Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Postcefalu escriba una noticia?

Alemania 36

16/06/2011 09:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"The seventh cross",   tercer largometraje de Fred Zinnemann y segundo de su serie "antinazi",   mucho menos popular y estudiada, de proverbial segunda categoría respecto a las de Fritz Lang o Frank Borzage, es quizá el film en que más brillan  los atractivos bastante desapercibidos que compensan todas las carencias del cine de un director  siempre  indefinido críticamente,   inmerecida víctima de la "política de autores" pese a haber cobrado notoriedad puntual en varias fases de su irregular carrera.

A Zinnemann no se le recuerda desafortunadamente  por lo mejor que hizo.

imagePermanecen en el recuerdo sobre todo  las simplistas - quizá por eso tan famosas - "High noon" y "From here to eternity" y posteriormente su nombre volvió a sonar con  las  coyunturalmente prestigiosas  o premiadas "A man for all seasons" y "Julia", que supongo que nadie más habrá tenido ganas de ver desde que decayó su estrella.Antes de 1944 había inaugurado, imagino que sin pretensiones de emular a los citados maestros,   su particular  serie de films sobre diversos aspectos colaterales de la contienda  - sin un tanque ni una trinchera en plano - con  la muy poco conocida "Eyes in the night" y completarían el ciclo, ya después del armisticio, "Act of violence" y "The search",   más centradas  en las consecuencias en Europa o EEUU,   y finalmente "The men"  estrenada  ya con la Guerra de Corea en ciernes. En estas tres últimas sí puede percibirse una voluntad de hollar el terreno aún no cubierto.De todas ellas  me parecen  "The seventh cross" y "Act of violence", tan distintas,   las mejores y más dinámicas y las que prefiero de una filmografía que  volverá a florecer  a finales de la década siguiente.Ninguna  de estas películas es un sucedáneo.

La  ligera "Eyes in the night", dentro de ese género casi  infame de detective con lazarillo,   es una  muy entretenida intriga.

La  inquietante "Act of violence",   la pelicula más perfecta que hizo en su vida, bate ampliamente en su terreno a la mucho más famosa  "The stranger" de Welles.

"The search"  ha sido siempre acusada de no integrar bien sus dos  vertientes, documental y ficcionada, de  abusar de la voz en off y de no ser más que  un  oportunista intento a lo De Sica  de mirar desde la cómoda atalaya de la Metro al descompuesto viejo continente, pero no es difícil verla caminar más cercana, cogida de la mano, de obras de  ZampaCastellani o Rossellini,   incluso anticipa a Truffaut  y aprovecha  con más sigilo que  otros, sin  buscar  constante o únicamente  esa faceta apesadumbrada, a ese actor  distinto, especial,   desde la primera vez que se puso delante de una cámara  - ¿el más copiado de la historia del cine? -, Montgomery Clift. Sus mejores momentos están entre lo mejor que rodó.

Finalmente "The men" no  es "The best years of our lives", le sobra didactismo y  le falta fuerza,   pero valdría ya la pena tenerla en cuenta no por ser el debut de otro icono de su tiempo, sino más bien por el  hecho de figurar entre las muy escasas obras en las que es posible encontrar una  interpretación comedida de Marlon Brando.

"The seventh cross" es su gran melodrama y su film más emotivo  junto a "The nun´s story" del 59.

Casi cualquier momento, incluso los más trepidantes,   están consagrados al intento de encontrar los rastros de humanidad aún presentes en el comportamiento - inoculado de  odio - de  niños y ancianos, pobres y burgueses, pueblerinos y distinguidos ciudadanos, un país entero.

Son por ello las pequeñas historias que van apareciendo  en torno al personaje de George Heisler (Spencer Tracy)    su  principal baza, incluso más que la peripecia  del propio protagonista y para ello aprovecha a fondo uno de los grandes capitales del cine americano: sus secundarios,

imageEl arquitecto Bruno Sauer (George Mcready) que recupera el valor que creyó perdido arengado por su mujer, harta de una vida aséptica, el hombrecillo servicial Paul Roeder (Hume Cronyn) y su familia, que componen una de las más precisas estampas que haya tenido la generosidad, el acróbata  Bellani (George Suzanne) que ejecutará su  último salto desde los tejados de Mainz, acorralado pero aún  con dignidad para mirar antes al público que se congrega en la calle,   Toni (Signe Hasso), la chica de la hostería que pudo delatar a Heisler y termina vivendo una  terminal historia de amor con él, Madame Marelli (Agnes Moorehead) que no hizo preguntas pese a saber las respuestas, el simpático Poldi (Felix Bressart) que le trae bocadillos y le habla sin mencionarla de la Resistencia, esas hormigas que vacian un tarro de azúcar grano a grano pero ¿quién puede matar a todas las hormigas?Curiosamente narrada por un muerto, como "Sunset Boulevard", el film hábilmente dosifica su puesta en escena, sin innecesarios subrayados.

La primera que vemos a la luz del día a Heisler, con su rostro aún desencajado por el terror, aterido por el frío y el cansancio, encuentra a una niña que juega en el campo y ella le pide que le anude un lazo en su trenza. Torpemente y sin confiar del todo, clavándole la mirada,   le ayuda y ella  le da la  mano para marchar juntos, evocando fugazmente aquella imagen de "Frankenstein". Heisler aún no es un ser humano.

O  cuando Paul Roeder regresa del interrogatorio (en off) al que le ha sometido la Gestapo, se recompone como puede, sonríe a su mujer, una enérgica Jessica Tandy y no permite que se venga abajo. No saben  nada que no les digamos, le recuerda. Ella comprende esa superioridad  moral y rápidamente busca en su armario ese vestido rojo que hace tiempo que no se pone para salir a celebrar que pueden contarlo. Es un momento que recuerda a la inalcanzable "The mortal storm".

O en  Mainz, cuando por fin llega Heisler a la dirección de su contacto para obtener el pasaporte y salir del país, nadie contesta en el  portal. Una  vecina que lo ha escuchado llamar a la puerta sale para decirle que se lo llevaron el día anterior, fríamente.  A su espalda se  ve un retrato del  Führer. Heisler la mira, desvía la mirada al cuadro  y se despide sin mediar gesto ni contraplano. Ha entendido que fue ella quien lo delató.

"The seventh cross" está llena de estos momentos en que se materializa la posibilidad  de imaginar la  película que Frank Capra o Jean Renoir pudieron  haber rodado con Val Lewton


Sobre esta noticia

Autor:
Postcefalu (195 noticias)
Fuente:
postcefalu.blogspot.com
Visitas:
1413
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.