Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Amenaza al gobierno israelí polémica ley sobre conversiones

18/07/2010 12:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El gobierno del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu se ve amenazado por una polémica legislación en materia de conversiones al judaísmo, y las crecientes tensiones que éste y otros temas han generado con su canciller Avigdor Lieberman. Netanyahu, que hoy viajó a Egipto para entrevistarse con el presidente Hosni Mubarak tras dos aplazamientos de la entrevista la semana pasada, dejó en Israel una olla hirviendo, con amenazas de los partidos de derecha y religiosos de dejar su coalición. “Los (judíos) reformistas presionaron a Netanyahu hasta que se rindió. Si los diputados ortodoxos me oyeran estaríamos todos en la misma sintonía y le diríamos a Netanyahu que aprueba la ley de conversiones o nos vamos”, dijo el rabino jefe de Israel, Shlomo Amar. En una entrevista radial, Amar amenazó con presionar a los diputados ultraortodoxos para que abandonen el gobierno. El centro de la polémica es un proyecto de ley que el primer ministro dejó hoy en suspenso por considerar que “amenaza la integridad del mundo judío” al proponer que las conversiones al judaísmo queden en manos de la corriente ultraortodoxa. Dos corrientes más renovadoras, la reformista y la conservadora, son las dominantes en la diáspora y exigen a Netanyahu que no entregue el monopolio de la conversión a los ultraortodoxos. Se trata de una cuestión neurálgica en Israel desde su creación, porque de ella depende quién es definido como judío y si se acepta como tal a una persona que se convierta por cualquier rito en cualquier lugar del mundo. Siendo que reformistas y conservadores convierten al judaísmo de manera menos exigente y más acelerada, los ultraortodoxos no aceptan esas conversiones y bloquean cualquier posibilidad de perder el monopolio del que disfrutan desde 1948. Además, Israel otorga la nacionalidad de forma automática a cualquier persona que pruebe ser judía o descendiente de judíos, con lo cual la conversión es un asunto espinoso entre los ortodoxos y las otras dos corrientes mucho más abiertas. La nueva ley, que debe ser votada mañana, fue pactada entre los partidos ultraortodoxos y el “Israel Betenu” de Lieberman, por lo que al torpedearla Netanyahu se ganó la enemistad de aquellos. “Causará una gran división en todo el pueblo judío”, sentenció el primer ministro en la reunión de esta mañana del gabinete al anunciar su decisión. Su oficina divulgó en una nota de prensa que Netanyahu tratará de parar el previsto voto de la ley “de forma amigable”, pero que si los partidos ultraortodoxos y el Israel Betenu no la retiran de la agenda parlamentaria pedirá a su partido y a los demás socios de la coalición que voten en contra. Lieberman representa a un sector laico de la población, el de los inmigrantes rusos, de los que la ley ortodoxa religiosa asevera que una porción considerable (unos 200 mil de un total de un millón) no son judíos. La nueva ley le iba a dar agilidad en las conversaciones a cambio de que Lieberman aceptara que el monopolio siga en manos de los rabinos tradicionales. El líder del partido ortodoxo dominante Shas, Eli Ishai, expresó hoy su apoyo a Lieberman, formando un frente común que puede hacer tambalear el gobierno de Netanyahu, ya que ambos son los dos principales socios de su coalición. “El no aprobar la ley es un peligro espiritual inmenso”, señaló Ishai, ministro del Interior, al unir sus fuerzas con el canciller. La crisis política viene gestándose desde hace varias semanas por tensiones entre el primer ministro y el canciller en torno a varios temas, entre ellos el de los rumores de que Netanyahu trata de dejar fuera del gobierno al ultraderechista Israel Betenu para cambiarlo por el centrista Kadima de la ex canciller Tzipi Livni. El viernes el primer ministro se enteró por la prensa de que su canciller había nombrado de forma unilateral al próximo embajador israelí ante Naciones Unidas, cuando existe la norma de que los cargos de embajador en Washington y la sede del organismo mundial se hacen de común acuerdo por la importancia que tienen. Igualmente Netanyahu descubrió el viernes un frente de oposición iniciado por Lieberman para dificultar la aprobación del presupuesto nacional en las instancias preliminares del gobierno y del Parlamento, lo que el primer ministro consideró una afrenta. El diario Haaretz abrió hoy su edición con el titular de que ambos se encuentran en “curso de colisión”, y un encuentro esta tarde entre el líder laborista Ehud Barak, tercer aliado de Netanyahu, y la jefa de la oposición Livni han desatado numerosos rumores sobre una posible inminente reestructuración del Ejecutivo nacional.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
8450
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.