Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Adiós, inocencia política

25/05/2015 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

(Esta crónica fue escrita antes de celebrarse las elecciones y es válida proyectando sus conclusiones a medio plazo)

Desde hace casi cuatro décadas las elecciones españolas se ganaban o perdían por una mezcla de esperanza económica y fidelidad a una idea, que en España es de centro, unas veces de izquierda, otras de derecha.

Hay una excepción, la de 2004, cuando, sin tener en cuenta la buena marcha de la economía se castigó al gobierno como disfraz del miedo colectivo tras la masacre islamista de los trenes de Madrid.

Antes, y aunque insistan el PP y José María Aznar, su precario triunfo de 1996 sobre Felipe González no se debió a sus denuncias por la corrupción anidada al alrededor de su gobierno, sino porque el paro estaba en el 22, 91 por ciento y el país se hundía.

"I'ts the economy, stupid", fue la frase con la que Bill Clinton lapidó en 1992 a George W. Bush, padre, y esa fue la motivación española, con excepción de la de 2004, porque también se repitió en noviembre de 2011 con el triunfo de Mariano Rajoy.

La corrupción nunca había sido un elemento electoral definitivo: centenares de conocidos deshonestos eran reelegidos una y otra vez.

De tener algún efecto en el electorado el limpísimo UPyD sería hoy un partido fundamental en toda España; se adelantó a los tiempos, y su buen trabajo ha sido aprovechado ahora por Ciudadanos y Podemos.

Por primera vez en cuatro décadas parece que, por fin, se ha perdido la inocencia política: la corrupción es ya un elemento decisorio, aunque lo fundamental siga igual.

Porque el centro gana siempre, sea acercándose a él el PP para pactar con Ciudadanos, sea con Podemos tratando de pegarse al PSOE, que debe centrarse para sobrevivir.

Los votantes nacionalistas son diferentes: hasta pasando hambre y viéndose robados por los suyos votarían igual.

-----

SALAS

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2550 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
1927
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.