Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gisela Santibáñez escriba una noticia?

Amor sobre las rodillas

05/06/2014 11:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Se va mi última hija, la chiquita creció. Se va a otra ciudad a seguir con su vida. Y yo me quedo con un sabor agridulce, una mezcla de orgullo, felicidad... y enorme tristeza. Mis dos hijas ¿en qué momento crecieron?

Apenas ayer la casa estaba llena de niñas disfrazadas de brujas listas para salir a pedir dulces, mientras yo preparaba un pastel macabro para celebrar al regreso. Se acabaron las travesuras, el desorden en las recámaras, las paredes pintarrajeadas ("fue Paulina, regáñala mamá"), las risas, las curitas mágicas que sanaban todo mal, los sadwiches con forma de tr ngulo?????ncias igas. Se va mi s tr los sandqsalae siento

ahora.o.macabro para celebrar al regreso.

Llena de amigas. Se va mi s iángulo (que por supuesto saben mucho mejor que los cuadrados), las pizzas en forma de gato, ... las ocurrencias (Paulina a los cuatro años: "mamá, ¿no he perdido la figura?", "¿cuando tú eras chica mamá, ¿la vida era en blanco y negro?"), los dibujos, las tarjetas dedicadas el día de la madre, las levantadas a las seis de la mañana para llevarlas a la escuela, el bullicio al regreso...

Y ahora se va Nadia, mi última hija. Todo acabó. Se cierra ese capítulo feliz para siempre.

La voy a extrañar mucho, su voz, su risa, el saber que está ahí, cerca. Nuestras salidas ocasionales a comer, el saber que a cierta hora estaría de regreso. Su habitación desordenada y llena de música. Escuchando su ipad en el coche me contagiaba de sus gustos musicales. ¿Cómo me voy a actualizar ahora? Vendrá los fines de semana, tal vez todos al principio, pero sé que conforme avance en su carrera la carga de trabajo será cada vez mayor y empezarán las reuniones con amigos, así que cada vez vendrá menos, lo sé. Sabía que este día llegaría. Algún día le diría "hasta luego" y me quedaría con el corazón hecho un nudo esperando la promesa del próximo encuentro. Mi hija está en camino de independizarse. Hace algunos años se fue un trozo de mi vida.

Ahora se va el otro. La voy a extrañar mucho...

Nadie como Juan Manuel Serrat para expresar lo que siento ahora.


Sobre esta noticia

Autor:
Gisela Santibáñez (25 noticias)
Fuente:
giselasantibanez.blogspot.com
Visitas:
1083
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.