Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Algo que no se cumple: la Declaración Universal de los Derechos de los Animales

10/03/2010 19:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las Naciones Unidas y la Unesco respaldaron esa declaración en 1977 sin que mucha gente ni se enterara. Así pues la crueldad siguió pero ahora parece que con los nuevos medios el mundo despierta

El espíritu de la Declaración

La Declaración Universal de los Derechos de los Animales fue proclamada solemnemente el 15 octubre de 1978, en la casa de la UNESCO en París. La declaración constituye una postura filosófica en la relación que debe establecerse ahora entre la especie humana y las otras especies. La filosofía se funda en conocimiento científico moderno y expresa el principio de la igualdad de la especie con respecto a vida.

Ya terminando casi la primera década del siglo XXl, provee a la humanidad de un código de ética biológico. La igualdad universal no es un nuevo concepto; se ve en las civilizaciones que anteceden la civilización occidental y en las religiones que difieren totalmente de la tradición de Judeo-Cristiana. Pero ésta ética necesitaba establecerse clara y firmemente en el mundo de hoy que ha sufrido ya considerable desorganización, que está constantemente amenaza con la destrucción, la violencia y la crueldad.

Mientras que la humanidad ha logrado gradualmente establecer un código de derechos para su propia especie, ésta no retiene ningún derecho especial sobre el universo, siendo, de hecho, solamente una de las especies de animales sobre el planeta y una de las más recientes. La vida no pertenece a la especie humana; y el ser humano no es ni el creador ni el dueño exclusivo de la Vida. La vida pertenece igualmente a los peces, insectos, mamíferos, pájaros y hasta las plantas. En el mundo viviente el ser humano ha creado una jerarquía arbitraria que no existe en la naturaleza y que sólo toma en cuenta las necesidades de la raza humana. Esta jerarquía antropocéntrica ha dado pie al racismo (specism; especismo) o sea: la adopción de actitudes diferentes para especies diferentes, destruyendo unas, mientras protege otras, declarando algunos como "útiles" y otras como "pestes" o "fieras", reservando el término "inteligencia" para la especie humana, mientras a los animales se otorgan meramente "instintos".

Esto es lo que llevó al ser humano a creer falsamente que los animales no experimentan dolor de la manera que lo experimentan los humanos. Hoy queda bastante claro que los animales sí experimentan sufrimiento físico de la misma manera que los humanos, y que el pensamiento animal, relacionado a la presencia de un sistema nervioso central, es mucho más complejo que lo que la neurociencia había sugerido anteriormente, que por lo tanto ésto significa que los animales también experimentan sufrimiento mental.

La Declaración Universal de los Derechos de los Animales está diseñada para ayudar a la humanidad a restaurar la armonía en el universo. No está diseñada para revivir el estilo de vida de tribus primitivas. Es una etapa durante la cual los humanos llegarán a respetar la vida en todas sus formas, para el beneficio de la comunidad biológica entera a la que la humanidad pertenece y sobre la cual que depende.

La Declaración Universal de Derechos Animales no está destinada a ser una desviación o distracción a la lucha contra el sufrimiento y la pobreza humana, tanto mental como física, contra el egoísmo desenfrenado, la tortura y el encarcelamiento político. Todo lo contrario. El sentir respeto por los derechos de los animales, tiene como consecuencia ineludible el respecto a los derechos humanos, siendo ambos inseparables.

La Declaración Universal de Derechos Animales provee a la humanidad con una filosofía, un código de ética biológica y un código de comportamiento moral que, cuando se le de cuidadosa consideración, y cuando se despierte una conciencia genuina, la raza humana reanudará su posición apropiada entre las diferentes especies, viviendo como parte del balance de la naturaleza, siendo éste el requisito previo básico para la misma supervivencia de la especie humana. Esto significa que la especies humana tendrá que cambiar el desenfreno y actitudes actuales antropocentristas, así como también todo las formas de zoolatría, para adoptar un modo de comportamiento y un código moral con base en la defensa de la Vida, dando precedencia al biocentrismo.

Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

A) Todo animal tiene derecho al respeto

B) El ser humano, como especie animal, no tiene derecho de exterminar o explotar a otros animales violando este derecho. El ser humano tiene obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales.

C) Todos los animales tienen derecho a la atención, los cuidados y la protección por parte del ser humano.

***

A) Ningún animal será sometido a malos tratos y se establece la prohibición de actos crueles sobre los animales.

B) En caso de que la muerte del animal sea necesaria, esta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

***

A) Se establece el derecho a la libertad de los animales salvajes y el derecho de los domésticos a vivir y crecer al ritmo y las condiciones propias de sus especies y a vivir en su medio ambiente natural, ya sea terrestre, aéreo ó acuático, a reproducirse y a cumplir su ciclo natural de vida.

B) Toda privación de libertad, aunque sea con fines educativos, es contraria a este derecho.

C) Toda modificación de dichos ritmos o condiciones, si es impuesto por el ser humano con fines mercantiles es contraria a este derecho.

***

A) Todo animal escogido por el hombre como compañero tiene derecho a que la duración de su vida esté de acuerdo con su longevidad natural.

B) El abandono de un animal es un acto cruel y degradante.

***

Todo animal de trabajo tiene derecho a limitar su tiempo e intensidad de trabajo, a una alimentación adecuada y al reposo.

***

A) Se condena la experimentación científica con animales que implique un sufrimiento tanto físico como psicológico, es totalmente incompatible con los derechos del animal, ya se trate de experimentos médicos, científicos, comerciales o de cualquier naturaleza.

B) Deben ser utilizadas y desarrolladas técnicas alternativas a la experimentación animal.

***

Cuando un animal es criado para la alimentación debe ser nutrido, alojado, transportado y sacrificado sin que ello le produzca ansiedad o dolor.

***

A) Ningún animal debe ser explotado para esparcimiento del ser humano.

B) Se prohíben los espectáculos y exhibiciones incompatibles con la dignidad del animal.

***Las escenas de violencia en las que los animales son víctimas deben ser prohibidas en el cine y la T.V. salvo si sirven para mostrar los atentos contra los derechos de los animales.

***

A) Todo acto que conlleve la muerte innecesaria de un animal es un crimen contra la vida, es decir un biocidio.

B) Todo acto que conlleve la muerte de un gran número de animales salvajes es un genocidio, es decir, un crimen contra la especie.

C) La contaminación y la destrucción del ambiente natural conducen al genocidio.

D) Un animal muerto debe ser tratado con respecto.

***

Se entiende como animal de compañía todo aquel mantenido por el hombre, principalmente en su hogar, por placer y compañía sin que exista actividad lucrativa ninguna.

Se recomienda a todos los estados que establezcan leyes que defiendan estos derechos. Los organismos para la protección y salvaguarda de los animales deben estar representados a nivel gubernamental.

Los derechos del animal, al igual que los del hombre, deben ser defendidos por la Ley.

Diez razones para dar por terminado el tema de los toros dentro del contexto de los derechos de los animales

Según la RAE, una corrida de toros es "una fiesta que consiste en lidiar cierto número de toros en una plaza cerrada". Por su parte, lidiar es "luchar contra el toro hasta darle muerte". La tauromaquia es definida como "la ciencia del toreo". Toda ciencia, incluso ésta, se estructura como un conjunto de reglas, observaciones y maneras en que la corrida y la lidia de toros debe realizarse para cumplir su objetivo final: la muerte del animal.

Muchos pensamos que las corridas de toros son una práctica inhumana, que no tiene cabida en nuestra sociedad. Este artículo tiene 10 argumentos para contestar, punto por punto, a los fanáticos de las corridas de toros que siguen apoyando esta crueldad innecesaria.

1. "La corrida de toros es un deporte" La definición de deporte según la RAE: "actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas"; hasta aquí estaríamos de acuerdo. Pero, decir que el toreo es un deporte de competencia igualitaria entre dos rivales, es falso, pues esta condición no se cumple. Los sucesivos escándalos por el afeitamiento de los toros (cortar o limar la punta de los cuernos al toro para que su lidia resulte menos peligrosa) o las investigaciones que han dejado ver la manera en que los toros son preparados para la corrida en toriles; dejan mucho que desear a una afirmación como que el enfrentamiento se da entre dos rivales en iguales condiciones. Hoy una corrida de toros es un espectáculo de engaño y falsedad, donde los machos se enfrentan a un animal completamente minado en sus facultades físicas mediante el cansancio y el dolor.

2. "Los toros son una tradición, y las tradiciones hay que mantenerlas" ¿Desde cuándo las apologías a la violencia y la destrucción son dignas de perpetuamiento histórico?. Tradiciones como la ablación femenina o la esclavitud -que persisten hoy en día- nos horrorizan ... ¿por qué no una tradición cruel y sadista como la fiesta de los toros?. Porque se trata de animales, seres autómatas para algunos, o medios al servicio de los fines humanos, para otros. Las tradiciones sustentadas en la violencia y el aniquilamiento no hacen más que perpetuar éstos comportamientos como dignos de práctica y seguimiento: si podemos matar un animal, ¿por qué no podremos matar también a nuestro enemigo político, o a todo aquel contra el que nuestras diferencias se vuelquen?. Las tradiciones deben ser soporte de lo que nos define y construye, pero también de lo que esperamos en el futuro. La pretendida racionalidad de nuestras sociedades, y los nobles objetivos pacíficos en el mundo, están amenazados toda vez que dejamos a este tipo de tradiciones ser fundamento formativo de las nuevas generaciones.

3. "Las corridas de toros son un arte" El arte es un proceso de creación y construcción, que da vida, no la quita. Como interpretación de una representación mental, algunos autores han definido al toreo como seductor, en tanto niega lo absurdo y trágico de la muerte humana, trascendiendo y humillando la animalidad del toro. Para Hilda Salmerón, el toro le recuerda al hombre la angustia por lo limitado de su naturaleza animal, y se proyecta en una superioridad simulada ideando instrumentos de tortura y lidiando al toro con ellas a través de las diferentes suertes o lances de la corrida. Con ello, el torero representa la trascendencia a su propia condición mortal, a su propia condición animal. Sin embargo, lo que sucede no es el enfrentamiento de toro con torero, sino un animal contra el arsenal del torero. Éste destruye y aniquila, en búsqueda de la ansiada "inmortalidad" que consigue efímeramente bajo el disfraz de la fama, de salir por la puerta grande y de premiar al diestro a merced de las orejas y/o la cola de un pobre animal que ha sido el fantoche en la farsa. Este arte no construye ni da valor. Antes bien, destruye todo lo enaltecedor del arte para la vida humana.

4. "El toro muere dignamente" La dignidad es un valor y una categoría construida por los humanos para simbolizarnos cosas. Pero acá es utilizada para describir desde la perspectiva del toro lo que la muerte simboliza/(ría) para él. Para un animal como el toro, el dolor es el dolor y la muerte es la muerte, no son dignas ni indignas. La muerte es el fin de su vida. Y mientras más rápido y de golpe suceda, mejor -al menos, esa sería para los humanos una muerte ideal. Para un toro la corrida es la muerte inminente; porque se diga o no, toro que pisa la arena termina en la sala de despiece (aún los indultados que tras irse a la dehesa la mayoría muere por las heridas recibidas). ¿Es digna una muerte lenta, dolorosa, torturante, asfixiante? ¿Una muerte en la que un toro es obligado a someterse a las torturas de un equipo de sádicos? ¿Que dicen amar y respetar a los toros? (me imagino que los aman como una quimera y un ideal, si no no me explico la tortura a la que someten a cada ejemplar en la arena). Eso no es dignidad.

5. "Los toros son cultura" En 1980, la UNESCO, máxima autoridad mundial en materia de cultura, emitió su opinión al respecto: "La tauromaquia es el malhadado y venal arte de torturar y matar animales en público y según unas reglas. Traumatiza a los niños y a los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello, constituye un desafío mayor a la moral, la educación, la ciencia y la cultura". La cultura entendida según la RAE como "conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc." sólo será constructiva y válida mientras apueste por dar valor al ser humano, transformarlo en un ser más sensible, más inteligente, y más civilizado. La crueldad que humilla -a humanos o animales- y destruye por el dolor jamás se podrá considerar cultura. Esas sólo serán costumbres odiosas contra el mundo y contra sí mismos. Aún así, la AIT (Asoc. Internacional de Tauromaquia) ha pedido a la Unesco que la tauromaquia sea considerada parte de los "Bienes Intangibles del Patrimonio de la Humanidad". Si la violencia, la crueldad y la barbarie son consideradas "Patrimonio de la Humanidad", esta petición será acogida.

6. "Son parte de la tradición religiosa, que honra a la virgen y a algunos santos" Este es un gravísimo error. La iglesia en varias oportunidades, ha condenado la celebración de fiestas en que se torturen y maten animales. El papa Pío V en 1567 promulgó una bula en que "condena estos espectáculos torpes y cruentos", estableciendo pena de excomulgación para clérigos, emperadores, reyes y cardenales que fomentaran dichos espectáculos. En 1920 el secretario del Estado Vaticano, cardenal Gasparri declaró que "la iglesia continúa condenando en alta voz, tal como lo hiciera el papa Pío V, estos sangrientos y vergonzosos espectáculos". Juan Pablo II, haciendo un estudio de la Biblia dice que "el hombre, salido de las manos de Dios, resulta solidario con todos los seres vivientes, como aparece en los salmos 103 y 104, donde no se hace distinción entre los hombres y los animales". ¿Por qué los sacerdotes que promueven las fiestas patronales y las iglesias encargadas de ellas, hacen caso omiso de estas palabras de sus líderes? Será por motivos económicos, pienso: "Poderoso caballero es don Dinero" (Quevedo).

7. "Sin corridas no habría toro bravo, éste desaparecería" El toro es un animal herbívoro. Gran parte de su vida consiste en buscar pastos para alimentarse, y no es bravo sino en las luchas territoriales, en la lucha por la reproducción y/o en situaciones de peligro. El toro es artificialmente manipulado y provocado para que responda de manera agresiva al torero. La casta brava de los toros ha sido genéticamente manipulada por el hombre para que sus ejemplares sean agresivos, tal como se han manipulado los ganados lecheros o de carne. En este caso, que se termine la fiesta de los toros significará el fin de la bravura del toro que es económicamente explotada por las ganaderías. No significa el fin de los toros, porque toros más -o menos- bravos pueden darse en otras sub-especies de toros. Ver más.

8. "El toro no sufre" Como cualquier animal cefalizado y con un sistema nervioso central, sí siente: si vemos a una mosca posarse sobre el lomo de un toro, apenas la percibe éste trata de espantarla. ¿Cómo no sentirá un toro la puya, las banderillas o la espada? ¿O acaso el toro se orina y defeca en la corrida, porque le da pánico escénico? Peor si pensamos que en los toros no sólo éste es torturado, muchas veces los caballos de rejoneadores y/o picadores también caen heridos...Y ellos también sienten.

9. "El toro bravo nació para eso" El toro bravo fue criado y predeterminado por los criadores para ese destino. Fue un capricho y una voluntad humana, movida por diferentes intereses para los que el animal era un medio, lo que selló su suerte con ese destino. Ni Dios ni la patria ni la tradición hicieron del toro bravo lo que es. Fue el hombre quien lo manipuló y lo llevó a la medida de sus deseos. ¿Es justo darle vida a un animal para quitársela en un acto pleno de dolor y crueldad?

10. "El que quiera ver los toros que los vea, el que no que se vaya" Podría decirse lo mismo de la pedofilia: el que quiera hacerlo que lo haga, los otros, que hagan vista gorda y sigan su vida. Las temporadas taurinas, las escuelas y las ganaderías se financian con dineros públicos a través de donaciones, exenciones de pago de tasas, subsidios. Un porcentaje importante de personas que están contra las corridas de toros (68.8% de los españoles) no querrían que sus dineros fueran a dar al fomento de esta cruel tradición. Es fácil vivir la vida no mirando lo feo que ésta tiene. El regocijo en la tortura y la muerte de un animal son símbolos inequívocos de cierta decadencia -al estilo de la Roma del pan y el circo-. Habemos quienes no podemos mirar hacia el lado cuando un animal sufre, y no tenemos reparo en reclamar frente a esto, tenga la tortura forma de torero, matarife, maltratador, vendedor de mascotas o empresario de entretenciones que exploten animales...

El hombre ha pasado de domesticar o comerse a un animal a esclavizarlo y modernamente a reconocerlo a la altura de los humanos

Sé que algunos argumentos quedan fuera del artículo, pero creo que éstos resumen los más importantes. Finalmente, me pregunto ¿Por qué siempre han de darse argumentos contra las corridas de toros?: Acaso la crueldad ¿no es crueldad siempre, independientemente de si la víctima que la recibe es humano o animal? No deberíamos dar estos argumentos si los seres vivos humanos o animales, fueran plenamente respetados en su ser individual... sin embargo eso no sucede hoy en día. Por eso, explicitar nuestros diferentes puntos de vista es clave para iniciar una conversación y motivar los cambios que nuestras sociedades necesitan para mejorar.

De los Derechos Humanos a los Derechos de los Animales

El 10 diciembre de 1948, la asamblea general de las naciones Unidasa ratificó solemnemente la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En la declaración aprobada el principio de que los seres humanos no pueden ser tratados en la ley como mero juguete de los poderosos, o en los asuntos públicos como sujetos a su autoridad, no tienen valor intrínseco y debe estar de acuerdo a las prioridades que han establecido, dentro de los derechos de los demás.

La ratificación de la Declaración Universal de Derechos Humanos ha simbolizado el triunfo del humanismo después de la guerra más destructiva de la historia, a través de un siglo que ya estaba siendo destructivo.

Aunque la aplicación de estos principios a partir de 1948 ha sido parcial e imperfecta, la Declaración Universal de Derechos Humanos inició una nueva era de la moral y la reflexión humana, en la que la compasión, la justicia y los derechos individuales han triunfado finalmente sobre la dictadura de los poderosos.

El 10 de diciembre, saludamos la visión de los arquitectos de la Declaración de los Derechos Humanos y de los esfuerzos de todos aquellos que han invertido para hacer realidad esta visión. Reconocemos que es deber de cada uno de nosotros para exponer y superar la violación de los derechos humanos en todo el mundo. Pero también creemos que el mejor homenaje que se puede entregar al idealismo de 1948 es reconocer los límites de nuestros propios ideales y tratar de construir la moral de nuestro futuro con el mismo espíritu que animó en su tiempo arquitectos de la Declaración de los Derechos Humanos.

Creemos que el futuro no llama a esconderse detrás de los ideales de 1948 o consolidar, sino a ir más allá. En concreto, creemos que es hora de reconocer la obligación moral de incluir a los animales no humanos en la esfera de protección establecidas por la Declaración. La especie humana ha sabido de largo que los animales no son los instrumentos de sus deseos o su voluntad y que son capaces de experimentar placer y dolor, alegría y sufrimiento, nos obliga a reconocer que los límites éticos hay que preguntarse, al igual que para los seres humanos, cómo tratar a los no-humanos.

La adjudicación de los derechos morales y legales para los animales y su formalización en una Declaración de Derechos de los Animales ratificado por las Naciones Unidas es una evolución lógica e inevitable de este principio.

Por lo tanto, se presenta la Declaración Universal de los Derechos de los Animales.

* La sensibilidad de muchas especies está ampliamente demostrado, condenamos sin reservas todos los sufrimientos infligidos a los seres vivos y la represión de sus necesidades básicas, a menos que dichas medidas deben ser tomadas en interés exclusivo del animal.

* La única diferencia (no más que la diferencia en la carrera) se puede utilizar para justificar el interés de explotación u opresión deliberada de animales en nombre de la ciencia, deportes, comida, económicos ni cualquier otra consideración humana.

* Creemos que no puede hacerse ninguna distinción entre los animales en términos de evolución y de la ética y declaramos nuestra creencia de que todos los seres sintientes tienen el derecho a la vida, la libertad y la autodeterminación .

* Por lo tanto, exigimos que se protejan estos derechos.

La explotación de los animales también está profundamente arraigado en la cultura de la gente de hoy que una vez fue la explotación de los seres humanos. . La evolución de los derechos humanos que marcaron el siglo 20 y 21 han sido considerados por nuestros antepasados, tan radical como el que podría ser la abolición de la explotación animal.

Conciencia Animal

Que fantásticos son los Animales, con sus costumbres y su papel en el juego de la Evolución.

Alguna vez te has mirado en los ojos de un animal y has captado la presencia que vive allí? La profundidad, la ternura, la fuerza, la belleza. Detrás de sus miradas, yace un universo misterioso y mágico; seres poderosos que nos despiertan oleadas de variadas e intensas emociones.

Son nuestros hermanos, hijos también de la Tierra y del Sol; su ropaje es diferente al nuestro, su forma de comunicarse y expresarse es diferente, su función y misión también lo son. Sin embargo, son seres que se sienten como nosotros, sus cuerpos funcionan como los nuestros, tienen las mismas necesidades, nacen, crecen, se reproducen y mueren, aman y sufren.

Han estado a nuestro servicio desde los principios del tiempo, dándonos su cuerpo como sustento, abrigo y techo. Revolucionaron nuestra capacidad de movilidad y transporte, el trabajo con la tierra, la carga y recolección, la medicina y la salud, quitándonos a veces la soledad del corazón.

Como Humanidad caímos una vez, en la creencia, de que éramos superiores que ellos, que estaban aquí a nuestra disposición y voluntad para ser abusados, explotados, o para ser receptores de nuestras frustraciones y carencias.

Nos atrapamos en un viaje de ego con el regalo de poder trascender a la condición humana sirviéndonos de ellos. Orgullosos de tener la capacidad de comprender, de cuestionar, de tener capacidad de decisión y de elección, de experimentar e integrar, de instintos y raciocinio, nos creímos mejores; aun no hemos aprendido lo básico de vivir, nos pasamos la vida anclados en el pasado, preocupados por el futuro, queriendo y pretendiendo ser lo que no somos y llenos de miedos.

Los animales en cambio viven en el aquí y en el ahora; viven, sienten, se entregan de lleno a la experiencia de ser lo que son. Se aceptan como son, los caballos no quieren ser delfines, ni las nutrias águilas, ni los perros buitres.

Tenemos tanto que aprender de los Animales, lo poderoso de su instinto y su intuición, de saber vivir de momento a momento, en aceptación de lo que es, adaptándose al cambio, fluyendo con los ciclos y ritmos naturales, desarrollando sus talentos y potenciales.

Y tanto que hacer por los Animales, necesitamos involucrarnos y crear conciencia; hay montones de Perros y Gatos y otros animales que están abandonados a su suerte, maltratados, ignorados, torturados, masacrados y llevados a su extinción.

La conciencia es como una sonrisa, contagiosa. La educación y la enseñanza son a través del ejemplo, no del habla; mostremos a nuestros hijos, vecinos, padres, amigos y sobre todo a los desconocidos, que

si no somos sino parte de la solución de igualdad somos parte del problema.

La liberación animal e historia

Los Derechos de los Animales, también conocido como la liberación animal, se basan en la idea de que los intereses de los animales - como la evitación del sufrimiento - son los mismos que los seres humanos seres. Los defensores de los derechos de los animales creen que no debe dejar de considerarse como objetos que pueden poseer o usar, sino que deberían considerarse como personas jurídicas y miembros de pleno derecho de la comunidad humana.

Algunos críticos del concepto de derechos de los animales sostienen que los animales no tienen la capacidad para firmar un contrato social o de tomar decisiones morales, y por lo tanto no puede considerarse que los derechos morales. El filósofo Roger Scruton postula que sólo los seres humanos tienen deberes y que "el corolario es ineludible: solo nosotros tenemos derechos". Comentarios apoyar esta posición argumentan que no es intrínsecamente malo de utilizar animales para la alimentación, entretenimiento, o hacer la investigación, aunque los humanos pueden tener la obligación de garantizar que sufrir innecesariamente. Esta posición suele ser nombrado a la posición de bienestar de los animales, con el apoyo de algunas asociaciones para la protección de los animales más viejos.

Historia

El debate sobre los derechos de los animales no es nueva. Fue comenzado por los filósofos de las más antiguas. Pitágoras, el filósofo y matemático griego - ha sido llamado el primer filósofo de los derechos de los animales- exigir el respeto a los animales porque creía en la transmigración de las almas entre los humanos y la no humano: matar a un animal, que podría matar a un antepasado. Defendió el vegetarianismo, rechazando el uso de animales para la alimentación o la víctima del sacrificio.

Peter Singer, en el Oxford Companion to Filosofía, escribió el primer capítulo del Génesis describe cómo Dios le dio a los seres humanos el dominio sobre los animales, moderado en la Torá por las acciones de cesación a la suavidad, por ejemplo, por no trabajar a sus bueyes en el día de reposo. El Nuevo Testamento no tiene estas exhortaciones, el apostol Pablo interpreta este requisito para el beneficio de los propietarios y no los animales humanos sí mismos. San Agustín cree que Jesús permitió a los Gadarene cerdo ahogado para demostrar que el hombre 's no tiene el deber de cuidar de los animales, la posición adoptada por Tomás de Aquino, que dice que los seres humanos deben mostrar la caridad a los animales para asegurar que no arrastran la crueldad en nuestros hábitos de tratamiento para los seres humanos, una posición compartida por Locke y Kant. AD, dijo que los animales se colocan muy por debajo de los seres humanos en el naturae Scala, a causa de su supuesta irracionalidad, y porque el interés no propio. Uno de sus alumnos, Teodofrasto, no estuvo de acuerdo, posicionándose contra el consumo de carne, alegando que privó a los animales de sus vidas, por lo que es injusto. Los animales, dice, se puede razonar, sentir, y siente la misma manera como los seres humanos. Esta opinión no prevaleció, y la posición de Aristóteles - que los seres humanos y no humanos vivieron en diferentes ámbitos moral, porque algunos estaban dotados de razón y otras no - que en gran medida se mantuvo hasta desafíos a algunos filósofos en la década de 1970.

En el siglo décimo séptimo, el filósofo francés René Descartes argumentó que los animales no tenían alma o espíritu, y no eran más que complejo autómatas. Que no podía pensar ni sufrir. Están equipadas para ver, oír, tocar y sentir el mismo miedo y la ira, pero no son conscientes. En oposición a esta tesis, Jean-Jacques Rousseau, en el prefacio de su Discurso sobre la desigualdad (1754), recuerda que el hombre comenzó como un animal, aunque "no carece de inteligencia y la libertad". Sin embargo, los animales que los seres sintientes ", deben participar en la ley natural, y ... el hombre está sujeto a ciertas obligaciones hacia ellos."

être refusés si ce n'est de la main de la tyrannie ». Más tarde, en el siglo XVIII, uno de los fundadores del utilitario moderno Inglés filósofo Jeremy Bentham, dijo que el sufrimiento de los animales es tan real y moral importante que el sufrimiento humano, y que "llegará el día en que el resto de la creación de animales adquirir esos derechos que nunca se le debe negar sino por la mano de la tiranía ". Bentham creía que la capacidad de sufrir, no la capacidad de razonar, debería ser el criterio para evaluar el trato justo de los demás seres. Si la capacidad de la razón era la prueba, muchas personas, siendo tratado de contar los bebés y los discapacitados, como si fueran cosas que él escribió en una famosa cita.

En el siglo XIX, Arthur Schopenhauer declaró que los animales comparten la misma esencia que los seres humanos, a pesar de la falta de capacidad de raciocínio. A pesar de que consideró excesivo el vegetarianismo, promovió el respeto de los animales en la moral, y denunció la vivisección.

La primera asociación de bienestar de los animales de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad con los Animales fue fundada en Gran Bretaña en 1824, y grupos similares surgieron poco después en Europa y América del Norte. El primer grupo en los Estados Unidos, la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad con los Animales, entró en la Carta de las del Estado de Nueva York en 1866. El primer movimiento contra la vivisección se creó en la segunda mitad del siglo decimonoveno. El concepto de derechos de los animales se convirtió en el tema de un influyente libro en 1892, Animales Derechos: considerarse en relación con el progreso social, el reformador social Inglés Henry Salt, un año después fundó la Liga Humanitaria, con el objetivo de prohibir la caza como un deporte.

En el siglo XX, al principio las empresas de bienestar de los animales y las leyes contra la crueldad con los animales estaban presentes en casi todos los países del mundo. Grupos especializados en la defensa de los animales han aumentado entre las dedicadas a la preservación de especies en peligro de extinción, y otros, como Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) que protestaban contra la brutal métodos de caza o un tratamiento doloroso, los malos de los animales criados en granjas de la fábrica, y el uso de animales en experimentos y entretenimiento. En 1978, una Declaración Universal de los Derechos de los Animales fue proclamada en la Casa de la Unesco.

El maltrato a los animales es la exaltación máxima de la agresividad humana (Felix Rodriguez de la Fuente)

La grandeza de una nación y su progreso moral pueden juzgarse por la forma en que son tratados sus animales (Gandhi)

El más fácil explicar las causas de una guerra que la presencia de un gran público en la plaza de toros celebrando el dolor y el asesinato. (Eduardo Lamazón)


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1230 noticias)
Visitas:
29842
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.