Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Wandex escriba una noticia?

Aneurisma cerebral

26/05/2010 17:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es un ensanchamiento o abombamiento anormal de una sección de una vaso sanguíneo y se denomina aneurisma cerebral cuando ocurre en el cerebro

Instrucciones para el paciente

Causas, incidencia y factores de riesgo

Los aneurismas en el cerebro ocurren cuando hay un área debilitada en la pared de un vaso sanguíneo. Un aneurisma puede presentarse como un defecto presente desde el nacimiento (congénito) o puede desarrollarse más tarde en el transcurso de la vida, por ejemplo, después de la lesión a un vaso sanguíneo.

Existen diferentes tipos de aneurismas. Un aneurisma sacciforme puede variar de tamaño desde unos pocos milímetros a más de un centímetro. Los aneurismas sacciformes gigantes pueden alcanzar perfectamente más de 2 cm y son más comunes en los adultos. Los aneurismas sacciformes múltiples se heredan con más frecuencia que otros tipos de aneurismas.

Otros tipos de aneurismas cerebrales implican un ensanchamiento (dilatación) de todo un vaso sanguíneo o pueden aparecer como un "abombamiento" de parte de un vaso sanguíneo. Estos tipos de aneurismas se pueden presentar en cualquiera de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro. El trauma y la infección, que pueden causar lesión de la pared vascular, pueden ocasionar tales aneurismas.

Aproximadamente el 5% de la población tiene algún tipo de aneurisma en el cerebro. Los factores de riesgo comprenden antecedentes familiares de aneurismas cerebrales y algunos problemas médicos como la poliquistosis renal y la coartación de la aorta.

Síntomas

Los aneurismas generalmente no causan síntomas, a menos que se rompan y ocasionen un sangrado dentro del cerebro. A menudo, los aneurismas se descubren en una tomografía computarizada o en una resonancia magnética realizada por otra razón. Si el aneurisma comprime estructuras circundantes en el cerebro, se pueden presentar síntomas.

Los síntomas dependen de qué estructura comprima el aneurisma, pero pueden abarcar:

  • Visión doble
  • Pérdida de la visión
  • Dolores de cabeza
  • Dolor en el ojo
  • Dolor en el cuello

Un dolor de cabeza intenso (a menudo descrito como "el peor dolor de cabeza en la vida") es un síntoma de que un aneurisma se ha roto. Otros síntomas de la ruptura de un aneurisma pueden abarcar:

  • Confusión, letargo, somnolencia o estupor
  • Párpado caído
  • Dolores de cabeza con náuseas o vómitos
  • Debilidad muscular o dificultad para mover cualquier parte del cuerpo
  • Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en cualquier parte del cuerpo
  • Crisis epiléptica
  • Movimiento lento, perezoso, letárgico
  • Problemas del habla
  • Cuello rígido (ocasionalmente)
  • Comienzo súbito de irritabilidad, impulsividad o poco control del temperamento
  • Cambios en la visión (visión doble o pérdida de la misma)

Nota: un aneurisma que presente ruptura es una emergencia médica. Busque ayuda médica de inmediato.

Signos y exámenes

Un examen ocular puede mostrar incremento de la presión dentro del cerebro (aumento en presión intracraneal), incluyendo inflamación del nervio óptico o sangrado dentro de la retina.

Se pueden utilizar los siguientes exámenes para diagnosticar un aneurisma cerebral y determinar la causa del sangrado dentro del cerebro.

  • Tomografía computarizada de la cabeza
  • Examen del LCR (punción raquídea)
  • Resonancia magnética de la cabeza (las tomografías computarizadas pueden ser mejores para mostrar el sangrado en el cerebro)
  • Angiografía cerebral o angiografía de la cabeza con tomografía computarizada en espiral para señalar la localización y tamaño del aneurisma
  • Electroencefalograma (EEG) si se presenta crisis epiléptica

Tratamiento

Los síntomas frecuentemente no se presentan hasta que ocurre el sangrado (ruptura). Un aneurisma cerebral roto es una situación de emergencia. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y prevenir futuros sangrados. El hecho de bajar la presión arterial puede reducir el riesgo.

La neurocirugía es el tratamiento principal para el aneurisma cerebral. En este procedimiento, se cierra la base del aneurisma con grapas, suturas u otros materiales que impidan el flujo de sangre a través del aneurisma.

En muchos casos, una alternativa a la cirugía se puede hacer colocando espirales especiales o stents (endoprótesis vasculares) dentro del aneurisma a través de las arterias, lo cual provoca la formación de un coágulo y previene un sangrado posterior. Este método se considera menos invasivo que la cirugía cerebral y, en circunstancias apropiadas, como la mejor forma de tratamiento.

Si no se puede realizar la cirugía debido a la condición general del paciente o a la ubicación o tamaño del aneurisma, el tratamiento médico es similar al de la hemorragia subaracnoidea. Este tratamiento puede implicar:

  • Reposo absoluto y restricciones en actividad
  • Fármacos para prevenir las crisis epilépticas o convulsiones
  • Medicamentos para controlar la presión arterial

Una vez que se ha reparado el aneurisma, puede ser necesaria la prevención del accidente cerebrovascular debido al espasmo de los vasos sanguíneos. Esto puede abarcar líquidos intravenosos, ciertos medicamentos y realmente permitir que la presión arterial esté alta.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico varía. Los pacientes que entran en coma profundo después de la ruptura de un aneurisma no se recuperan tan bien como aquellos que presentan síntomas menos severos.

Los aneurismas cerebrales rotos con frecuencia son mortales; aproximadamente un 25% de las personas muere dentro de las primeras 24 horas y otro 25% muere dentro de un período aproximado de 3 meses. De aquellos que sobreviven, más de la mitad sufre algún tipo de discapacidad permanente.

Complicaciones

  • Aumento de la presión del líquido dentro del cráneo
  • Pérdida de movimiento en una o más partes del cuerpo
  • Otros problemas neurológicos (tales como cambios de la visión, dificultad para hablar, deterioro cognitivo)
  • Pérdida permanente de la sensibilidad de alguna parte de la cara o del cuerpo
  • Convulsiones, epilepsia
  • Accidente cerebrovascular
  • Hemorragia subaracnoidea

Situaciones que requieren asistencia médica

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias, si se presentan dolores de cabeza repentinos o severos, particularmente si también presenta náuseas, vómitos, convulsiones u otros síntomas neurológicos. Igualmente, consulte si tiene un dolor de cabeza inusual, especialmente si es intenso o "el peor que alguna vez que se haya sentido".

Prevención

No hay forma conocida de prevenir la formación de un aneurisma cerebral. Si se descubren a tiempo, los aneurismas que no han presentado ruptura se pueden tratar antes de que causen problemas.

La decisión de reparar un aneurisma cerebral que no ha presentado ruptura se basa en el tamaño, el lugar donde se localiza, la edad del paciente y en su estado general de salud. Dicha decisión se debe considerar cuidadosamente dado los riesgos inherentes tanto de la operación como de la espera atenta


Sobre esta noticia

Autor:
Wandex (44 noticias)
Visitas:
10240
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.