Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Betony escriba una noticia?

Amazonas: COMISEDH: nativos no dispararon contra policías en Bagua, según peritajes

06/01/2010 01:17 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fuerón sometidos a peritajes de absorción atómica y demuestran que no dispararon

Según la Comisión de Derechos Humanos (COMISEDH), no hay pruebas fehacientes que demuestran que los nativos fueron los que acorralaron a la policía en la Curva del Diablo el 5 junio de 2009, sino más bien dictámenes periciales que señalan que ellos no dispararon.

“Los indígenas que hoy son procesados son inocentes de los delitos que se les acusa. No hay pruebas fehacientes contra ellos que demuestren su culpabilidad, todo lo contrario, hay dictámenes periciales que prueban, por ejemplo, que el día de los hechos no efectuaron disparos con armas de fuego”, explicó el abogado Gustavo Campos, responsable del Área Legal de la Comisión de Derechos Humanos (COMISEDH).

Campos señaló que hay 50 acusados por los hechos de Curva del Diablo que fueron sometidos a peritajes de absorción atómica y demuestran que no dispararon. Un primer peritaje, Nº 3527-3567/0, concluye que 41 acusados examinados el 6 de junio, a pocas horas de los sucesos violentos en la Curva del Diablo, no presentan restos de plomo, bario y antimonio; es decir no efectuaron disparos con armas de fuego.

El mismo resultado arroja el dictamen pericial Nº 3518-3526 para 9 procesados: Feliciano Cahuasa Rolin, Bernabé Nampag Kistug, Sixto Dekentai Reátegui, Eduaro Entsakua Yuuk, Leonardo Sharian Shirap, Leo Timias Tananta, Eloy Sharian Chamik, Jamer Tetsa Tsenguan y Aladino Castillo Padilla. Precisamente, Feliciano Chausa Rolin es acusado como uno de los ejecutores materiales del homicidio contra 12 policías en el caso Curva del Diablo a pesar de que el peritaje dio negativo. En el expediente de los casos de Bagua no figura que los otros nativos acusados hayan sido sometidos a estas pruebas, explicó Campos.

“Condenamos todo tipo de violencia y por ello se debe identificar a los responsables y sancionarlos pero a partir de pruebas sólidas y no por presiones políticas”, afirmó el abogado Miguel Huerta, presidente de COMISEDH.

Proceso contra 108 personas fue precipitado

Para Huerta, el informe del Ejecutivo “no contribuye a esclarecer los hechos ni a la justicia porque no ha valorado de manera equilibrada los testimonios de los indígenas y otras fuentes antes de concluir que fueron los nativos los que atacaron a la Policía en la Curva del Diablo, a pesar que la comisión debía regirse por los principios de independencia, veracidad y pluralismo".

No existen traductores oficiales designados en estos juzgados que permitan a los procesados indígenas expresarse en su idioma de origen

Según COMISEDH las autoridades judiciales trataron de reaccionar de manera precipitada tras los sucesos de Bagua iniciando proceso contra 108 personas sin demostrar sus responsabilidades y mostrando deficiencias en la construcción de los casos.

Como resultado del “Baguazo”, existen 7 casos en proceso penal: “Estación 6”, “Curva del Diablo”, “Mototaxistas”, “Menores”, “Nativos fallecidos y lesionados en la Curva del Diablo”, “Radio La Voz de Bagua” y “Daños a entidades públicas” que agrupan a un centenar de procesados por delitos de homicidio, secuestro agravado, disturbios, asociación ilícita, sedición, violencia y resistencia a la autoridad armada, disturbios, actos antisociales, lesiones graves, instigación y daños a entidades públicas.

Obstáculos y juzgados sin capacidad

El abogado Gustavo Campos señala que hay graves dificultades operativas para que los acusados asistan a las diligencias judiciales programadas. La mayoría vive en comunidades alejadas de los juzgados de Bagua Grande y Bagua Chica, donde se llevan a cabo los procesos y tienen que viajar entre dos o tres días para acudir antela justicia, gastar cada uno entre 220 y 320 soles por viaje, sin contar sus gastos de hospedaje y alimentación. Cada viaje le toma a un procesado en promedio seis días de ida y vuelta lo que implica que debe dejar a su familia por casi una semana y prever recursos adicionales en su hogar para esos días de ausencia.

Tampoco existen traductores oficiales designados en estos juzgados que permitan a los procesados indígenas expresarse en su idioma de origen.

A esto se suma, que resultaría inmanejable un juicio oral con un centenar de procesados. “Por eso es imprescindible excluir del juicio a quienes están procesados sin tener responsabilidad penal. Solo para el caso de Curva del Diablo tendría que juzgarse a 58 personas en una sala y las sesiones tendrían que ser intercaladas, es decir deben transcurrir 8 días entre sesión y sesión. Esto significa que los procesados tendrían que permanecer de manera indefinida en Bagua”, concluyó Campos.

COMISEDH propone que el Fiscal Superior haga un trabajo acucioso y sólo acuse en base a pruebas sólidas. Esto reduciría el número de procesados y haría más viable el juicio oral. También podría conformarse una sala especial que se dedique a tiempo completo. Esto permitiría agilizar el proceso y que las audiencias se realicen todos los días y no de manera intercalada.


Sobre esta noticia

Autor:
Betony (366 noticias)
Visitas:
3809
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Alejandro (06/01/2010)

Siempre las autoridades son los verdugos d los mas carenciados, y no deberia de ser asi. Al contrario, tienen la obligacion de defender y proterger a los mas debiles. Deben soltar a esas personas inoscentes.