Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Delia Checa escriba una noticia?

Algas, respuesta al hambre mundial

22/07/2010 01:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Constituyen un valioso complemento del régimen vegetariano, las dieta macrobiótica la incluye en forma diaria

Según Margalef se conoce como algas …”un vasto conjunto de organismos vegetales cuya organización no llega a dar un verdadero cormo (tallo) y que está provisto de pigmentos asimiladores”, constituye un grupo muy heterogéneo.

Es un grupo polifilético, es decir, formado por la unión artificial de ramas dispersas del árbol evolutivo y que no incluye un antepasado común. Tienen algunos caracteres comunes adquiridos de forma independiente.

Éstas viven de la fotosíntesis Al poseer clorofila capturan energía solar y fijan anhídrido carbónico, agua y otros elementos químicos del ambiente produciendo oxígeno y sintetizando hidratos de carbono y otras moléculas orgánicas, o sea, transforman la energía solar en energía química.

Desde la antigüedad, en todo el mundo, muchos pueblos, han consumido algas, muchas provenientes del mar pero también, de lagos y ríos. Son los japoneses los que han descubierto su gran potencial culinario, tanto que la producción natural no alcanza a cubrir los requerimientos y han iniciado el cultivo.

Se asocian a salud y larga vida; es común ver en zonas de Japón con gran consumo de algas gente longeva que se mantiene en buenas condiciones de salud. El pueblo nipón sabe tener hasta el 25% de su dieta constituido por algas.

Crecen más en aguas frías. Hay una abundante cantidad de especies, de éstas aproximadamente 50 son comestibles para el ser humano.

No absorben tantos tóxicos como los peces y ayudan a expulsar del organismo humano contaminantes metálicos, radiactivos y tóxicos, esto probablemente por el ácido algénico. Se ha visto que a nivel intestinal éste transforma los metales en sales insolubles que posteriormente se eliminan del organismo.

Son ricas en proteínas; aminoácidos, esenciales y no esenciales; minerales, vitaminas y contienen grasas saludables

Constituyen un valioso complemento del régimen vegetariano, la dieta macrobiótica las incluye en forma diaria. Tienen efecto alcalinizante. Son muy bajas en calorías y en grasas (éstas son saludables: insaturadas) por lo que son muy útiles en un régimen para sobrepeso. Son ricas en proteínas, tienen aminoácidos esenciales y no esenciales. Contienen 10 a 20 veces más minerales que los vegetales terrestres y 25% más que la leche: calcio, magnesio, sodio, iodo, potasio, azufre, hierro, litio, flúor y oligoelementos en general; vitaminas: A, betacaroteno, B, C, D3, E, K y B12 (en menor cantidad). Todas poseen clorofila. Pueden disolver depósitos de grasa y mucus; además, contienen enzimas.

Si se adquieren frescas (se pueden consumir de ésta forma) se cuelgan y se secan al sol en lugar seco y cálido; almacenar en frascos herméticos. Para uso culinario lavar rápidamente con agua fría con el fin de quitar arena y trozos de conchas marinas y ponerlas en remojo durante 20 minutos (aprovechar agua de remojo para sopas, guisos, etc), algunas variedades de kombu pueden necesitar más tiempo de remojo.

Se hallan extensamente en mares y reservas de agua dulce de todo el mundo: Japón, China, islas del Pacífico; en América, alrededor de las islas Malvinas, las algas alcanzan un poder de reconstitución realmente sorprendente.

Las algas constituyen un potencial escasamente explotado. Con el crecimiento poblacional y la consiguiente explosión demográfica, el hambre cada vez más extendido y la falta de alimentos por una tierra sobreexplotada y empobrecida, éstas constituyen una respuesta racional; su riqueza nutricional es escasamente conocida, así como su explotación puesto que grandes reservas permanecen escondidas en nuestros litorales. Éstas pueden constituir una solución esperanzadora para la humanidad.

Las variedades son numerosas: kombu, wakame, arame, espirulina, nori, dulse, hijiki, cochayuyo, musgo de Irlanda, agar-agar; por nombrar las más comunes. En entregas posteriores describiré cada alga en particular haciendo incapié en los beneficios nutricionales.


Sobre esta noticia

Autor:
Delia Checa (46 noticias)
Visitas:
8557
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.