Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Anarquía y caos en las comunidades negras

11/06/2020 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa gente a menudo utiliza la anarquía y el caos indistintamente. Se refieren a los disturbios civiles como «anarquía, caos total». Como anarquista de la variedad anarcolibertaria, naturalmente, este hábito me molesta. La anarquía es simplemente la ausencia de una autoridad forzosa. El caos es el desorden. Las dos cosas pueden coexistir, pero puede ser chocante para algunos encontrar que la presencia de una no implica la presencia de la otra. Ni la ausencia de una implica la ausencia de la otra. No son ni inconexas ni equivalentes. Y la correlación entre ambos puede ser a menudo sorprendente. Esto es particularmente cierto entre los negros.

Crecí en una comunidad rural negra en Mississippi. Siempre he disfrutado escuchando las historias del pasado de mis mayores. Muchos de ellos eran parientes de otras ciudades como Detroit y Chicago. Otros eran locales, o de otras partes del Sur. Un hilo común entre sus reminiscencias era la noción de que mientras las cosas estaban en muchos aspectos peor, ya que había barreras legales que limitaban los derechos de propiedad de los negros, los barrios en sí eran más seguros que las zonas circundantes. En resumen, los negros corrían peligro cuando se encontraban con agentes del orden o personas que contaban con el apoyo de éstos, ya que esas cosas les permitían utilizar la fuerza contra los negros sin temor a represalias o repercusiones negativas. Sin embargo, dentro de esas comunidades negras en muchas zonas no había fuerzas del orden, a menos que hubieran sido convocadas. La vida cotidiana de esos negros, mientras permanecieran en sus propios barrios, era esencialmente anárquica. El estado era lo que se encontraba cuando uno dejaba el vecindario, ya fuera por negocios o por placer.

Esos barrios, con su anarquía localizada, eran sin embargo lugares ordenados. Las comunidades se vigilaban a sí mismas a través del ostracismo y los lazos familiares. Había poco desorden dentro de la anarquía. Los negocios de propiedad de negros servían principalmente a clientes negros, a menos que el estado interviniera para impedir incluso ese poco de libertad. Incluso durante mi propia infancia en la década de los setenta, la presencia policial en mi comunidad era algo casi inaudito. Los crímenes y los vicios se manejaban entre las familias y los miembros de la familia. Aunque algunas personas podían ser consideradas líderes, esos líderes eran seguidos voluntariamente. No hubo ningún alcalde que forzara sus edictos a los partidarios y a los oponentes por igual. Cada comunidad era normalmente un pequeño bolsillo de anarquía. Las conocidas negativas asociadas a involucrarse con un estado hostil hacían que el autogobierno fuera una alternativa mucho mejor. Considere, sin embargo, la situación actual: Los negros suelen tener encuentros mucho más frecuentes con el Estado. Todo está regulado. Hay poca anarquía. Desde las leyes sobre drogas y las redadas en las casas, que limitan lo que una persona puede hacer con su propia propiedad y cuerpo, hasta la asistencia social y las viviendas subvencionadas, que permiten a una persona que no ha demostrado la capacidad de ganarse la vida permanecer alojada, vestida y bien alimentada sin tener que mostrar los rasgos de carácter necesarios para ganarse esas cosas, el Estado es un intruso constante en el orden social. ¿Y qué es lo que vemos frecuentemente en esas áreas ahora? El caos. Desorden. Caos. Estado.

Más sobre

imageLo que aflige a muchos barrios y comunidades negras de los Estados Unidos hoy en día no es la ausencia de reglas, sino más bien los efectos naturales de las reglas impuestas a los que no están dispuestos. En marcado contraste con el liderazgo más orgánico de los líderes de la iglesia y de los negocios de las generaciones pasadas, los «líderes» modernos son con mayor frecuencia burócratas o cómplices del gobierno que se benefician de la acción gubernamental. Ya que se benefician del estado, están naturalmente dispuestos a defender el Estado. Esta traición se muestra claramente cuando vemos cómo estos llamados líderes apoyan dos cosas que son devastadoras para los negros en todo el país: la guerra contra las drogas y el bienestar. Cuando miramos honestamente los efectos reales de estos dos programas, vemos una historia de horror de proporciones casi incomparables. La ilegitimidad es desenfrenada en gran parte debido a que el estado subvenciona la irresponsabilidad. Los altos niveles de violencia en muchos vecindarios es casi enteramente el producto de la bárbara guerra contra las drogas. A pesar de estas cosas, los equivocados, los tontos y los malvados continúan apoyando estos horribles asaltos a los derechos de propiedad y a la decencia común. No se equivoquen: cualquier persona negra que esté a favor de la guerra contra las drogas es moralmente defectuosa, mentalmente defectuosa, o ambas cosas. El argumento a favor del bienestar es el error común de todos los socialistas. No hay manera de hacer el mal y producir sólo el bien como resultado. Lo que estas comunidades, y todas las demás, necesitan es la eliminación del falso «orden» impuesto por el Estado, y más del impredecible y natural verdadero orden de la asociación voluntaria. El Estado, al tratar de controlar las tendencias naturales de los humanos para mejorar ellos mismos y sus propias condiciones, causa el mismo caos que dice prevenir.

Esto no debería sorprender a nadie. La mayoría de nosotros vivimos en hogares que son en gran parte anárquicos, pero que tienen menos crimen y violencia que las calles de la ciudad, que son completamente propiedad de los gobiernos. Lejos de traer el caos, las partes anárquicas de nuestras vidas son normalmente las más pacíficas y ordenadas. Así que, cuando alguien me pregunta «¿qué quieres, anarquía?» Me siento completamente justificado al decir «Sólo puedo esperar».

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
2047
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.