Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Prensa Libre Valenciana escriba una noticia?

Al Qaeda y su actualidad

02/11/2010 03:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es evidentemente que los líderes de Al Qaeda cuentan con un “olfato” particular para buscar nuevos adeptos en las zonas más empobrecidas del universo islámico

Ricardo Osvaldo Rufino mir1959@live.com.ar

A partir del fatídico 11 de septiembre de 2001, los medios de comunicación occidentales nos “bombardearon” con información de todo tipo sobre Al Qaeda: la organización islámica conducida por Osama Bin Laden que, supuestamente, había sido la responsable de los atentados acontecidos contra el Trade Word Center y el Pentágono, en el “Gran” país del Norte. Se proporcionaron datos de diversa índole de una agrupación que era prácticamente una incógnita para la gran mayoría de los que habitamos en esta parte del mundo. Nos enteramos así que el saudita Bin Laden, en base a una gran fortuna personal, había logrado estructurar una extendida organización cuyo mayor objetivo era luchar contra el “gran Satán”, y contra la creciente influencia que Estados Unidos estaba teniendo en países netamente islámicos, como Arabia Saudita, Egipto, Pakistán, etc. Se nos dijo que Al Qaeda funcionaba en base a células “dormidas”, instaladas en muy diversos y extendidos países de diferentes continentes.

Como la Cía., el FBI y las fuerzas armadas estadounidenses fracasaron en la cacería del líder de Al Qaeda, buscado esencialmente en las montañas de Afganistán, el interés de la gran prensa por la actualidad de esta agrupación se apagó paulatinamente.

Me pregunto entonces: ¿Cuál es la actualidad de la organización conducida por Osama Bin Laden (si es que aún está con vida…)? ¿Cómo es posible que los fanáticos y radicales integrantes de esa cofradía que, según algunos, tenían capacidad para poner en peligro la seguridad de Occidente, hayan quedado en el olvido?

Bien, investigué, ingresé en la Web, busqué información y, hete aquí que descubrí que recientemente la presión militar de Estados Unidos, Francia, España e Italia logró que la rama africana de Al Qaeda, que operaba en el norte del continente, se desplazara hacia el sur. Pero lo que podría considerarse una victoria no lo es, porque los militantes se instalaron en países más anárquicos y desprotegidos como Malí, Níger y Chad. Todo indica que en el sur del desierto del Sahara, arrasado por la sequía, el hambre y el caos político y social, Al Qaeda encontró un gran número de nuevos militantes dispuestos a sumarse a su causa. Recientes ataques a objetivos occidentales y el creciente secuestro de ciudadanos europeos o estadounidenses demuestran que la guerra contra Al Qaeda está lejos de ser ganada.

El mapa del terrorismo africano se encuentra en permanente cambio. Se podría decir, que a tres años de su creación, la agrupación Al Qaeda para el Magreb Islámico se encuentra muy debilitada y corre el riesgo de desaparecer en los países que actuaba: Argelia, Túnez y Marruecos. La cooperación militar entre los gobiernos de Estados Unidos, Francia, España e Italia provocó que la agrupación islámica haya sido diezmada y que por primera vez desde 1991 Argelia experimente una relativa paz, luego de haber sido víctima de sangrientos atentados terroristas durante dos décadas.

Sin embargo, ésta no es una buena noticia para los pobladores del Sahel, la región desértica situada al sur de Argelia y que comprende los países de Malí, Níger y Chad. Al Qaeda se desplazó, y ahora su presencia se intensificó exponencialmente durante el 2009 en estos países, abarcando también a Mauritania y el norte de Nigeria.

Más sobre

Los intereses occidentales en la región abarcan desde el gas argelino hasta los millonarios acuerdos pesqueros con Marruecos, por eso tanto Estados Unidos como Europa se preocuparon en proteger a los países del Magreb. Además, tanto Argelia, como Marruecos son vitales para frenar la migración clandestina desde África hacia Europa. En cambio, los países del Sahel se encuentran arrasados por la sequía, la hambruna y el caos político y social, lo que promueve el reclutamiento de nuevos militantes. El rasgo común que tienen los grupos presentes en los países del sur del desierto del Sahara es que los experimentados jefes argelinos que huyeron de los combates en su país son los que dirigen ahora a los guerrilleros en el Sahel.

Desde 1991, la lucha del gobierno argelino con las guerrillas islámicas causó nada menos que 200.000 muertos. El último atentado en Argelia se produjo en octubre pasado con la muerte de siete policías, un ataque menor comparado con las sangrientas voladuras de edificios gubernamentales y de la ONU que ocurrían varias veces por mes en este país.

Estos datos nos permiten constatar que continúan las transformaciones de un “ajedrez” geopolítico y económico en pleno movimiento, que sin embargo, no evita que Al Qaeda continúe firmemente su acción de captar nuevos soldados y ampliar su base de sustentación.

La expansión del islamismo radical en África continúa siendo financiada por Arabia Saudita, vaya paradoja, uno de los mayores aliados de Estados Unidos (¡cuánto engaño y mentira existe en la política internacional!) Un solo ejemplo que causa asombro: ¡La cantidad de mezquitas sunitas creció de 60 a 900 solamente en Mauritania! (imagínense en un país pobrísimo, enclaustrado en pleno desierto del Sahara y con solamente 3.200.000 habitantes). Esto no sería una mala noticia, porque mezquita es sinónimo de religiosidad, de apego a los valores espirituales, de una concepción pacífica de la existencia, pero los entendidos en esta materia señalan que las mezquitas son, generalmente, las que amparan a las “madrazas” o escuelas coránicas, que son los semilleros de terroristas, esto es, los sitios en los que los jovencitos desocupados y con escasas perspectivas futuras, son adiestrados bajo los conceptos de la línea más ortodoxa y fundamentalista de la religión musulmana. Esta propugna una idea absolutamente peculiar sobre Dios: según esta concepción, el Señor no es un ente superior instalado en el firmamento para irradiar amor, benevolencia y paz hacia la humanidad. No representa, como tantos creyentes consideran en el mundo entero, una luz poderosa que rige los destinos del universo. No, Dios es para los más acérrimos partidarios del fundamentalismo coránico, su bandera, el estandarte de su causa, consistente en llevar a cabo una guerra total y definitiva contra sus enemigos. Enemigos (consideran ellos) porque están destruyendo los propios fundamentos de la cultura y los valores tradicionales e históricos del Islamismo musulmán. Vale aclarar, para no herir susceptibilidades, que islamismo de ninguna manera es sinónimo de terrorismo, violencia o atentados, pero la vertiente que propaga (y sostiene con el dinero proveniente de sus generosos pozos petroleros) el gobierno saudita fue la que inspiró la creación de Al Qaeda y su filosofía guerrera.

Es evidentemente que los líderes de Al Qaeda cuentan con un “olfato” particular para buscar nuevos adeptos en las zonas más empobrecidas del universo islámico. Intuyen, saben, comprueban, que en esos lugares siempre encontrarán a desesperados y desencantados con la vida dispuestos a inmolarse por una causa supuestamente justa.


Sobre esta noticia

Autor:
Prensa Libre Valenciana (108 noticias)
Visitas:
5205
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.