Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Adormecimiento en el pueblo, engaños al mundo imaginario

22
- +
25/04/2019 15:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nos estamos preparando para una pavorosa guerra electromagnética y cibernética

Fuente Literaria/ Relatos de Ciencia Ficción. Capítulo 45.

 

En la torrecilla más pequeña del Castillo del Cielo Azul, una tenue luz se observa cada noche y los dragones de la Torre Norte en guardia permanente avisan rápidamente y el sagaz Quiriguá me da aviso rápidamente, he regresado, luego de seis meses de viaje interplanetario y los vientos, giran en torno de la veleta indicándome que ya se acerca el invierno, los niños tienen ya dos años fuera en el gran parque cuidados por los minotauros. De verdad, estar aquí es un agradable talismán, la naturaleza de éste hermoso pasaje lleno de verdor es muy agradable y va desde San Esteban, Pueblo, donde queda Las Clavellinas hasta Patanemo en los linderos de Asdrúbal Suárez.

Los cielos, comienzan a oscurecerse, estoy al lado derecho, pasando revista de la soldadesca que irá en búsqueda de los niños y alimentos, más cincuenta minotauros que se encuentran en el viejo parque, cuidándolos del hambre ocasionado por el regente de la ciudad. Es tiempo de agua y acá es como un diluvio, la gente está aterrada y yo asombrado como emigra a otros países del Sur, buscando alimentos para sus hijos, otros los venden, como el regidor del pueblo que siembra miedo y con sus secuaces les quita la caja de alimentos dados por el gobierno federal.

Nos estamos preparando para una pavorosa guerra electromagnética y cibernética.

Los grandes carruajes pasaban hacia las playas por la vieja carretera.  La noción del tiempo, lo extravían a uno por momentos, son lapsos del espacio. Por esto, los días son largos y cortos. Hacen recordarme a mi padre, solo sus palabras cuando trabajaba para el señor Castor, detrás de Lagunita Country Club, recomendado por Eduardo Fernández, me hace sentir útil. Esas palabras tienen un sentido para mí, es el cumplimiento de los ciclos, el vil asesinato de seres religiosos en Sri Lanka, el incendio en Notre Dame y el acoso hacia el Castillo nos hacen participes de un mundo obscuro, estimulado por falsos religiosos.

Hace meses, se acercó el guardián antes de partir a un viaje desconocido. Le creí su mensaje, más no le comprendí. Para mí, fue siempre el mismo individuo de siempre. Luego de su mensaje, vi mi imagen en la escudilla y quedé allí grabado al observar cuanta hipocresía. Así, concluye los días, ante las mentiras de nuestros vecinos, solo el ruido de las noches con su silencio hace cortejo. Subí a la Torre Sur y seguí contemplando mi imagen.

Solo, entre los pasillos, distintamente oía los ecos de mi voz.

 y reflexione que, durante todo este tiempo, he hablado solo. No, no había escapatoria y nadie puede ignorar e imaginar el dolor de mi país ante, tantos ignorantes.

Desconocemos, las noches en las cárceles y hombres sin libertad, un mundo totalmente imaginario.

María, Dorcas, Thais, Sadday, Lina, Sol, Reina, Aura y Jazmín. Unas fallecidas, otras residentes, son las voces imaginarias que se cristalizan en la conciencia del Castillo, desde que mi madre parió a este Ser a media cuadra de las aguas del mar en Puerto Cabello, una hermosa bahía y que fue escogido por Dios para escribir una multiplicidad de relatos sobre las vivencias del existir. Thais, fue la única sacerdotisa que pudo cubrir mis sentimientos, dándome una prole de dos hijos y crie otros dos, que encontré desde muy pequeños en las calles y los adopté hasta hacerlos adultos. Una hembra, Valentina y un varón de una compañera de labores que se embarazo de un hombre extraño, cuando comía en una pollera.

En este paraíso que es Venezuela, vivimos bajo la sombra de un hechizo. Todo por un manuscrito que relata la historia de poder en un hermoso país, ya el pregonero que cruzaba los pasajes zanjones anunciando sus perfumes y esencias con sándalo en un portafolio ya no se le escuchaba, las casas son fortificadas entre barras y cerrojos, estamos en manos del encantador, quien se apropió de nuestras conciencias. Por esto, me da inquietud traer a nuestros niños de los escondites montañosos y se bañan en el pozo del coco, donde da alegría verlos lanzarse desde la piedra. Es la nueva generación que viene formándose en el silencio, los grandes políticos pactaron con este vil corsario, cuyo aprendizaje cruel viene de islas cercanas a su orientación diabólica.

Los hombres de mi tierra se comen unos a otros. Una guerra de género y todos escondidos a hurtadillas en sus casas, indiferentes a su gran verdad o hechos reales, es voces, oigo voces, vienen de las tumbas de inocentes. Desde pequeño me he puesto aullar en los periódicos, he aprendido a eructar y chillar, cuando despertemos, seremos una gran patria desierta y los labios se endurecerán por un socialismo falso, regido por autodidactas y, ya no habrá académicos, menos intelectuales, como tampoco tecnólogos. Toda una población se conformará por una bolsa comida, caminará descalzos y totalmente desnudos.

Ando con una crencha de cabellos blancos, la vejez llega de manera silenciosa y el vecindario ve a los platos, no tienen ideología, son parte de una asquerosa poción política y nunca marcan sus pasos. Ahora, les toco ingerir marmitas y tendones de pollo que ya llego a un proceso industrial.

Las voces me hablan, son los espíritus que bordean el firmamento, soy parte de esa gran máquina que navega el universo y, fui creado por El, Las máquinas voladoras bordean el espacio terráqueo, pero, no se dejan ver y tienen un significado universal. Debo creer en el testimonio que me dan, soy el anclaje de muchos mecanismos y, en mi interior hay el significado puro de un testimonio lleno de confianza, pero algunas veces, vamos a ciegas, traduciendo el existir, por lo menos, buscare nuevas amistades, no ultrajantes, son falsos como vecinos, engañosos que lanzan sus voces a la religión, buscando sanación a sus almas y uno, los ve como una cofradía caminando hacia la parroquia que se resume en un  templo, para dejar allí sus cargas nefastas de envidias, egoísmo y odios, pero, siempre habrá una sabia intervención milagrosa.

Las voces, jamás llegaran directamente de las máquinas, lo hacen de una manera muy sencilla, mediante la intuición, reflexión y rompimiento de los mitos, como leyendas. Ellas, vuelan más alto que cualquier pájaro, son en realidad, nuestro espejo.

Nadie, sabe de las noches en un Castillo

Mis oídos de noche, escucha tus cantos, penetran mi entendimiento.

El comunismo lleva a mi población venezolana a un valle solitario, donde el horno de las casas, fogones y chimeneas  se quedan frías porque los jóvenes se han inmolados unos, otros se han escapado, somos colonos en una tierra nuestra, porque el oprobio extranjero se ha sentido, donde todos bostezan y olvidaron sacar cuentas, solo ven pasar las motas de polvo por el zaguán y las ratoneras que crecen porque algunos vecinos botan algunos alimentos hacia el otro lado de la calle, dan asco., estamos en un pueblo sin movimiento económico y productivo.

Con mi zamarra al hombro debe caminar más de diez kilómetros para lograr alimentos, lo más triste que seis años atrás mis padres tenían una buena casa muy cerca de los centros de acopio y logre guardar para la época de verano algunos rubros., sencillamente nos encontramos embullidos en la barbarie.

Nos han venido ayudarnos los rusos, los chinos son un fracaso.  Es que los asiáticos solo les interesa nuestra energía fundamentada en el petróleo y nos traen estructuras mecánicas de tercera categoría. Pero, queremos convivir en una tecnología y comercio libre.

Hoy, no me recuerdo de mis hermanos. Los dos cogidos de la mano, un varón y una hembra partieron a tierras norteamericanas, llevándose a mamá. Una vez, me enviaron unos remedios y sus mejores amigos que toman aguardiente fino y carne en sus casas, se lo robaron. Los Bellera de Canoabo fueron unos y una pariente de una ingeniera amiga de mi hermana, la otra. Es que el ladronismo es fiero en nuestras conciencias, el hampoducto recrea a toda la tierra.

Uno, posee es pura existencia, es por uno mismo. La conciencia es material. Debemos tener cuidado del rapto de nuestra identidad, es el sueño de los socialistas latinos, es el barboteo de las palabras que se traduce en voces que le hablan a nuestro interior y, nos sumen en el silencio.

Cierro la puerta del dormitorio y voy hacia el campanario, cierro los ojos, mientras asciendo por las escaleras, allí, el aire es remoto, propio de los cuentos de hadas, somos un registro de hechos. La semana anterior, estaba a años luz de la Tierra, atravesando los túneles negros de Stephen Hawking. En el presente, observando el momento preciso cuando el viento bordea los ventanales del Castillo, haciendo vibrar la vida, es una existencia vital, de conciencia espiritual que nos capacita y nos comunicamos consigo mismo.

Dejemos atrás las hordas que se agracian con el comunismo, frustradas desde su esencia y que no aman su libertad, pensando en el mal, en dañar a los demás como un conocido que ayude en el pasado y corto mi gracia hacia él, al no entregarme una bolsa de alimentos del alimento cuando mi nieto era visto en el hospital de San Carlos, neófitos todos, imbéciles en su manera de pensar. Le dije adiós a todos.

Ojalá que nuestra voz, tenga su resonancia.  Escapemos de esta terrible realidad y que, una vez pensé, constituía una historia bonita. Toda mentira y engañoso, ese mundo de destrucción que se nos avecina.

L ida de Mamá a USA, no lo recuerdo, nunca estuve presente en su despedida, tampoco en el funeral de mi esposa.

Los vendajes resultan insuficientes para esas heridas emocionales, pero, siempre fui tratado como un loco en el seno familiar. Pero, papá y mis hermanos nunca supieron que parte del alimento que llevaba a casa en dinero efectivo, era dado por un cubano, editor del Diario Hora Cero- 1969- y del locutor Carlos Viso del Prette, pasaba  en un corre corre en el año 1976 entre los diarios, el liceo y la universidad, el sábado constituía la fecha más terrible porque tenia guardia en el hospital, en mis tiempos libres era socorrista de la Cruz Roja Venezolana, estudiaba francés y practicaba yudo y natación por la Universidad.

Solo, somos una simple idea, un pensamiento complejo, así que cada uno de nosotros es una historia y, quienes hemos viajado en el espacio y tiempo, observamos la vacuidad del infinito, el olor de las órbitas de cada planeta, lo sentimos en cada reflexión, ya la vejez nos da  el deseo de dormir, la existencia sin Jehová es un tedio, pero hoy, a los predicadores les gusta el dinero y en mi Asamblea, donde me crie desde pequeño escuchando las lecciones de Jesús, gobiernan los que tienen más dinero, aunque relegan el control a quienes tienen  menores recursos. Todo esto, es el mundo civilizado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1033 noticias)
Visitas:
752
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.