Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Amígdalas y adenoides: mala respiración e infecciones

15/06/2010 12:57 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Respiración, infecciones, afecciones, tratamiento, adenoidectomía, la amigdatilitis y adenoides agrandadas y sus síntomas, cirugía en niños y adultos

AMÍGDALAS Y ADENOIDES: MALA RESPIRACIÓN E INFECCIONES

Las amígdalas y adenoides, son masas de tejido similares a la de los nódulos linfáticos o "ganglios" que se encuentran en el cuello, ingle o axilas.

Las amígdalas son dos masas que se encuentran detrás de la garganta.

Las adenoides están en la parte superior de la garganta detrás de la nariz y en el techo de la boca (velo del paladar) y no son visibles a través de la boca sin instrumentos especiales.

Respiración e infecciones

Ambas se ubican cerca de la entrada de los pasajes de la respiración, donde pueden recibir los gérmenes provenientes del exterior que causan infecciones. Ellas "prueban" a las bacterias y los virus y pueden infectarse.

Los científicos creen que funcionan como parte del sistema inmunológico del cuerpo filtrando los gérmenes que intentan invadir el cuerpo, en tanto ayudan a desarrollar anticuerpos para los gérmenes.

Esto ocurre primariamente durante los primeros años de vida, tornándose menos importantes cuando transcurren los años. Los niños cuyas amígdalas y adenoides debieron ser extraídas no sufren de pérdidas en su resistencia.

Afecciones

Infecciones recurrentes (de garganta u oídos) y el crecimiento significativo u obstrucciones que causan problemas de respiración y deglución.

Abscesos alrededor de las amígdalas, amigdalitis crónicas, infecciones de las pequeñas cavidades dentro de las amígdalas que producen mal aliento; formaciones blanquecinas que lesionan a las amígdalas y adenoides, determinando que se inflamen y duelan.

Los tumores son más raros, aunque pueden crecer en las amígdalas.

Cuándo recurrir al médico

Infección de ambas o crecimiento desmedido.

Tratamiento

Las infecciones bacterianas de las amígdalas, especialmente aquellas causadas por estreptococos, son tratadas primero con antibióticos. A veces, se recomienda la extracción de las amígdalas o adenoides.

Las dos principales razones para remover las amígdalas y/o adenoides son infecciones recurrentes a pesar de la terapia con antibióticos y dificultad para respirar debido al crecimiento de las amígdalas o adenoides.

Las obstrucciones de la respiración producen ronquidos y perturbaciones en el sueño que se traducen en somnolencia durante el día en adultos y problemas de comportamiento en niños (hiperactividad, pérdida de atención).

Además, la respiración crónica a través de la boca., debido al agrandamiento de las amígdalas y adenoides, provoca malformaciones de la cara y una alineación inadecuada de los dientes.

Las infecciones crónicas es posible que lesionen otras áreas como las Trompas de Eustaquio - el pasaje de aire entre la parte de atrás de la nariz y el interior del oído-.

Esto puede ocasionar frecuentes infecciones del oído y pérdidas de la audición.

Adenoidectomía

Estudios recientes indican que la Adenoidectomía es un tratamiento beneficioso para algunos niños con dolor de oídos crónico acompañado por acumulación de líquidos en el oído medio (otitis media con efusión).

La factibilidad de un cáncer o un tumor es otro motivo para extraer las amígdalas y adenoides en los adultos.

En algunos pacientes, especialmente aquellos con Mononucleosis infecciosa, un agrandamiento severo puede obstruir los pasajes aéreos. Para esos pacientes, los tratamientos con esteroides, cortisona, son prescriptos.

La amigdalitis y sus síntomas

La amigdalitis es una infección de una o de las dos amígdalas. Otros signos o síntomas son:

Amígdalas más rojizas que de costumbre.

Una cubierta roja o blanca en las amígdalas.

Un ligero cambio de voz debido a la inflamación.

Dolor de garganta.

Dificultad o dolor al tragar.

Ganglios inflamados en el cuello.

Fiebre.

Mal aliento.

Adenoides agrandadas y sus síntomas

Se dificulta la respiración por la nariz.

Respiración a través de la boca la mayor parte del tiempo.

Sonidos nasales "bloqueados" cuando la persona habla.

Respiración ruidosa durante el día.

Infecciones recurrentes del oído.

Ronquidos durante la noche.

La respiración se detiene por unos segundos en la noche mientras se ronca o se respira fuerte (apnea nocturna).

Cirugía en niños o adultos

Al menos dos semanas antes de cualquier cirugía el paciente debe evitar las aspirinas o cualquier medicamento que las contenga.

Se le requerirá que no ingiera nada (chicles, enjuagues bucales, pastillas para la garganta, pasta dental, agua) 8 horas antes de la operación.

Es usual la proporción de fluidos intravenosos durante y después de la operación.

Cada paciente es especial, y por lo tanto el tiempo de recuperación varía de un individuo a otro: algunos son dados de alta entre las dos y diez horas; otros deben permanecer en el hospital durante la noche y unos pocos selectos casos necesitan cuidados especiales.

Después de la cirugía

Pueden surgir varios síntomas postoperatorios que incluyen problemas para tragar, vómitos, fiebre, dolor de garganta, y dolor de oídos; ocasionalmente, se producen sangrados después de la cirugía, si esto ocurre, el cirujano debe ser informado inmediatamente.

Según la American Academy Of Otolaryngology - Head and Neck Surgery, .

a Pesar de que no se la indica actualmente en forma tan frecuente como antes de la era antibiótica, es todavía una operación valiosa que mejora la salud de muchos chicos y adultos.

Estudios recientes indican que la adenoidectomía puede ser un tratamiento benéfico para algunos niños pequeños afectados por otitis media crónica con efusión (fluido en el oído medio)

No hay evidencias de que las amígdalas o la adenoides sean importantes después de los 3 años. Un reciente e importante estudio con seguimiento y test de laboratorio, demuestra que los niños operados de sus amígdalas y adenoides de ninguna manera sufren disminución en su futura inmunidad.

Fundación Neuromus


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
17180
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

karen (02/12/2010)

me interesa saber si al operar aun niño de las amigdalas queda hablando fino es decir con una voz fina como de niña porfavor respondanme

0
+ -
Responder

Usuario anónimo (01/04/2011)

si asi qudo mi hijo, ahora solo ha pasado una semana desde que lo opere pero habla con voz de pito antes era ronquito