Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Raphael Bitus escriba una noticia?

Aimorés

05/07/2010 09:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La etnia que fue condenada al destejo por la Carta Magna escrita por los puños del propio Juan VI de Portugal

Estos indígenas son los nativos que los portugueses les nombraron en el inicio de la colonización en la región que habitaban de la Bahia, Minas Gerais y Espíritu Santo, principalmente en el valle del río Jequitinhonha y valle del río Dulce.

Una de las características que tenían eran sus apliques de discos de madera que denominaban botoques en el labio inferior o en los lóbulos de las orejas.

Antes de los años de 1550, los indios aimorés de las mediaciones de Minas Gerais empezaron a ocupar los territorios denominados de los tupinambás, pero esta rivalidad indígena se termina cuando cuenta con un enemigo mayor y más preparado para las guerras, los portugueses. La misma situación de afrenta tuvieron con los indígenas tupiniquins.

En general los aimorés diferente de muchos de los indígenas que estaban ocupando las costas brasileñas no sabían nadar. Estos son los mismos indios conocidos posteriormente como botocudos. Era un pueblo nómada y por esto la dificultad que sufrieron los portugueses para derrumbarlos en el medio de la selva y busca sus refugios y nuevos refugios. No tenían la necesidad de tener un asentamiento fijo pues vivían de la caza, la pesca y de la recolección de frutos en los bosques.

Cuando los indios tupiniquins son capturados por estos opresores y obligados a tener una vida de esclavitud, los aimorés tentaron evitar tener el mismo destino y atacan los asentamientos portugueses en la costa y es por esto que el gobernador Mem de Sá declara la guerra a los aimorés.

Los portugueses se vieron sin respuestas en como contraatacarlos y por esto rescatan los indígenas tabajaras del estado de Paraíba para luchar en su causa contra los aimorés en la Bahía.

Los aimorés eran un grupo de indígenas de la nación brasileña que estaban indignados con la colonización portuguesa de su territorio. Un pueblo que estaba decidido expulsar los portugueses para comandar lo que otrora fue tuyo. Es por esto que en 1564 realizaron ataques sobre las ciudades de Caravelas, Porto Seguro y Ilhéus y tierras que estaban de frente a la Isla de Cairu.

Incasable con el ataque, volvieron realizar sus acciones bélicas en el gobierno de Manuel Teles Barreto entre los años de 1583 hasta 1587, la región atacada de esta vez fue Tinharé.

No obstante estos ataques no impidieron la resolución de los portugueses de continuar en estas tierras su dominio. Por esto en más un intento de soberanía los aimorés atacan en 1597 Paraguaçu hasta Porto Seguro.

En las provincias más debajo de Brasil formaron una alianza con otros grupos indígenas para fortalecerse numéricamente y traer el mal para los invasores. La alianza torna conocida como tamaios y en ella estaba constituida de indígenas tupinambá, guaianazes y los aimorés. La palabra que da referencia a su cofradía, tamoios, viene de la palabra tupí tamuya que significa los viejos o los ancianos. Indicando para todos que ellos eran las más antiguas de las tribus tupís y las que más daban valor en su herencia cultural.

Esta cofradía fue hecha en los territorios de las provincias de San Pablo y Río de Janeiro. Y los motivos llevados por esta unión era evitar los ataques realizados por los portugueses en su territorio. Pues João Ramalho junto con el cacique Tibiriçá atacaron los poblados indígenas en busca de esclavos para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar.

Es por esto que una conferencia realizada en 1560 por tres de los caciques tupinambás, más los de las etnias goitacás, guayanas y aimorés pone los planes en día. La intención de ellos eran acabar con los invasores portugueses y los que juntos con ellos venían, otras etnias indígenas.

La coalición contaba con un líder de la tribu de los tupinambá conocido como Cunhambebe. Estos contaba con el apoyo de los franceses.

No se tratar de un cualquier contingente de personas, pero de verdaderos guerreros que supieron maniobrar la situación cuando preciso conforme la historia demuestra. Los relatos demuestran que los tamoios en varias de las ocasiones consiguieron sitiar Bertioga, así como en una escuela jesuítica que ha dado origen a la ciudad de San Pablo.

En los muchos de los conflictos realizados entre ambos bandos, el cacique y líder de los tamoios Cunhambebe muere. En su puesto ocupa otro de los caciques, uno que lideraba la coalición de los guerreros de la bahía de Guanabara, Aimberê.

El cacique Aimberê fue traicionado por el cacique Temiminó Araribóia por causa de una divergencia entre los dos hombres. El propio Aimberê había expulsado Temiminó Araribóia de la Isla de los Gatos, isla conocida hoy como Isla del Gobernador. Aprovechando la discrepancia que había entre los dos hombres, los portugueses hacen una oferta muy agradable a los ojos de Temiminó Araribóia, le ofrecía las tierras de la bahía de Guanabara para juntarse a su bando. Esto fue unos de los primeros golpes que sufrieron la coalición de los tamoios.

Luego en seguida, la coalición torna más débiles por la retirada de los guaianases que hicieron acuerdos en particular con los jesuitas.

En 1567 los portugueses aliados con los temiminós atacan la Francia Antártica, tanto los franceses como los tamoios que los apoyaban tuvieron que ponerse en retirada. Estos huyeron para la actual ciudad de Cabo Frío. Los franceses resentidos por la derrota vuelven para Europa, los tamoios por otro lado continúan en su lucha. El foco ahora de los tamoios era la recién fundada ciudad de Río de Janeiro que recibió varios de los ataques de esta coalición.

Los portugueses sintieron cansados por las diversidades de los ataques de los tamoios, por esto en 1575 resuelven poner un fin en esto. Arman una fuerza de 400 lusos y 700 indígenas catequizados para cercar Cabo Frío. Los tamoios viendo ninguna posibilidad de seguir con el ataque, se rindieron y entregaron sus armas, aprovechando que quedaron desprotegidos los portugueses los masacran. Este fue el fin de la coalición que ha puesto muchos de los portugueses en desorden, como dado la muerte de algunos de ellos. Apenas los goitacases continuaron con la lucha sola por varios años en torno a la actual ciudad de Campos de los Goytacazes.

Estas fueron las primeras fases de los combates entre los guerreros aimorés junto con sus aliados a las propiedades de los blancos, duró de 1555 hasta 1673.

Esto no significó que ellos desistieron de se vengar de los portugueses, los aimorés resurgen con sus ataques a los aldeanos portugueses de 1718 hasta 1880.

Estas noticias de ataques realizadas por partes de los aimorés llegó en los oídos del rey Don Juan VI de Portugal. Y es por esto que envía una carta a su capitanía de Brasil en el día 13 de mayo de 1808. Es una Carta Magna escrita por los puños del rey, mostrando el destino que debían da a los aimorés, los cuales en la carta refiérese con el nombre de botocudos: “[...] Dadas las graves quejas que, desde la Capitanía de Minas Geraes, han subido ante mi real presencia, sobre las invasiones que diariamente están practicando los indios Botocudos, antropófagos, en diversas y muy distantes partes de la misma Capitanía [...] soy servido por estos y otros justos motivos que ahora hacen suspender los efectos de humanidad que con ellos había mandado a practicar, os ordeno, en primer lugar: Que desde este momento, en que recibís ésta, mi Carta Magna, debéis considerar como iniciada contra estos Indios antropófagos una guerra ofensiva, que continuaréis siempre, todos los años en las estaciones de secas, y que no tendrá fin”.

Fue gracias la valentía de estos hombres y ciudadanos que luchaban por sus derechos de la tierra sin desistir y mismo estando desprotegidos delante de las armas amenazadoras de los portugueses que muchos de los artistas se interesaron por la historia de este pueblo. Tanto que el francés Marcus Porte lleva hacía la Francia dos indios que fueron fotografiados por el Sr. E. Thiesson en 1844 poco después de la invención de la fotografía.

De los indios aimorés todo que resta son su hoya de bravura y valentía dejada en la historia pues luego dejaron de existir debido la presión que sufrieron. Como también dejaron una tribu que dicen ser los descendientes de estos guerreros, los krenak.


Sobre esta noticia

Autor:
Raphael Bitus (299 noticias)
Visitas:
9947
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.