Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Cú escriba una noticia?

Lectura:Adriana Gracida, María Barnard, Minerva González Guzmán, Cristina de la Concha, Janitzio Villamar, Pablo Aldaco, Juan Cú

19
- +
14/09/2019 00:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Escritores mexicanos se presentarán a leer su obra literaria en la BAUHAUS. México

 

 

 

Lectura Pública en México:Adriana Gracida Fernández, María Barnard, Minerva González Guzmán, Cristina de la Concha, Janitzio Villamar, Pablo Aldaco, Juan Cú

Escritores mexicanos se presentarán a leer su obra literaria en la BAUHAUS México

 

 

                                      LECTURA PÚBLICA. LITERATOS: Adriana  Gracida Fernández, Minerva González Guzmán, María Barnard, Janitzio Villamar, Sabino Mora García, Pablo Aldaco, Leo Guevara, Juan Cú.  PLAZA DE LAS VIZCAÍNAS 40. 6 PM CENTRO HISTÓRICO. MÉXICO.

 

 

  

Seis poemas Hai-ku

para nombrar la Luna

de Adriana Gracida Fernández

1

Luna

Veo a lo lejos,

decir algo, tu quieres,

y al clarear, callas.

2

Al salir busco,

y tu ahí no te encuentras,

mudo está el cielo.

3

Hoy Anochece,

tus ojos a mí observan 

magnificencia.

 

4

Comprender, quiero,

y desde las tinieblas 

salir no logra.

5

Vuelve a obscurecer,

te siento como nunca,  

mi ser inundas.

6

He comprendido 

al fin estás en mí,

mujer y esencia.

Adriana Gracida Fernández. Escritor . México.

 

  María Barnard.jpgNo a la Guerra. María Barnard.

El humano confunde la paz verdadera con el instinto criminal de sus sentidos, es esa aviesa necesidad de la mentira que busca engalanarse de artificio los vanos principios de la libertad.

Las gran guerra del mundo segó sangre la tierra de los inocentes derramando en las entrañas el acero y su agonía entre los oráculo de la muerte. 

¿ Oh, tú, lector, cual ha sido el riesgo humano más atrevido, segar con la daga la sangre que como veneno en un instante deja en la propia mano el templado acero en la infame carne del traidor que ostenta la la maldición de la muerte.

 

  María Barnard. Escritor. México.

 

 

mn

Silencio

El silencio es una inmensa cicatriz

que se hunde en el mar purpúreo de la tarde

hasta donde el tiempo se destiñe

y mi cuerpo y mi sombra ya no existen.

Solo quedan las sombras del destierro,

viejos buitres devorándose la noche

entre muertos que se fugan del infierno,

se yerguen como un faro en lontananza

en la negrura infame de la vida.

                   Minerva González Guzmán. Escritor. México

 

 

 

Cristina de la Concha. Escritor. México

 

A Juan Alberto Fernández

Yo tuve un amigo

en mis tiempos jóvenes

mi fiel Juan

que a la risa albergaba

porque la risa se hizo en él

como la luz en el día,

a quien la creatividad abrazaba

y risueño jugueteaba

con sus decires y ocurrente,

de grandes ojos

y múltiples pecas

su melena rizada y endrina reía

al son de la simpatía 

enorme que inspiraba

Jubiloso vivía

y con su don tocaba,

mi vida festiva hacía

porque no concebía nada

tanto como esa actitud feliz

Vivíamos aventuras

que de su imaginación

loca procreaba

-muchas fueron sus amistades

que de estas venturas gozaran-,

y nos acompañamos

en los infelices días

Mi fiel amigo Juan

un día se fue

a sembrar sonrisas

en otras praderas

porque sombras oscuras

su alegría acechaban

empacó su risa y adiós me dijo

se fue en busca de radiantes rostros

que su magia crecerían

Pero su risa se quedó en la memoria

y resuenan sus reminiscencias

en la mente tras los años

creyendo siempre que un día,

aunque de visita, lo vería.

Pero falló el destino,

él partió en un viaje más lejos

a la Luz a la que pertenece

Y aunque mi tristeza 

exprime llanto

resuenan su risa y sus decires

 

 

 

 Janitzio Villamar

XXV

Si lo supiera,

Queda hoy un día.

De nuevo a conocer alcanzo

De la tu piel el destino exacto.

¿Dónde la lujuria queda,

Dónde la cordura estalla,

Dónde en mí el eco de la tu piel se instala?

Queda un día,

Jeautós timorúmenos el yo,

Y jecira pronta.

Motivos hay,

¿me convocas, a mí convocas,

De ti la voz estalla,

En ti la voz me estalla?

No existe la prudencia,

¡Al diablo la prudencia!

Es más la del eco fuerza,

En mí estalla el de ti eco, en mí estalla.

Lacera el eco,

Martiriza el eco,

Tortura el eco,

En mí, el eco,

De ti el eco.

¿Deberá cantar al eco,

Deberé seguir el su rastro

O sólo permitir que entre las manos se disuelva?

Mañana el eco, mañana…

¡tal vez cantará el eco, cantará!

 

                               Janitzio Villamar.Escritor. México

 

 

 

 Caminos

En un camino

de millares y decenas,

concibo el sueño

 En un camino

de razones y miradas,

concibo el vientre

 En un camino

de angustias y deseos,

concibo el mundo.

 

Falda

Aquí estoy, mujer

listo para desvestir tus faldas

 ¿Qué deseas?

 No me cuentes

del terror

que causa

la miseria de sentir el alma.

 

La Nada

 Hoy la Nada tocó a mi puerta,

la ignoré,

decidí no abrirle

 Vivo en un círculo de viva muerte

 No hay nada más pulcro que la Nada,

 Su luz vive en la mirada del poeta,

en los ojos del ciego soñador

 Ten suficiente cautela, hermano mío

si mañana la Nada toca a tu puerta.

 Pablo Aldaco. Escritor. México.

 

  

“ Adiciones al Libro de las….”

              Juan Cú

         (Fragmentos)  

“Somos perros

en busca del amo

a ladrar venimos

las puertas de América,

unísono, sí, al pregón colonial

de las Cantábricas…”

LA IDEOLOGÍA

El Arriero

Se escupe a orillas del camino

para humedecer el desierto,

hacer un mar el desierto,

esa es la bendición:

hacer averno el paraíso y viceversa.

Jale, jale siglo veinte,

te espera el cadalso.

Árre estúpida,

el circo ha vuelto

y hoy como siempre

matan a Maximiliano.

Somos los mismos paisajes,

las mismas sombras detenidas

en los días de canícula.

Somos depredadores de carne predecedera

y nuestra historia,

un libro de moral,

cada siglo se repite,

se aprende la lección:

todo es cíclico,

aunque la puta dialéctica

empuja al abismo,

como flecha al Sol,

como quién señala al condenado

pero nunca punza,

pero nunca cae,

es la otra vida,

la otrora muerte,

la moral del siervo,

del esclavo, del ciego;

maneras de gobernar,

confundir al enemigo,

San Jorge, San Pablo,

vade-retro.

 

Miraba diosa,

 fragante einfinito,

rebosante de origen,

primigenia como lo que

jamás= nunca termina de florecer.

Amares dijiste,

amares como en un principio la historia,

de toda la historia.

Cayó tu manto

y la sierpe 

posó tu olvido..." 

 

Juan Cú. Escritor. México.

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Cú (26 noticias)
Visitas:
820
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.