Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Editorial Voces De Hoy escriba una noticia?

Algo que nunca tendrás, una novela de Héctor González

26/03/2011 02:44 4 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sobre el amor y la homosexualidad… próxima a publicarse por Voces de Hoy

Por Pedro Pablo Pérez Santiesteban

Compartir con Héctor González una tarde de plática, ha sido sin dudas un momento sincero y agradable. Este joven autor llegó a nuestra casa editorial a finales del pasado año, con el sueño preciado de publicar su primera novela: Algo que nunca tendrás, una historia de amor entre dos hombres adolescentes, allá por los años ochenta y que se desarrolló por las calles de alguna ciudad en la isla de Cuba.

Háblame un poco sobre esta novela.

Algo que nunca tendrás es una historia que va conmigo hace muchos años. Es una novela que necesitaba sacarme, como una especie de exorcismo, para poder escribir otras cosas. Escribí algunos fragmentos al estilo de cuentos mientras vivía en Argentina; pero no fue hasta el año pasado, cuando afortunadamente estuve desempleado por varios meses, que por fin pude sentarme a escribirla completa y de un tirón. Me resulta incómodo hablar mucho sobre ella, porque creo que si hablas demasiado sobre lo que escribes terminas profanándolo y despojándolo de todo misterio; pero puedo decirte que es una historia de amor, más allá de ser una historia de amor gay; y trata sobre las emociones y experiencias que sólo pueden vivirse bajo el influjo del primer amor y si tuvimos la suerte de vivir una pasión de este tipo cuando fuimos jóvenes e inocentes. Que suceda en la Cuba de los ochenta es solo anecdótico, no pretendí hacer un panfleto sobre la discriminación que sufre un adolescente gay en una sociedad totalitaria y homofóbica; lo que se cuenta sobre eso en el libro es una arista ineludible de la historia y nada más.

¿Piensas que la homosexualidad ya dejó de ser un tema tabú?

Es obvio que la homosexualidad no ha dejado de ser un tabú. Basta estar al tanto de las cifras que se han dado a conocer en las últimas semanas sobre la cantidad de adolescentes gay suicidándose en Estados Unidos a causa de las burlas que sufren en sus entornos. Uno termina descubriendo alarmado que los mismos miedos que sufriste hace casi treinta años y que sufrieron otros cientos antes que tú, los están padeciendo estos jóvenes hoy en el siglo veintiuno. Y si miras hacia el mundo árabe, donde veinte de sus países contemplan la homosexualidad en su código penal como un delito y cuatro de ellos la condenan con la pena capital, concluyes consternado que hay mucho todavía que andar para que la homosexualidad deje de ser tabú en el mundo. Felizmente las nuevas generaciones están creciendo más desprejuiciadas y cada vez hay más gente de buena voluntad involucrada para que el mundo cambie. El proyecto It Gets Better que ahora mismo está corriendo en Youtube es un ejemplo hermoso.

Aprovechando el momento y el argumento de la novela, quise conocer la opinión de Héctor sobre uno de los temas más controversiales en los últimos tiempos. Cuéntame qué piensas acerca del matrimonio entre dos personas del mismo sexo y sobre la adopción de niños por estas parejas.

Hace poco leí un artículo donde alguien opinaba que el mundo gay, usualmente tan festivo e irreverente, estaba ahora tratando de imitar el estructurado mundo heterosexual persiguiendo igualar el derecho a contraer matrimonio y a contar con un superfluo papel que atestiguara la legalidad de una unión, cuando lo que en verdad importa es el amor. Mi opinión es que la lucha por los derechos civiles de los gays es urgente y todos debemos involucrarnos en ella si queremos que algún día dejemos de ser discriminados. El amor solo no basta. Somos seres sociales y vivimos bajo un sistema de leyes que respetamos, de modo que tenemos el derecho a también disfrutar de los beneficios de ese sistema legal que los heterosexuales hoy disfrutan y que nosotros no. Cuantas parejas gay, luego de compartir juntos una vida entera, han perdido todo cuando uno de los dos ha muerto. Bajo las leyes actuales el sobreviviente es considerado un “extraño” que debe pagar al estado prácticamente la mitad de cualquier herencia que reciba de su pareja.

Cuando me preguntan sobre el tema de la adopción enseguida pienso en cuántos niños vienen a diario al mundo de padres inmaduros, no preparados ni sicológica ni económicamente; niños que crecen maltratados, traumatizados, faltos de amor. Y no existe ninguna ley que cuestione el derecho de esas personas a traer al mundo a niños destinados a ser infelices y a crecer en ambientes hostiles. Sin embargo hay una implacable oposición a que parejas del mismo sexo adopten, a pesar de que estén económica, anímica y moralmente preparadas para proporcionarles una mejor vida a niños que necesitan de alguien que les proporcione un hogar. Felizmente, los testimonios de hijos adoptados por parejas gay son la mejor prueba de que quienes se oponen están equivocados. Y espero que no esté lejos el día en que el mundo se avergüence de la discriminación que sufren los homosexuales hoy, del mismo modo en que hoy nos avergonzamos de la discriminación que sufrían, por ejemplo, los negros hace unas pocas décadas.

Es una novela que necesitaba sacarme

Héctor González es un joven arquitecto, que tiene el don de escribir, y que por cierto, en mi modesta opinión es algo que hace muy bien, puedo dar fe de este comentario, porque tuve el gusto de leer el manuscrito de su novela y de escribir algunas palabras a manera de prólogo para este libro. Por eso ahondé sobre el tema de la literatura en general y sus aspiraciones como escritor. ¿Tienes algún proyecto literario en estos momentos?

Tengo muy poco tiempo para escribir en este momento. Estoy haciendo una segunda carrera en la Universidad Internacional de la Florida, que con suerte terminaré a principios del año próximo. Estoy escribiendo a ratos historias cortas que en algún momento se convertirán en un libro de cuentos; y tengo una novela entera viviendo en mi cabeza por ahora, esperando la oportunidad de sentarme a escribirla. Sé exactamente cómo empieza y cómo termina, y voy a disfrutar mucho escribiéndola cuando pueda hacerlo. Como dijo alguien, cuando se escribe, uno escribe el libro que quiere leer y que los otros no han escrito, y eso es lo que hice con Algo que nunca tendrás y lo que pretendo hacer con esta otra historia.

¿Cuál sería tu escritor favorito?

No tengo un escritor favorito. Antes sí acostumbraba a tenerlo. Recuerdo que a los quince era un fanático absoluto de Hemingway y leía sus cuentos una y otra vez, y todos los libros que hablaban de su vida. Todo lo que tenía que ver con Papa Hemingway me fascinaba. Cuando llegué a Argentina me hice devoto de Reinaldo Arenas. En Cuba era casi imposible encontrar sus obras y en Argentina de repente las tuve todas a mi alcance. Fue un banquete maravilloso. Admiro su autentica vocación de escritor y creo que Necesidad de libertad es un libro que deberíamos de leer todos. Luego me he ido haciendo adicto por etapas: a Raymond Carver y sus cuentos impecables, luego a Truman Capote, después a Djuna Barnes, a Kundera, a Nabokov, del mismo modo que a los doce era adicto a Agatha Christie. Y del mismo modo que ahora estoy fascinado con la trilogía de Stieg Larsson. Me encantan las publicaciones que hablen de crítica literaria, y por suerte hoy hay muchas al alcance de todos en Internet, y leyendo en esos sitios descubro autores que luego se convierten en mis nuevos favoritos.

Como casi siempre sucede, el tiempo se esquiva y se convierte en saltos de segundo, minutos y horas que se escapan a la realidad vigente, y de pronto, donde estaba el sol, comienza a salir la luna. Héctor me comenta que ha quedado en ir con unos amigos a cenar, y me doy cuenta que otras interrogantes sobre su novela y otros temas tendrán que esperar, pero aprovecho y cierro la entrevista con algo más personal:

¿Y cómo es una cena perfecta para Héctor González?

Una cena en casa con un grupo de amigos, no más de seis. La comida cocinada por mi (me encanta cocinar) y la risa asegurada por ellos. O una cena en mi patio con mi pareja, en estos meses en que el tiempo de Miami es envidiado por el resto de la nación. De vez en cuando preparamos en la mesa del patio una suerte de cena lezamiana, pero con platos diferentes cada vez, después de todo lo que importa es la atmosfera, ¿no?


Sobre esta noticia

Autor:
Editorial Voces De Hoy (223 noticias)
Visitas:
13795
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Ricardo M (29/03/2011)

Muy interesante la entrevista a Héctor. Soy heterosexual. Entiendo sus puntos de vista, muy válidos, justos y valientes!
Queremos ser justos, libres, tolerantes o no ?
Lo importante en el ser humano es su condición como tal. No los labels y tabúes nacidos de la intolerancia.
Lo felicíto por su valentía, pues contribuye a lavar un poco las culpas de la sociedad.

0
+ -
Responder

Celeste (29/03/2011)

¿Algo que nunca tendré? Por qué no, si me gusta la compro. Pero antes quiero una probadita. Suerte y que tengas eso, a pesar de que piensas que nunca lo tendras.

0
+ -
Responder

Dunia F (03/04/2011)

Algo que nunca tendras?, un nombre muy sugestivo para una novela. Conozco a Hector, en poco tiempo he aprendido a conocer y admirar muchos aspectos de su vida. Y puedo asegurar que esta novela nos va a sorprende, mostrara un mundo totalmente nuevo para muchos, con sentimientos encontrados, o quizas remordimientos pero lo mas importante es que todo va mas alla de la diferencia. Estoy ansiosa por deleitarme con esta novela. Muchas gracias amigo mio por compartir con nosotros tu obra.

0
+ -
Responder

HIGINIO (31/10/2011)

GENIAL. TE INVITAMOS A UN ENCUENTRO ENTRE AMIGOS.