Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

En un ambiente de sorpresa y desencanto el equipo de LCROSS analiza los datos

10/10/2009 16:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una misión de 79 millones dólares hizo tiro al blanco en la luna en la madrugada de ayer viernes, recogiendo datos para guiar a los científicos en la Luna, pero el impacto fue un fiasco para los observadores que esperaban un espectáculo de fuegos artificiales.

"Tenemos los datos que necesitamos para responder las preguntas que nos habíamos propuesto responder, ese es el fondo del asunto", dijo Tony Colaprete, investigador principal para Lunar Crater Observation and Sensing Satellite (LCROSS).

Pero después de una ambiciosa campaña para enganchar al público que anunciaba un evento visualmente observable, el cohete Centaur impactador se estampó contra la luna dejando apenas una rayita de luz a las 11:37 GMT del viernes.

La nave nodriza LCROSS tomó esta imagen en el infrarrojo medio del impacto del cohete Centaur. Se ve una pequeña luz. Crédito: NASA

Calaprete dijo que se esperaban sorpresas del impacto puesto que sucedía en una región inexplorada de la Luna cuya superficie es desconocida.

"Nunca sabes que te van a deparar estas cosas", explica Colaprete.

La nave nodriza de LCROSS, siguió al cohete Centaur a menos de 700 km, detectó un breve resplandor en las imágenes térmicas en el momento del impacto. Unos pocos minutos después, las cámaras de LCROSS captaron una fugaz vista de un pequeño cráter que dejo atrás poco antes de chocar a alta velocidad.

La misión terminó a las 11:35 GMT después de 4 minutos de intensa recogida de datos por parte del satélite LCROSS antes de chocar también en este cráter sombrío.

"Estaba alucinado por lo mucho que duraba la pequeña nave. Iba a ser divertido ver lo mucho que nos íbamos a acercar a la superficie cuando perdieramos contacto con la pobre nave", añade Colaprete.

Durante una conferencia con periodistas antes del encuentro, Colaprete se quedó mudo ante las expectativas pero dijo que observadores bien informados y equipados en la Tierra podrían haber visto evidencias visuales del impacto.

Pero Ningún telescopio, ni siquiera los gigantes Keck o Geminis de Hawai, vieron signos visuales evidentes del impacto ni en luz visible ni infrarroja.

"Impactar en la Luna es algo impredecible", dijo Colaprete.

El Centaur impactó en la Luna en un cráter de 100 km de diámetro, llamado Cabeus, que se creía que albergaba concentraciones elevadas de hidrógeno basadas en hallazgos de misiones lunares previas.

La cámara de la de nave nodriza LCROSS muestra el cráter Cabeus durante la fase final de la aproximación. Crédito: NASA

La falta de imágenes espectaculares del impacto pueden desilusionar al público, pero no desmerecen la meta final de la misión.

"Nuestro objetivo principal es ¿qué pasa con el hidrógeno? sinceramente, las imágenes no resuelven la cuestión. La espectroscopía sí resuelve la pregunta", explicó Colaprete.

Los datos espectrales son el auténtico caballo de batalla de la misión, y los resultados son prometedores, anunciaron los dirigentes de la misión.

"Por sí mismos, tienen la suficiente información para responder algunas preguntas fundamentales", explicó Colaprete,

Los tres espectrómetros abordo de LCROSS captaron conjunto de paquete de datos, pero los científicos no están seguros si son mediciones directas de una nube de eyecta, vapores o material superficial.

Los espectrómetros están diseñados para detectar las marcas de minerales iluminadas por la luz. Los científicos están más interesados en las huellas espectrales del agua y de otros compuestos basados en el hidrógeno.

Los científicos presentaron gráficos preliminares de los datos espectrales durante una rueda de prensa el viernes por la mañana, pero advirtieron que tardarían días en conocer lo que estaban viendo.

La información espectral de LCROSS está respaldada por medidas amplias tomadas por observatorios en tierra y por el Telescopio Espacial Hubble.

Los investigadores no están preparados para renunciar todavía a las imágenes. Aunque el video no mostraba ninguna nube distinguible de polvo, el equipo científico aumentará las imágenes del video para obtener vistas más claras.

"Necesitamos ver detenidamente lass imágenes y comprobar que hay en ellas", añadió Colaprete. "Ciertamente, lo que vimos en el video no tiene la misma fidelidad de los datos que obtuvimos de la sonda."

El Observatorio del Monte Palomar cerca de San Diego captó esta imagen del cráter Cabeus a través del Telescopio Hale de 5 metros unos pocos segundos después del impacto del Centaur. Las imágenes se tomaron con óptica adaptativa, las imágenes no muestran evidencias de un penacho de impacto, según afirman los científicos del observatorio. Crédito: Observatorio Palomar.

Podrían transcurrir dos meses antes de que el equipo de Colaprete esté listo para dar una respuesta definitiva sobre lo que encontró LCROSS.

Aunque los dirigentes de la misión no pueden decir con certeza si LCROSS detectó una nube de vapor y polvo difícil de ver, las dudas se despejaron a finales del viernes con noticias de que el Lunar Reconaissance Orbiter verificó de forma independiente la existencia de esa nube.

LRO está orbitando la luna en una órbita de 50 km de altura con una batería de instrumentos más potente que la de LCROSS.

El espectrómetro ultravioleta LAMP de LRO confirmó la detección de una nube de eyecta poco después del impacto, de acuerdo a Craig Tooley, jefe del proyecto LRO.

El radiómetro de imagen Diviner también observó claramente la huella del impacto de LCROSS.

Los científicos no saben si se levantó algo de polvo por el impacto en un terreno inclinado por el impacto o bien el Centaur impactó en una área rocosa en el interior de Cabeus, limitando el movimiento de terreno hacia arriba levantado por el impacto.

Los científicos mantinen que la suma total de los datos es suficiente para completar los objetivos de la misión.

"Hay una gran cantidad de datos disponibles hoy no tan sólo de LCROSS sino de observaciones en todo el mundo", explica Mike Wargo, jefe de Científico para la Luna en la sede de la NASA.

Fuente original

Publicado en Odisea cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
3376
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.