Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Contra el Alzheimer un arma secreta alternativa: el Bilingüismo

21/02/2011 19:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los sabios canadienses con la Doctora Bialystok (bilingüe) al frente, han estudiado el problema: quien domina o estudia dos idiomas en caso de naufragio del Alzheimer tiene dos faros a qué dirigirse en vez de uno

El dominio de una segunda lengua (aparte de la materna) ejercita de tal manera al cerebro que se cree retrasar la aparición del mal de Alzheimer, según los investigadores.

¿Es que jamás intentó aprender a manejar o hablar otra lengua? Aunque esta investigación enfoca, en principio, a las personas que han sido bilingües desde hace mucho tiempo, los científicos creen que incluso aquellas personas que aprendan o se esfuercen por estudiar un nuevo idioma en su vejez también pueden beneficiarse.

Cuanto más hábil se sea en el manejo de otra lengua es mucho mejor. "Todo ayuda y beneficia", opina Ellen Bialystok, profesora de psicología de la Universidad de York (Toronto).

La mayor parte del estudio sobre el bilingüismo se centró en niños. Los científicos se preguntaban por qué el simple hecho de hablarle a los niños en dos idiomas les permite aprender ambos mientras que los demás emplean ese tiempo para aprender uno.

Los investigadores concluyeron que su cerebro parece volverse más flexible y más capaz de realizar diversas tareas a la vez. A medida que crecen, el cerebro del niño bilingüe muestra mejor "control operativo o ejecutivo", una ventaja que permite al cerebro funcionar mejor. En palabras de la doctora Bialystok, es "la parte más importante o el arma secreta de tu mente".

Hacer malabarismos mentales cuando se es joven se traduce en una especie de protección contra el deterioro cognitivo cuando se es viejo. Y el hablar otro idioma es, de hecho, uno de esos malabarismos.

Bialystok estudió a 450 pacientes con Alzheimer, todos ellos con el mismo grado de deterioro en el momento del diagnóstico. La mitad de ellos habían hablado dos lenguas con regularidad durante la mayor parte de sus vidas y el resto eran monolingües.

Los pacientes bilingües cuando sintieron síntomas de Alzheimer no fueron diagnosticados de la enfermedad hasta cuatro, cinco o más años después que los pacientes que hablaban una sola lengua, según la investigadora mencionada en el curso de la reunión anual de la American Association for the Advancement of Science (Asociación Americana para el Desarrollo de la Ciencia, AAAS).

El ser bilingüe no hace nada para evitar que alguien sufra el mal de Alzheimer, pero una vez que la enfermedad inicia su ataque silencioso, esos años de "control ejecutivo" le ofrecen a la persona una gran protección para que los síntomas no se manifiesten de forma tan rápido y aguda, dijo Bialystok.

Se ha observado que con el progreso del mal los problemas del lenguaje son cada vez más evidentes debido a una inhabilidad para recordar el vocabulario. Lo que produce frecuentes sustituciones de palabras erróneas, una condición llamada parafasia. Las capacidades para leer y escribir empeoran progresivamente. Muchos ensenantes se han dado cuenta que la capacidad de lectura de un bilingüe supera muchos de esos problemas. Y así como las secuencias motoras complejas se vuelven menos coordinadas, reduciendo la habilidad de la persona de realizar sus actividades rutinarias, en el bilingüe o trilingüe, la actividad de leer un texto por ejemplo no se disfunciona.

"Los bilingües tienen más defensas para enfrentarse a la enfermedad"

La profesora de psicología Teresa Bajo, de la Universidad de Granada, ratificó que los pacientes bilingües tienen esencialmente ambas lenguas "encendidas" todo el tiempo, pero que el cerebro aprende a inhibir la que no es necesaria en cada momento. Ambas sin embargo están vigilantes.

Esa es una actividad casi permanente, pero no es la única área donde opera.

La psicóloga de la Universidad de Columbia Británica Janet Werker estudia a niños expuestos a dos idiomas desde su nacimiento para ver por qué no confunden ambos, y dice que los bebés bilingües aprenden muy pronto a prestar más atención que otros.

Las comunidades del Mundo bilingües, y hemos tomado como ejemplo la Argentina en Nueva York también conservan y aplauden el bilingüismo. El Dr. Verbitsky, especilista les asesora

Los médicos argentinos de nueva York, un buen ejemplo de una comunidad bilingüe activa y consciente

En la ciudad de Nueva York viven alrededor de 14.000 argentinos, según datos oficiales. Esta cifra equivale apenas al 0, 6 por ciento de la población latinoamericana de habla española. Sumando Nueva Jersey y los estados de Nueva Inglaterra (Connecticut, Rhode Island, Massachusetts, Vermont, Nueva Hampshire y Maine), en total son unos 25.000. Pero la proporción de ellos que ocupan posiciones destacadas dentro del mundo cultural y médico de la Gran Manzana es significativamente mayor de lo que estos números sugieren.

La mayoría de los psicólogos argentinos que llegaron a Nueva York en los últimos 25 años le deben su primer trabajo a Francine Klein Ruskin. Entre aquellos terapeutas estaba Miguel Verbitsky, distinguido investigador del mal de Alzheimer por la Universidad de Columbia; Roxana Korb, actual jefa del Departamento de Salud Mental del Jamaica Hospital, y Bibiana Geller, creadora del programa de asistencia terapéutica y legal para víctimas de crímenes internacionales del St. Luke's Roosevelt Hospital y muchos otros. Todos ellos están conscientes de las soluciones que el bilingüismo lleva consigo en el ámbito general y en el de la medicina y la psicología en particular. Además el Dr. Verbitsky ha tenido oportunidad de desarrollarse en charlas y conferencias sobre el problema de Alzheimer y las ventajas importantes del bilingüismo.

Ellos reconocen los enormes beneficios del bilingüismo. En este caso un bilingüismo intelectual. Lo tomamos esto como ejemplo de otras comunidades bilingües.

Las causas que originan esta enfermedad están aún por determinar. Si bien se conoce parcialmente la base genética del problema y se ha descubierto que se puede transmitir por herencia familiar, las investigaciones no han dado todavía con la alteración inicial que pone en marcha el proceso que conduce a la degeneración de las neuronas y la atrofia de la corteza cerebral.

Sólo se consideran probados como factores de riesgo: edad avanzada, historia familiar de demencia, síndrome de Down y ser portador del genotipo APOE (un marcador genético), sin olvidar que esta enfermedad es más frecuente entre las mujeres. A este respecto, recientes estudios epidemiológicos han demostrado que las mujeres que se sometieron tras la menopausia a tratamientos estrogénicos sustitutivos tienen menos posibilidades de padecer esta dolencia, lo que mueve a creer que los estrógenos promueven un cierto poder preventivo, parecido al descubierto en los antioxidantes (vitamina E) y en algunos antiinflamatorios.

Reconocimiento, diagnóstico y tratamiento

Para la identificación de una demencia, se deben explorar de forma sistemática las áreas del conocimiento afectadas: memoria, aprendizaje, lenguaje, orientación, capacidad de razonar, manejo de tareas complejas, habilidades… Los médicos disponen, para un primer examen, de instrumentos de screening, que consisten en test breves, sensibles, específicos y sencillos.

Mediante su aplicación, el facultativo no llega a obtener un diagnóstico preciso, pero puede determinar si el paciente precisa una exploración más completa. Confirmado el riesgo, el médico especialista efectúa un nuevo reconocimiento mediante pruebas radiológicas, analíticas y psicométricas, en aras de acercarse a un diagnóstico más exacto, aunque nunca definitivo, ya que sólo se puede afirmar con certeza que una persona sufre Alzheimer tras una biopsia cerebral o una autopsia. De ahí que a quienes reúnen los criterios clínicos compatibles con el Alzheimer se les diagnostique y trate como afectados por esta enfermedad.

El tratamiento, por su parte, siempre está orientado a mantener al máximo la capacidad funcional y mejorar la calidad de vida del enfermo. Los fármacos hoy utilizados e incluidos en el régimen de la Seguridad Social, poseen una acción terapéutica en casos de Alzheimer leves y moderados, mientras se espera que los que aún están en vía de investigación puedan resultar más eficaces, ya que bloquearían la formación de la proteína que contiene las neuronas causantes de la degeneración.

Los síntomas del Alzheimer

* El primer indicio es la pérdida de memoria reciente, la capacidad de aprender nueva información o recordar algo aprendido.

* Posteriormente, el avance de la enfermedad es gradual y provoca la aparición de otros cuadros clínicos, como la alteración del habla (afasia) y de la capacidad de realizar actividades motoras (apraxia), hasta el punto de limitar la movilidad del paciente en cosas tan elementales como vestirse, comer, caminar...

* El enfermo sufre también dificultades para reconocer los objetos (agnosia), una desorientación en el espacio y en el tiempo, así como cambios de carácter...

* No todos los casos son iguales. De hecho, a excepción del denominador común de la pérdida de memoria, en los pacientes pueden predominar los trastornos de comportamiento la desorientación o la movilidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1229 noticias)
Visitas:
9572
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.