Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Daniel Higa escriba una noticia?

Alfredo Ripstein, una vida dedicada al cine

16/03/2011 22:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El espíritu creativo y sin límites de Alfredo Ripstein, se ve plasmado en su gran compromiso por ser una de las personas que más colaboró con su trabajo a mejorar la calidad de las producciones mexicanas

Cuando se habla de la "Época de Oro del Cine Mexicano", necesariamente hay que hacer un alto en Alfredo Ripstein, un personaje que fue clave en el desarrollo de esta industria y en la consolidación de las grandes figuras de la cinematografía de México.

Alfredo Ripstein es considerado como uno de los promotores más importantes en la historia del cine nacional y uno de los pilares de la producción cinematográfica en México.

Su vida entera la dedicó al apasionante mundo del celuloide, en donde pudo crear universos llenos de ilusiones y fantasías que le ayudaban a entender la realidad y transformarla en películas inolvidables.

Su figura dentro de los sets de grabaciones era inconfundible y siempre ocupaba el lugar que le correspondía con toda humildad. Alfredo Ripstein amaba a la vida y al cine desde la silla del productor; un puesto alejado de las glorias de los protagonistas de las cintas y de los romances y dramas de la historia; pero tan necesaria como ningún otro.

Contador público de profesión pero cinéfilo de corazón, ingresó en los años 30 a la casa productora Financiera Industrial Cinematográfica a laborar en puestos administrativos.

Posteriormente, una dosis de buena fortuna le cambió la vida y lo colocó donde realmente quería estar; "un día tuve la suerte de que el gerente de producción faltara; entonces me mandaron ahí y sentí que ya estaba realizado. Un sentimiento que me encantó..." (Proceso, marzo de 2003) recordaba Alfredo Ripstein.

Destacan realizaciones El evangelio de las maravillas, El callejón de los milagros, Principio y fin y El crimen del padre Amaro, entre muchas otras

El espíritu creativo y sin límites de Alfredo Ripstein, se ve plasmado en su gran compromiso por ser una de las personas que más colaboró con su trabajo a mejorar la calidad de las producciones mexicanas para que pudieran ser un digno representante a nivel mundial.

De igual forma, sin el grado de responsabilidad, entusiasmo y entrega que ponía en cada proyecto, el cine nacional se hubiera quedado sin grandes realizaciones que ahora forman parte de la historia visual y cinematográfica de nuestro país.

Con más de 120 realizaciones entre las que destacan El evangelio de las maravillas, El callejón de los milagros, Principio y fin y El crimen del padre Amaro, Corona de Lágrimas, entre muchas otras; Alfredo Ripstein Aronovich es uno de los productores que ha trascendido en el tiempo para convertirse en un icono del cine nacional.

Su trabajo y dedicación abrió las puertas en la pantalla grande a un sin número de grandes actores, directores, músicos, escritores, guionistas y fotógrafos que lograron colocar al cine mexicano en los primeros planos mundiales por su calidad y originalidad.

Los proyectos que formaron parte de su carrera como productor, siempre estuvieron cargados de esa sensibilidad humana que hace que se combinen todas las manifestaciones artísticas en un solo lugar.

El cine para Ripstein era una constante búsqueda de perfección y satisfacciones, era el lugar donde se podían reunir todas las expresiones creativas que el ser humano puede producir: arte, literatura, música, fotografía...

Alfredo Ripstein es uno de los hombres que puso todo su talento e imaginación para que el cine nacional fuera la cuna de grandes hombres y grandes historias.

El cine mexicano tiene su tradición y sus estrellas; Pedro Infante, Sara García, Joaquín Pardavé, Arturo de Córdova, María Félix y un sin fin de nombres, pero en gran medida nada se hubiera podido realizar sin el ímpetu de gente como Alfredo Ripstein Aronovich, porque "sin productor no hay película", como orgullosamente él mismo definía su labor.


Sobre esta noticia

Autor:
Daniel Higa (208 noticias)
Visitas:
5419
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.