Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Wizfun escriba una noticia?

Administrar la vida(juguetes rotos)

23/11/2010 00:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La fama conduce en bastantes ocasiones al abismo existencial

Ninguna etapa de la vida es más atrevida que la adolescencia y primera juventud. De ella dependerán algunas de las características que en la madurez adornarán a esas personas, o las destruirán.

Cada cual tiene, aunque algunos/as no lo crean, todas las opciones en sus manos, porque, a pesar de que el destino tenga preparado para todos sus especiales programas vitales, la libertad de elección es siempre personal e intransferible: en lo acertado o errado de esa elección se halla la clave para conseguir logros soñados o quedarse en el intento.

Entre las/os habituales del papel cuché suele haber unos cuantos que han pasado a pertenecer a esa nebulosa clase social difícil de catalogar, que los Estadounidenses han bautizado como Beautiful People(aquí, gente guapa), en la que, como en el Cambalache de Santos Discépolo, hay una mezcolanza inusual: actrices alcohólicas junto a roqueros tatuados; cantantes venidas a menos junto a preocupados padres de familia; ricas herederas junto a surferos sin un dólar; princesas junto a play boys o domadores o trapecistas, etc. .

Paris Hilton, Britney Spears, las gemelas Olsen, Maccaulay Kulkin, por citar solo unos pocos, son un botón de muestra de los que actualmente están en el “candelabro”, tristemente, la mayoría de las veces por sus escándalos. Jóvenes que de niños han accedido a grandes fortunas o a la fama internacional (con lo que comporta en todos los sentidos), sin estar preparados para ello. Por eso los abusos de todo tipo que han cometido porque su estatus de millonarios se lo permitía - negados para el 90% de la población adolescente - no son más que un deseo de afirmación de la personalidad por la vía rápida: de hacerse mayores antes de tiempo a base de satisfacer todos sus caprichos, en un síntoma de inmadurez patente.

..."Jóvenes que de niños han accedido a grandes fortunas o a la fama internacional (con lo que comporta en todos los sentidos), sin estar preparados para ello"

Queridos niños, que la vida no es eso; ni el hacerse mayor tampoco, como no lo es el fumar a temprana edad. Que todo tiene un proceso lógico y que quienes se lo saltan corren el peligro de acabar muy mal antes de haber empezado a vivir en serio.

Los ejemplos mencionados – aunque hay muchos más - ilustran perfectamente la trayectoria de unas personitas que no han sabido “administrar sus vidas”, porque pensaron que “por ser quienes son” todo iba a ser flores y dulces baladas, y nada les iba a pasar factura. Pero se equivocaron. Y la inexperiencia se paga cara en este mundo que tan pronto aúpa a alguien a lo mas alto como lo derriba de su pedestal cuando no cumple con las expectativas que se esperaban de el.

Las trompas, las orgías sin medida, las conducciones temerarias, los accidentes, las heridas tanto físicas como síquicas, la estancia en clínicas de desintoxicación y en siquiátricos, la cárcel, los juicios, etc., etc., etc... . Menudo porvenir...

Que conste en acta que no estoy por la represión absoluta; ni tan siquiera por la relativa; pero me parece un desatino que estén quemando su juventud – que por cierto no vuelve – de esta manera tan idiota. Seguro que no son conscientes de lo que la inmensa mayoría de los de su edad darían por tener lo que ellos tienen. Me da la sensación de que no harían lo mismo(o sí, ¿quien sabe?). Dios da pan a quien no tiene dientes. O dicho de otra forma: “Juventud..., divina inconsciencia”.


Sobre esta noticia

Autor:
Wizfun (353 noticias)
Visitas:
2338
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.