Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ultimapantalla escriba una noticia?

Análisis DUKE NUKEN FOREVER

19/06/2011 19:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Que Duke Nuken es un clásico en la historia de los videojuegos, eso nadie lo duda. Su nombre es importante en la industria, tan importante como lo puede ser Mario, Donkey, Zelda o Pacman, pero menos prolífico que estos en cuanto a cantidad de juegos. Y es que Duke vuelve tras casi 14 años fuera de la industria, años en los que cualquiera de los anteriormente nombrados, se han dedicado a sacar un juego tras otro, llenando las estanterías con títulos de mejor o peor calidad. Pero Duke es distinto, y todo este tiempo ha estado preparando su regreso a lo grande, como ese superheroe al cual reclaman para que salve la ciudad tras un montón de años en paz.

Anunciado por primera vez en abril de 1997, Duke Nukem Forever ha sido durante años un posible que nunca aparecía. El videojuego más esperado por muchos fans tras su última salida en enero de 1996 (3D Realms lanzaba su primera parte, Duke Nukem 3D) se ha hecho esperar 14 años. El proyecto se retomó y se anunció en varias ocasiones sin que finalmente se materializara, hasta que tras un montón de problemas, la franquicia pasó a Take-Two en 2009. El sello que creo los GTA pudo por fin ajustar presupuestos y dar salida a Duke Nukem Forever con la ayuda de el equipo de desarrollo de Gearbox, con Randy Pitchford a la cabeza. Es de agradecer, por lo tanto, el empeño por parte de Take-Two para sacar a la luz de nuevo a este heroe de los videojuegos y apostar por él. Tras estos 14 años de ausencia, Duke tenía claro que su regreso tenia que ser sonado, y damos fe de que lo han conseguido, aunque quizás no de la manera que hubiera sido la ideal.

Y es que la polémica a rodeado la campaña de Duke Nuken Forever desde sus principios. Una polémica buscada a posta mediante una temática adulta llena de "tacos" y chicas ligeras de ropa. Buenos ejemplos de esta campaña "subida de tono" han sido la creación de una web exclusiva del juego en la que podíamos desnudar chicas mediante minijuegos (con y sin censura), hacer una autopsia a un Alien, o jugar al Poker, o la presentación del juego en locales de Striptease. Quizás toda esta manera de dar que hablar, ha sido un lastre a posteriori dado que una vez metido el disco en la bandeja de la consola no ofrece todo lo que se esperaba de él.

El juego basa su "punto fuerte" en lo adulto del título, en su sexo explicito y en la testosterona que despide su protagonista, que perfectamente podría aparecer en la secuela de Los Mercenarios (The expendables) compartiendo cámara con Sylvester Stallone, Dolph Lundgren, Jason Statham o Jet Li. Desde el primer momento en que cogemos el mando para controlar a Duke, descubrimos lo canalla y adulto del juego, con una cantidad de acciones y comentarios que no habría rombos (antigua marca que definía lo "adulta" que era una película) suficientes para definirlo. Por poneros un ejemplo de esta actitud "politicamente incorrecta" de Duke os contamos que en nuestros primeros 5 minutos de juego nos encontramos con dos "colegialas" haciéndonos un "trabajito" (limpieza de bajos), tras lo que accedemos a unos urinarios y con uno de los gatillos del juego dirigimos y damos intensidad a nuestra "meada", tras lo que buscando por los retretes encontramos la primera arma arrojadiza del juego: un "mojón". La "caca" o "escremento" en cuestión puede ser cogida y arrojada a nuestro antojo. Pero esto no es lo único, basta acercarse a un espejo para escuchar las lindezas de Duke, o visionar cualquiera de las revistas con chicas ligeras de ropa para saber que estamos ante un juego único. Y todo esto, en la época que por suerte estamos viviendo, sin censura. Y estaría bien, si el juego respondiera en los demás aspectos y no nos dejara solo el recuerdo de lo "bruto" que es, pero por desgracia, sin ser malo ni mucho menos, no está a la altura de lo que se esperaba, aunque quizás tampoco debíamos esperar tanto.

Las expectativas estaban altas, quizás demasiado altas, y eso ha sido un lastre a la hora de calificar el juego por parte de la prensa especializada, la cual se esperaba bastante más de lo que luego se han encontrado. Por contra, para el que de una oportunidad al juego sin ir con un concepto preestablecido por lo que se ha leído, se encontrará enganchado ante un juego muy entretenido y variado, que le tendrá entretenido el tiempo que dura. Pero lo mejor será que os expliquemos lo que nos hemos encontrado.

La historia de Duke Nuken Forever es rara. Rara por que intenta dar realismo a lo que era ficción como si de un actor o superhéroe se tratara. Duke vive placidamente como el héroe en el que se convirtió. Tras un periodo bastante largo (nada más y nada menos que los 14 años reales de ausencia) de paz, Duke vive como un rey gracias a que terminó con los alienígenas. Es dueño y señor de media ciudad y vive en un gigantesco apartamento con dos gemelas muy cariñosas. Es dueño de un casino e incluso de un programa de televisión. Pero parece que los alienígenas no han tenido suficiente y vuelven dispuestos a vengarse de Duke y arruinarle su placentera vida, secuestrando a todas las chicas y aniquilando a todo el que se les pone por medio.

Empezando a analizaros un poco cada sección del juego, comenzamos por los gráficos que son uno de los puntos más negativos del juego.

Graficamente el juego es flojo, con texturas que por momentos más parecen de otra generación que de esta. Los movimientos de Duke (cuando nos reflejamos en espejos) se ven toscos y salvo las explosiones y algún otro efecto como la iluminación (se nota Unreal Engine 3), todo se ve muy flojo. La verdad es que en varios momentos del juego, este si se encuentra a la altura, y nos hace pensar que pudo dar bastante más de si. Definiendo en pocas palabras, los gráficos nos dan durante todo el juego una de cal y otra de arena.

El sonido esta algún peldaño por encima de los gráficos y lo mejor de todo es que viene con un doblaje al castellano que cumple. Pero no todas las voces están a la altura, y por ejemplo la de Duke, a nosotros en particular no nos apasiona, quizás demasiado grabe y unida a que es como si saliera de nuestro interior, se antoja rara. La música está a la altura del juego original y cumple con creces.

Si los gráficos nos dejan fríos y el sonido mejora, muy por encima de ambos se encuentra la jugabilidad. Sin duda es el punto fuerte de Duke Nuken Forever junto con su variedad, ya que nos devuelve al título clásico y a la época en la que lo importante era la jugabilidad de los títulos por encima de la historia que contaran. Pues bien, Duke es todo jugabilidad. El control del personaje es perfecto y en cada momento de cambio de estilo, pasando de primera persona a tercera o a controlar vehículos, el control se muestra intuitivo y muy fluido. Esto es muy de agradecer en un juego tan variado como este, en el que en un momento dado nos estamos enfrentando a un robot gigante y al segundo siguiente controlamos un coche teledirigido con total sencillez.

El juego esta dividido en capítulos cada cual más hilarante. Duke es un constante de chistes y escenas de alto contenido erótico, en el cual nos veremos entretenidos con casi cualquier acción de la que es capaz el machote de Duke. Desde hacer pesas, jugar al pinball o al airhockey, ver revistas, golpear un saco de boxeo y en definitiva interactuar con casi cualquier cosa del escenario. La "potencia" de Duke se mide por una barra de EGO la cual llenamos a base de acciones chulescas como mear, fardando con las chicas o diciendo lo guapos que somos y lo bueno que estamos ante un espejo. Cuenta con un montón de fases en forma de minijuegos en los que por ejemplo tendremos que conducir un coche teledirigido (visto en primera persona con el mando en la mano), controlamos unas torretas antiaéreas contra naves espaciales...vamos variedad y cantidad de fases mezclando primera persona con algunas en tercera.

En cuanto a modos, junto con la campaña principal en la que tenemos que salvar al mundo nuevamente, tenemos Xbox live con varios modos en su interior. Con nombres un tanto especiales como es Mi Picadero, en el que tenemos que personalizar nuestro apartamento con toda clase de objetos y chicas. Las chicas darán pie a conversaciones algo "hot" y cada cual será más sexy, mientras que los objetos los iremos desbloqueando según avancemos en el juego. Así pues decoraremos nuestro apartamento con mesas de billar, maquinas de pinball, airhockey, canastas e incluso muñecas hinchables. Otro modo es el Vestuario, en el que podemos personalizar a Duke tanto con sombreros y ropa variada como con gafas, zapatillas, etc... Por su parte el multiijugador en si no pasará a la historia y es más, costará encontrar partidas que estén llenas. Nos da la opción de partida rápida o partida personalizada y constan con capacidad de 2 a 8 jugadores, con cerca de 10 mapas y con varios modos, pero lo peor y lo que definitivamente nos hará tenerlo el ultimo de la lista de juegos con multijugador es su apartado gráfico, el cual no está a la altura ni de la anterior generación. La bajada gráfica en multijugador es bestial, e insistimos, incluso hay juegos de las antiguas consolas que le pasan por encima.

Puntuación: 7 No es un mal juego, ni mucho menos, pero su principal lastre es que para muchos no estará a la altura de la nueva generación y sus fallos, sobre todo gráficos, le pesarán a los que no vean en él la reencarnación del clásico. Graficamente es una mezcla de impresiones y por momentos nos veremos pensando que es lo peor de la consola y en otros diremos..."pues no está tan mal". El sonido cumple y su duración está en la media. Pero es su jugabilidad al estilo clásico lo que le hace subir enteros y que sea una buena opción para los que busquen jugabilidad a la antigua usanza, con variedad de misiones y un montón de minijuegos. Es un Duke en estado puro con armas brutales y enemigos gigantescos y un control sencillo que agradará a todo el mundo...siempre y cuando tengan más de 18 años, por que el juego sin duda lleva en la carátula bien grande un PEGI 18.

Duke Nukem Forever tiene algo de vieja escuela: su diseño de niveles y su mecánica evocan el original, pero en los tiempos en que nos encontramos muchos no sabrán disfrutar de sus virtudes. Los jugadores más jóvenes se preguntarán quien es el tal Duke y no verán en el un juego a la altura de los actuales, mientras que los más veteranos nos dejaremos llevar por el espíritu de la vieja escuela y disfrutaremos con sus clichés clásicos y su acción a raudales. Sin duda Duke Nuken Forever cumple con el sueño de miles de jugadores de que el juego llegue finalmente a las tiendas. Es coger el lanza misiles y nos traslada a antiguos juegos por lo que su esencia no se ha perdido. Vuelve el Rey, vuelve DUKE.

Duke Nuken Forever ha sido desarrollado por GearBox y distribuido por Take-Two para Xbox 360, PalyStation 3 y PC y ya está a la venta a un precio recomendado de 59´95 Euros. Tiene una calificación de PEGI 18.


Sobre esta noticia

Autor:
Ultimapantalla (3237 noticias)
Fuente:
ultimapantalla.net
Visitas:
3715
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.