Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fernandoar escriba una noticia?

Adolf Eichmann en la Topografía del terror

24/05/2011 09:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El teniente coronel alemán Karl Adolf Eichmann (1906-1962) fue el responsable directo de la por él mismo llamada solución final (al problema judío), término con el que a partir de él se conoce el plan nazi de exterminio sistemático de la población judía europea durante la Segunda Guerra Mundial. Se encargó personalmente asimismo con una terrorífica meticulosidad de los transportes de los deportados a los campos de concentración y exterminio.

Desde su ejecución en Israel en 1961, su figura ha sido una de las más complejas y controvertidas de entre todos los asesinos nazis debido paradójicamente a la pasmosa sencillez de su personalidad, al menos en apariencia. Esa es al menos la opinión expresada en el célebre libro de Hannah Arendt Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal. A Arendt le asombró sobre todo la pusilanimidad intelectual de Eichmann y el hecho de que un hombre tan poco dotado para el pensamiento hubiera sido uno de los mayores asesinos de todos los tiempos. Esto, unido a la reiterada insistencia de Eichmann en su condición de funcionario que se limitaba a cumplir órdenes, llevaron a la filosofa a elaborar la teoría de que los actos de Eichmann podrían haberse debido al poder de coacción y sujeción del que es víctima cualquier ciudadano en el seno de un régimen de signo totalitario. Arendt no fue la única en señalar que uno de los aspectos más perturbadores del caso del teniente coronel nazi es que lejos de ser un monstruo era simplemente un ser humano y en calidad de tal capaz, como el resto de nosotros, de cometer las mayores atrocidades sintiendo que al mismo tiempo se limitaba a cumplir con su deber, sin necesidad de mediar ningún sentimiento ni animadversión personal.

Precisamente la insistencia de Eichmann en acusar a los gobernantes de haber abusado de su inocencia ("Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera...No perseguí a los judíos con avidez ni con placer. Fue el gobierno quien lo hizo. La persecución sólo podía decidirla un gobierno… En aquella época era exigida la obediencia") sirve a Michel Onfray en su libro El sueño de Eichmann para denunciar el hecho de que el sistema ético kantiano (Eichmann declaró durante su proceso que era lector de Kant aunque afirmaba no entenderlo demasiado), concretamente en los aspectos relativos a la ley y la obediencia, el imperativo categórico y la promesa solemne y su filosofía del Estado y del derecho sirve a la perfección para justificar los argumentos de Eichmann, ya que dentro de dicho sistema la desobediencia se presenta en efecto como algo siempre imposible.

Ahora, coincidiendo con el cincuenta aniversario del juicio en Israel contra el que es conocido por muchos como el burócrata del horror, y hasta finales de mayo en el centro de documentación berlinés Topografía del Terror (http://www.topographie.de/en/topography-of-terror/nc/1/) puede verse la exposición El proceso. Adolf Eichmann ante el Tribunal.

Paul Oilzum

Se trata de una muestra, acompañada por una serie de encuentros con expertos y testigos vivos que recuerda a través de un completísimo registro documental este juicio capital para la reconstrucción del genocidio orquestado por los nazis. Si le interesa la historia no deje de visitarla cuando alquile apartamentos en Berlín

Contáctame


Sobre esta noticia

Autor:
Fernandoar (1378 noticias)
Fuente:
only-apartments.es
Visitas:
2591
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.