Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Ángel Guimerá por Francisco Arias Solís

28/07/2009 22:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El gran dramaturgo catalán

ÁNGEL GUIMERÁ

(1845-1924)

“El Vendrell, voltat de vinyes que el pagès amb el seu art exquisit treballa,

carregades a l'estiu del fruit saborós d'on regala a doll fet

el vi ardentíssim per a encendre la sang de les venes.”

Ángel Guimerá.

LA VOZ PROFUNDAMENTE HUMANA

En realidad y al margen de determinados intentos esporádicos, los inicios teatrales de Cataluña los hallamos a principios del siglo XIX, periodo en el que hace su aparición José Robreño, autor-actor de excepcional dinamismo y síntesis de la más pura vocación teatral.

La aparición de Guimerá coincidió con una de las crisis más agudas del teatro catalán. La escena catalana había perdido toda su relación con el público, el cual desertaba de las salas de espectáculos cansado de no hallar contenidas, en el teatro, ninguna de sus aspiraciones, anhelos o inquietudes.

Fue preciso que el ingenio constructivo de Guimerá dotase a la escena catalana de un valor indiscutible de originalidad y de universalidad, para que el teatro catalán recobre su perdido prestigio

En estas circunstancias aparece Guimerá, que viene a dar una inyección de vida a un teatro que moría de decrepitud, de vejez prematura, de inercia. Fue preciso que el ingenio constructivo de Guimerá dotase a la escena catalana de un valor indiscutible de originalidad y de universalidad, para que el teatro catalán recobre su perdido prestigio. Su Gala Placidia, estrenada en el teatro Novedades el día 8 de mayo de 1879, señala los comienzos de un teatro mayor. Poeta de una gran fuerza interna, profundamente humano, Guimerá exalta las pasiones del pueblo y canta el amor como fuente fecunda de vida, por cuya razón su teatro se convierte en un poderoso elemento de reconstrucción y orientación social, cumpliendo, de esta manera, la altísima misión que tiene reservada el teatro.

Ángel Guimerá nace en Santa Cruz de Tenerife el 6 de mayo de 1845. Hijo de catalanes residentes en Canarias. De niño se trasladó a Barcelona. Vivió desde entonces entre la capital catalana y la pequeña población tarraconense de El Vendrell. Comienza escribiendo en castellano, sin olvidar la lengua catalana. Al obtener un premio en los juegos florales de Barcelona en 1875 se consagra como escritor catalán. Como poeta fue proclamado “mestre en gai saber” en 1877. Su obra lírica está impregnada de un acento hondo, delicado y de gran poder descriptivo. Con Gala Placidia inicia una época histórica del teatro catalán. Entre otras obras notables de este poeta dramático vigoroso y vibrante, citemos. Judit de Welp (1883), El fill del rei (1186) Mar i cel (1888), María Rosa (1894), Terra baixa (1897), La reina jove (1911), etc. Ninguna de sus obras tuvo, sin embargo, la universal resonancia de Terra baixa, tragedia poética bien construida, traducida a casi todos los idiomas y que sirvió de argumento a la ópera alemana Tiefland, del maestro D’Albert, que también puso música a su drama La filla del mar (1900). Angel Guimerá muere en Barcelona el 18 de julio de 1924.

El impulso dado al teatro por Ángel Guimerá era obligado que ejerciera una lógica influencia en los medios literarios de Cataluña. Este fue el motivo por el cual se incorporaron al teatro catalán otros escritores de indudable mérito que, desde ángulos distintos, vitalizaron nuevamente la escena catalana. Entre estos autores deben destacarse los nombres de Alberto Llanas, Emilio Vilanova, José Pin y Soler, etc., los cuales afirmaron la personalidad indiscutible de un teatro esencialmente catalán y profundamente universal. En 1892 estrena por primera vez en un teatro público –el “Calvo-Vico” – Ignacio Iglesias. L’angel de fang obtuvo un gran éxito. Algo más tarde, entra en el campo escénico catalán la obra mordaz e irónica de Santiago Rusiñol, dramaturgo sensible a todas las inquietudes, que cierra el periodo de plenitud del teatro catalán. Un teatro con voces profundamente humanas, en el que destaca Guimerá, a quien por tragedias como Gala Placidia, y especialmente por el drama rural Terra baixa, se considera el gran dramaturgo catalán.

Francisco Arias Solís

Tolerancia cero contra la corrupción.

XIII Festival Poético por la Paz y la Libertad

URL: http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
4711
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.