Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Aloe Vera: un remedio para todo que hasta Cleopatra y Alejandro Magno lo usaron

17/04/2012 20:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde los tiempos de antes de Cristo el Aloe Vera ha sido una biblioteca de remedios. Se encuentra en los papiros egipcios, lo usaban los árabes y era un remedio en la Edad Media. Ya más sofisticado ha llegado a nuestros días como gel o engüento

El Aloe Vera, también conocido aunque menos por Sábila, es una planta perteneciente a la familia de las liliáceas. Compuesta por hojas largas y carnosas tiene parecido aspecto a la pita de color verde claro tirando a marrón cuando hay poca agua y mucho sol, y de color verde cuando se planta en tierra húmeda.

Ya desde tiempos remotos se conocían las virtudes del Aloe en Oriente y el Mediterráneo. En el siglo I d. C., Dioscórides describió extensamente en su herbario griego el Aloe Vera y sus propiedades medicinales y cosméticas.

El atractivo de Cleopatra se atribuye al uso de un ungüento de Aloe y se cuenta también que Aristóteles aconsejó a Alejandro Magno que conquistara la isla de Socrotora para proveerse de la planta con la que curar las heridas de sus tropas en el combate. La descripción más antigua conocida se encuentra en el papiro egipcio de Ebers del 1.500 a. C. en donde se detallan más de 12 remedios a base de Aloe Vera.

Los árabes, grandes consumidores, lo llevaron a sus campañas y al finalizar la reconquista dejaron extensas plantaciones que luego se intentaron introducir en el norte de Europa pero la planta no resistió el frío del invierno nórdico. La dificultad para la conservación de la planta hizo que se olvidaran sus virtudes y cayó en el olvido siendo sustituida por otros remedios.

En la Edad Media el uso del Aloe quedó restringido al Acibar desecado con gran contenido en Aloína que le confería propiedades cicatrizantes y bactericidas. Ya en el siglo XX se redescubrió el antiguo cultivo y se comprobó casi con asombro su eficacia sobre las úlceras y quemaduras casi incurables producidas por los rayos X y las radiaciones atómicas, aunque no fue hasta los años cincuenta que se consiguió estabilizar el jugo o gel.

El desarrollo de métodos analíticos, tanto en cuanto a la calidad cómo en la cantidad, han permitido conocer con criterios científicos, la extremadamente heterogénea composición química de las hojas de las diferentes variedades de áloe. Resultando de mayor interés por sus propiedades terapéuticas, la variedad conocida con el nombre de Áloe Vera Barbadensis Miller en cuyas hojas se encuentran una amplia gama de compuestos de reconocida acción farmacológica.

Debido a su fuerte demanda, la especie aloe barbadensis miller experimentó un incremento de las zonas de cultivo, por lo que fue introducida en muchas regiones de las zonas más cálidas de Estados Unidos, México, Antillas, Bahamas, Venezuela, Grecia, Marruecos, Israel, Egipto, Arabia, Argelia o India. También existen hoy plantaciones de aloe barbadensis en España (Andalucía, Baleares y Canarias). Del Aloe se utilizan las hojas basales, duras, gruesas y carnosas, recolectadas a partir de la planta adulta de más de 3 años y no más de 5.

Importantes estudios hablan de propiedades dermatológicas y efectos antituberculosos del Aloe, e incluso se está utilizando en estudio realizados en Bélgica, donde se aplicó el jugo de esta planta en tratamientos junto al AZT para enfermos de SIDA.

El Aloe Vera contiene en su composición resina, aloína, enzimas, proteínas, vitaminas (B12, B4, B6, B, A y C) y numerosos oligoelementos (sulfuro, magnesio, germanio, calcio, potasio, hierro, fósforo, sodio...). Su ingrediente clave es el germanio, presente en todas las plantas consideradas milagrosas por sus beneficiosos efectos sobre la salud. Esta sustancia actúa como un filtro depurador del organismo, elimina los desechos de las células, reestructura y revitaliza la médula ósea, reactiva el sistema inmunitario y estimula la producción de endorfinas para calmar el dolor. El Aloe es inhibidor del dolor, antiinflamatorio, depurativo, digestivo, fungicida, bactericida, regenerador celular, antibiótico, coagulante, antiviral y desintoxicante.

Sus propiedades hidratantes y balsámicas actúan de manera favorable en las anomalías de la piel y las mucosas, es llamado por algunos la hormona de las heridas: el Aloe es un potente estimulador biogenético que reduce al máximo las cicatrices, quemaduras, hongos vaginales, heridas diversas, llagas, varices, dermatitis, cólicos, picaduras, herpes labial y aftas.

En su uso interno combate las llagas y ulceraciones bucales, afecciones de las cuerdas vocales, afonías y ronqueras, hernia de hiato, faringitis, úlceras, estreñimiento, colitis, hemorroides, reglas dolorosas, desarreglos menstruales, fatiga, falta de apetito, gases y digestiones pesadas.

Casi sin excepción alivia el dolor y también se dice que cura el cáncer de piel. Todas las cremas solares tienen alguno de sus ingredientes

El uso de este remedio natural es sumamente variado tanto en su utilización interna como externa, pues es la más asombrosa mezcla de antibiótico astringente y agente coagulante, inhibidor del dolor y estimulante del crecimiento de los tejidos.

En todo Asia y sobre todo en China, el Alea es hasta un poderoso elixir del amor

En China, el Aloe Vera se utiliza para alargar la vida, para eliminar depresiones y como elixir del amor. También se emplea en caso de estreñimiento crónico o bien para expulsar lombrices intestinales. En afecciones dentarias y de los huesos, refuerza y contribuye a fijar el calcio, el magnesio y el germanio, frenando degeneraciones bucales, caries y flemones, protegiendo de los elementos agresivos que desgastan el esmalte de los dientes y regenerando las encías.

Casi sin excepción, siempre detiene el dolor, permite mejorar la curación de toda tipo de heridas y demora la presencia de arrugas. Su aplicación en casos de cáncer de piel, y como preventivo de cáncer digestivo y de colon, ha dado resultados satisfactorios, ya que tonifica y aumenta todas las funciones protectoras del organismo, previniendo éste ante alergias, soriasis, úlceras, disenterías y demás inflamaciones del intestino, hemorroides y fisuras anales.

En cuanto a las quemaduras solares y las manchas marrones producidas por el sol, ayuda a prevenirlas y hasta se dice que permite el paso de los rayos bronceadores. Cuando las quemaduras ya existen, la aplicación de su jugo en la zona afectada mitiga el dolor y reduce la posibilidad de infección, pues siendo un excelente filtro solar de rayos ultravioleta elimina las manchas y quemaduras.

El Aloe Vera es un ingrediente importante en infinidad de productos de belleza y alta cosmética ya que es un regenerador celular natural, cicatrizante, tonificador y de suma penetración de la piel, que evita las arrugas prematuras y retarda las propias de la edad, retrasando de esta manera el propio envejecimiento de nuestro cuerpo ahí donde es aplicado de forma regular.

Penetra en las tres capas de la epidermis, expulsando las bacterias y los depósitos de grasa que tapan los poros. Al mismo tiempo que la acción de sus nutrientes naturales estimulan la reproducción de nuevas células. Por ello es utilizado en la fabricación de pomadas dermatológicas, ya que su zumo es humectante natural, que activa y vivifica la piel dejándola más suave y humedecida.

Su jugo ayuda a cicatrizar el ombligo del recién nacido; da muy buenos resultados en irritaciones producidas por el roce de los pañales y por la propia orina. El Aloe Vera, utilizado después del afeitado, suaviza la piel y hace desaparecer el ardor, ya que en muy pocos instantes regenera muchas de las células rotas al paso de las cuchillas al afeitar, dando una sensación de gran alivio; igualmente es muy eficaz después de la depilación, por lo que evita erupciones, granitos, irritaciones y enrojecimiento, cerrando de forma rápida los poros dilatados.

En cuanto al cuidado del cuero cabelludo y del cabello, es notable destacar cómo ataca de forma eficaz la caspa, la seborrea, la grasa y la alopecia, previniendo a su vez la formación de costras e irritaciones.

La utilización del Aloe Vera es tan diversa y efectiva que es prácticamente imposible enumerar todos y cada uno de los casos en los que es recomendado su empleo. El Aloe Vera más que un remedio es un catálogo de efectos bienhechores.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1875 noticias)
Visitas:
11107
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.