Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Federico Wallers escriba una noticia?

Anabólicos esteroides, ese polémico aliado

27/07/2009 01:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los anabólicos esteroides, utilizados adecuadamente, pueden ser muy efectivos en personas viviendo con VIH/Sida para recuperar la masa muscular perdida, debido a la lipodistrofia o por alguna enfermedad oportunista

Los anabólicos esteroides son derivados sintéticos de la hormona masculina testosterona. También se los denomina andrógenos por que promueven las características masculinas, como el crecimiento del músculo esquelético, entre otras. A mayor desarrollo de la musculatura esquelética, mayor incremento del peso corporal y por lo tanto aumenta el vigor físico.

Los primeros anabólicos esteroides fueron diseñados en el año 1940 para ser aplicados a los prisioneros de guerra e internos en los campos de concentración, quienes sufrían de severa desnutrición.

La popularidad del fenómeno sociocultural del fisiculturismo ha dado lugar al mal uso de los anabólicos, ya que muchos atletas abusan de los mismos impulsando la ‘ mala prensa’ de dichos fármacos y a la estigmatización de su uso médico. Existe un cierto prejuicio del profesional médico al prescribir un esteroide (sobre todo en los países de menor desarrollo), sin embargo la mejor protección para un facultativo es la documentación cuidadosa de los síntomas y resultados de los exámenes de laboratorio, así como no recetarlo en exceso ante una terapia de reemplazo de testosterona.

Existen diferencias metabólicas relacionadas con el progreso de la infección por VIH, que podrían ser mejorados con el uso de anabólicos esteroides:

· Aumento del catabolismo (degradación de sustancias, entre ellas músculo, para obtener energía).

· Disminución de la masa muscular.

· Disminución en la utilización de la energía.

· Disminución en el volumen de glóbulos rojos.

· Disminución de la eficiencia de oxígeno.

· Aumento en la producción de cortisol (hormona catabólica).

Los efectos anabólicos de los esteroides causan una acción directa sobre la producción de masa muscular. Entre los efectos androgénicos o masculinizados podemos mencionar el desarrollo o aumento del vello facial, incremento en la gravedad de la voz, estimulación de las glándulas sebáceas y acné. Los efectos adversos más serios incluyen tumores hepáticos, pigmentación amarillenta en la piel, tejidos y fluidos corporales (ictericia), retención de líquidos e hipertensión arterial. La agresión y otros efectos colaterales psiquiátricos se deben al abuso de los anabólicos causando alteración en los estados anímicos. Puede observarse depresión cuando se suspenden, celos paranoides, irritabilidad extrema y delirio.

Otros efectos adversos son los siguientes:

Para hombres: reducción del tamaño de los testículos, menor recuento de espermatozoides, infertilidad, calvicie y desarrollo de los senos (ginecomastía).

En mujeres: crecimiento de vello facial, cambios en el ciclo menstrual, aumento en el tamaño de clítoris y engrosamiento de la voz.

En adolescentes: cese precoz del crecimiento por madurez esquelética prematura.

En los medios de comunicación se ha sugerido que los anabólicos son inmunosupresores. Los físicoculturistas han reportado una mayor incidencia de resfríos y gripe en las semanas siguientes a una fuerte administración de combinación de drogas anabólicas. Esto no ha sido evidenciado dentro de las personas que utilizan dosis inferiores.

• Los anabólicos esteroides pueden integrados efectivamente dentro de una estrategia que incluya estimulación del apetito, ejercicio físico y buena nutrición

En estudios sobre correlación de los niveles de testosterona en la etapa de desarrollo de la enfermedad del VIH, se ha determinado que a recuentos de CD4 bajos, existen niveles bajos de testosterona. Medicamentos como el fluconazol, ketoconazol y ganciclovir también disminuyen los niveles de la hormona.

Los síntomas de una disminución de testosterona son los siguientes:

· Reducción del deseo sexual.

· Desgaste muscular ( Ej. enflaquecimiento de glúteos).

· Fatiga severa.

· Despigmentación de la piel y pérdida de vellos corporales.

· Impotencia y menor producción de semen.

Mucha de la pérdida de peso relacionada con el VIH es debida a la caquexia, proceso en que los trastornos del sistema inmunológico omiten la parte normal del metabolismo que utiliza grasa corporal y en cambio se utilicen los músculos para el suministro de proteínas necesarias para combatir una infección. Los anabólicos esteroides pueden enfrentar este problema de trastornos metabólicos, pero no detienen o tratan las infecciones oportunistas.

Las dosis bajas de reposición administradas en forma ininterrumpida como ser aplicaciones de un gel o el uso de parches en la piel, son probablemente, formas más seguras, no obstante las preparaciones por vía intramuscular (inyectables) son más eficaces. Sin duda la forma más efectiva de usar esteroides es en conjunto con un programa regular de ejercicios de resistencia progresiva. Los máximos beneficios de cualquier anabólico no puede obtenerse sin ejercicio físico.

Según un trabajo presentado en la Undécima ConferenciaInternacional sobre SIDA, que tuvo lugar en Vancouver en el año 1996, los esteroides anabólicos pueden promover un aumento de peso en personas con VIH. El estudio se realizó con nandrolona (Deca-Durabolín), e incluyo a 73 personas con VIH (una mujer y 72 hombres) con niveles bajos de testosterona, que fueron tratados con nandrolona intramuscular (100 mg a la semana) o con un placebo. A todos se los animó a realizar trabajo físico. El grupo que recibió nandrolona, experimentó un mayor aumento de la masa muscular. Uno de los investigadores, el Dr. Berger declaró que además los pacientes bajo tratamiento se sintieron mucho mejor. Por otro lado, el anabólico no mostró efecto negativo en la carga viral, ni en el estado inmunlógico del paciente y evidenció un aumento en los niveles de hematocrito (una medida del nivel de glóbulos rojos de la sangre) y de la hemoglobina, los cuales suelen ser bajos en personas con VIH, especialmente en aquellas que toman AZT. En nuestro país se utiliza la leucovorina (ácido folilínico) como coadyuvante en anemia provocada por AZT. Sí bien los resultados no son siempre los esperados, la leucovorina está incorporada al Vademécum Terapéutico del Programa Nacional de SIDA de igual modo debería incorporar los anabólicos esteroides.

Conclusiones:

· Los anabólicos esteroides son más seguros de lo que se dice o piensa, son bien tolerados, tienen buena disponibilidad y no son costosos.

· Los efectos secundarios de los anabólicos son facilmente detectados y tratados.

· La masa Corporal disminuye en los pacientes con VIH/Sida, debido a la medicación o a las enfermedades oportunistas, y los anabólicos aumentan el volumen muscular·

· Los anabólicos esteroides pueden integrados efectivamente dentro de una estrategia que incluya estimulación del apetito, ejercicio físico y buena nutrición.

La masa corporal disminuye en los pacientes con VIH/Sida, debido a la medicación o a las enfermedades oportunistas, y los anabólicos aumentan el volumen muscular

· El prejuicio biomédico que los anabólicos esteroides son inmunosupresores no tiene soporte dentro de la literatura médica.


Sobre esta noticia

Autor:
Federico Wallers (2 noticias)
Visitas:
26007
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.