferencia de edad, por lo que siempre estuvo muy mimado, tal y como recuerda su hermana Mercè, que dice que fue un "superviviente nato. A los cinco años su pelo comenzó a caerse, tenía alopecia total. En 2006 tuvo un accidente que le tuvo tres semanas en coma y le dejó grandes secuelas cerebrales, pero logró recuperarse y seguir jugando al waterpolo, deporte en el que destacaba, aunque también llegó a especializarse en artes marciales. Además, tenía grandes dotes para las relaciones y era muy amigo de sus amigos.

Rosa guardaba montoncitos de dinero en lugares que luego no recordaba. Cuando los encontraba, servían para agrandar el aguinaldo que repartía a sus tres nietos. A ellos no les dejaba irse de casa sin comer. Las mismas reglas las aplicaba con sus dos hijas. Natural de Madrigalejo, fue allí donde conoció a José "a su primer y único amor" y con quien terminó viviendo en Getafe, donde le encantaba ir con sus amigas a tomar algo a alguna terraza o al banco de la plaza. Ante ellas presumía de ser bisabuela, y es que, además, su bisnieta fue "su mejor analgésico en sus últimos meses".

Dice uno de sus nietos que Cristóbal "siempre fue un moderno": fue el primer hombre de su pueblo, Mancha Real, en Jaén, en tener televisión en casa y, en sus últimos años, mandaba audios por el móvil y combinaba zapatillas deportivas con corbata. "Moderno y fiestero", también recuerda su nieta Virginia. Sin embargo, responsable y cuidador de los suyos: de sus ocho hermanos, primero, y de su mujer enferma de Alzheimer, después. Capataz de profesión, dicen que fue el mayor ejemplo de "educación y respeto" en la familia.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (36588 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
75
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.