Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Martín Gainza escriba una noticia?

Algo más que una Semana de Terror para "Jack el Destripador" un personaje mítico, oculto en la niebla de la verdad y el mito

03/11/2009 18:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La historia de este asesino en serie que casi veneran los ingleses se ha visto en más de un siglo magnificada por los periodistas de "Fleet Street". Es por eso que la traemos hoy para no estar ausentes en la Semana del Terror

En 1888, el este de Londres -cuatro kilómetros cuadrados de extensión- estaba habitado por cerca de 500.000 personas-especialmente en los barrios de Whitechapel y Aldsgate- que vivían en condiciones extremas de pobreza, insalubridad y depravación. Más de la mitad de los niños morían antes de cumplir los 5 años y cada habitación de las casas semiderruidas estaba ocupada por seis o siete personas: hombres, mujeres y niños. No es de extrañar, por tanto, que el alcoholismo y la prostitución alcanzaran niveles alarmantes: según la Policía, unas 1.200 mujeres ejercían en la calle. En consecuencia, abundaban los asaltos nocturnos –especialmente a mujeres-, algunos de los cuales resultaban mortales.

El forense de esos días, el doctor Philips dijo a finales de siglo que tenía serias dudas en torno a un autor común y según las autopsias, había diferentes asesinos. Como la lectura de los casi cien libros escritos sobre el tema no hacen la luz completa, hay que decir que Pola Nichols (murió con la garganta destrozada); Annie Chapman, más o menos lo mismo; Catherine Eddowes, destripada y con el rostro mutilado y la cara desfigurada; Liz Stride, con una regular cuchillada en el cuello y Marie Nelly, 25 años, una belleza tuvo tiempo de gritar “¡Asesinos!” y murió más bien por falta de asistencia en su casa, que por la gravedad de los cortes. Jack el Destripador desapareció después, según Scotland Yard, para siempre, dicen que por muerte natural.

Todos los detalles del caso parecen indicar que “Jack” era un psicópata y que fue la prensa la que lo sacó adelante en popularidad

Los ortodoxos, en criminología argumentan afirmando que el personaje fue a más en sus crímenes sólo “para apaciguar sus necesidades psicóticas”. Pero el caso es que los crímenes con exageraciones enormes y despliegues, como hemos dicho, de una prensa victoriana que no tenía para hablar sino el tema de grandezas coloniales británicas en el mundo, pudieron inducir a otros criminales a imitar la primera de las muertes. Por esos días circularon centenares de cartas en las redacciones de los periódicos atribuyéndose cada crimen y con detalles –tomados de la propia prensa- espantosos. Las muertes que debieron tener otro autor común fueron las de Alice y Frances Coles. Los periodistas dicen que la continuidad de las cinco primeras muertes, la primera en agosto de 1888 y la última en noviembre, hace creer que pudieron ser por lo menos dos los “destripadores”.

Para conservar el mito de Jack el Destripador, como el de Sherlock Holmes, el de Drácula, Frankenstein u otros personajes populares, Scotland Yard, que siguió las investigaciones en el siglo siguiente, prefirió no hacer diferencias entre las formas de morir de las cinco prostitutas.

Por otro lado, los ingleses con alguna minusvalía mental (había muchos anormales en los barrios de Aldgate y Whitechapel), no querían despertar sospechas porque, como certifican Martin Howells y Keith Skinner, los barrios del East londinense estaban totalmente abandonados por la medicina de esos días; había muchos personajes psicóticos y alienados, pero nadie se atrevía a decir nada porque el encierro en uno de los hospitales de “locos” era peor que la cárcel. Era la muerte.

Hay muchos asesinos en serie en el mundo pero "Jack el destripador" puede reivindicarse como el primero

El personaje ya mitificado ha sido llevado a la pantalla varias veces y sirvió de ilustración a muchas historias de ficción de principios de siglo (y finales) y hasta se trató de romantizar los crímenes. Su comparación con el Gigante Asesino de la baja literatura londinense fue generalmente admitida. La primera vez que apareció su nombre fue en la histórica carta enviada a la central News Agency dos semanas después de la muerte de Chapman (como hemos dicho). Los expertos están de acuerdo en que las cartas sucesivas citadas no eran sino groseras imitaciones de la primera. Y los enterados recuerdan que en los barrios en que se escribieron no había escuelas y poca gente sabía como firmar y menos como trazar un dibujo, una cara, que era “la marca de fábrica” del asesino.

La última teoría, presentada en 2007 por la investigadora francesa Sophie Herfort apunta a un oficial de policía, Melville MacNaghten (1853-1921), el cual fue de los que visitó la escena de los crímenes y se guardó fotos post-mortem de las víctimas. Se dijo de este policía que él mismo era el autor de varios asesinatos para forzar a su superior a dimitir. “Los investigadores de criminología francesa piensan que “Jack el Destripador” era miembro de la policía y su nombre era Melville MacNaghten, que es el que maneja la novelista Sophie Herfort.

Este policía cumplía sus funciones y de hecho era el número tres en Scotland Yard (entonces mítica organización policial inglesa). Esta hipótesis se basaría en que Melville habría sido designado para el cargo del caso en el año 1889, año en que el asesino había dejado de matar. Y al parecer este agente siempre proporcionó datos confusos que más que ayudar desviaban la investigación. Se comparó la letra de Melville con la de una de las cartas con encabezamiento “Dear Boss”(Querido Jefe) dirigida a Scotland Yard que hemos dicho se atribuyó en principio a un periodista de “Star”, hoy se dice que la caligrafía era idéntica a la de Melville.

Asimismo, recientemente se ha dado a conocer una posible identidad del asesino según documentos de Scotland Yard, expuestos en el Black Museum. El sospechoso fue un peluquero llamado Aaron Kominski. ¿Podía ser una pista falsa?… “¿Y por qué no lo detienen?”. También se acusó a los masones relacionando la palabra “juwes” de la frase “The juwes” are the men that will not be blamed for nothing” (Los “juwes” son hombres a los que nada se puede achacar) escrita en la pared con sangre tras la muerte de Catherine Eddows, que era palabra de una leyenda masónica de Hiram Abif y de sus asesinos los “juwes“. Otros dijeron que “juwes“ era “jews”(judíos), mal escrita.

En el año 2006 se descubrió en una de las cartas examinadas, ADN de mujer, por lo que algunos piensan que “Jack” pudo haber sino una mujer, aunque en ese caso debió de tratarse de una mujer lo suficientemente fuerte como para mutilar los cuerpos de las prostitutas y, lo que es más improbable, con la particular psicología de un asesino sexual en serie, eso sin contar los conocimientos de anatomía.

Scotland Yard también barajó la posibilidad de que el asesino fuera Lewis Carroll pues se decía que en su poema Jabberwocky estaba escrita una declaración hecha en anagramas.

Datos adyacentes útiles para identificar a nuestro personaje:

  • Los propietarios de pisos del barrio de Whitechaple alquilaban habitaciones a gente que esperaba ver al destripador.
  • Las víctimas fueron acuchilladas con la precisión de un especialista, lo que dio lugar a otras conjeturas.
  • El duque de Clarence y Sir Arthur Conan Doyle considerados por muchos como sospechosos de ser Jack, tenían coartadas, aunque en realidad nunca se les molestó.
  • Cuatro de los asesinatos ocurrieron justamente durante las vacaciones de la Universidad de Cambridge, lo que suscitó la teoría de que un profesor o alumno aventajado pudiera ser el Destripador.
  • Cuando cundió el pánico entre la población, una tienda anuncio ofreciendo corsés de acero especiales para mujeres.
  • Scotland Yard pensó traer 3.000 policías más de Francia y Alemania. Pero el gobierno no lo permitió.
  • Un número no determinado de policías (hombres) se disfrazaron de mujer para tratar de atraer al Destripador.
  • Entre las pruebas enviadas a Scotland Yard por el sádico acompañaba un riñón en una carta firmada por Jack.
  • Está considerado como el caso de asesinato más misterioso del mundo.
  • Se han escrito sobre el caso más de 50 libros…
  • La conocida serie de Maichel Caine para TV, basada en esa historia, debió ser rodada en Bath, al oeste de Inglaterra. Ya no quedan calles empedradas en Whitechapel.
  • Los lugares que frecuentaba el asesino son visitados por más de 500.000 turistas al año.
  • Los turistas americanos se quejan cuando visitan Londres de que no hay niebla como en los tiempos de Jack el Destripador.
  • Uno de los apartados más populares del Museo de Cera Madame Tussaud es la figura del Destripador hablando a una mujer muy atractiva.
  • Uno de los pubs más populares es el The Jack the Ripper. Siempre lleno como el de Sherlock Holmes.
  • Se dice que el fantasma del asesino frecuentaba la morgue del London Hospital. Y la gente se pregunta...¿y por qué no le detuvieron?
  • Scotland Yard no ha cerrado el caso de los asesinatos de Jack.
  • Una teoría dice que el asesino tenía una enfermedad venérea contraída al principio de su carrera.
  • Otra hipótesis es que era un amante de Oscar Wilde. Y de esas hay cien mil.
  • Las víctimas podrían haber sido reducidas con cloroformo, lo cual en esos días no era tan corriente.


Sobre esta noticia

Autor:
Martín Gainza (9 noticias)
Visitas:
15075
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.