Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carls escriba una noticia?

Adicción al sexo, un problema que necesita orientación y tratamiento

28/01/2010 23:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El hiperactivo sexual no puede controlar su comportamiento. Sepa si usted puede sufrir el trastorno

Tratar de explicar las infidelidades a través de diagnósticos clínicos que lindan el campo de la psiquiatría no es asunto nuevo, especialmente para las celebridades que acuden a este recurso, curiosamente, después de que son pescadas in fraganti.

El caso más reciente es el del golfista Tiger Woods, quien se somete a un tratamiento intensivo para frenar su adicción al sexo, un problema que, según él y sus representantes, lo llevó a contar, en muy poco tiempo, con más de una decena de amantes que prácticamente acabaron con el matrimonio que tenía con la modelo Elin Nordegren.

Aunque la lista de adictos al sexo, o hipersexuados, es larga e incluye a otros famosos, como Michael Douglas, Robert Downey Jr. y la cantante Amy Winehouse -que hablan con mucha propiedad de sus tratamientos-, expertos ponen todavía en duda la existencia de dicha adicción.

Rodrigo Córdoba, psiquiatra y vicepresidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, aclara que el Manual Estadístico de Enfermedades Mentales (DSM-IV) no incluye la adicción al sexo como entidad autónoma, "esto no quiere decir que la hiperactividad sexual no sea un síntoma de otras alteraciones como las manías o los problemas de personalidad, incluso de manifestaciones orgánicas, como los trastornos del lóbulo frontal, que ameritan tratamientos específicos e integrales", explica.

¿Cuándo es anormal?

El término adicción al sexo se usa desde 1970, cuando el psicólogo norteamericano Patrick Carnes desarrolló pautas para su identificación y tratamiento que, desde entonces, son fuente de consulta para quienes ofrecen solución.

La base del abordaje del desborde anormal de la actividad sexual, según la psiquiatra Olga Albornoz, parte de dos preguntas: ¿Cuánto sexo es demasiado? y ¿Dónde está el límite entre lo normal para cada persona y lo patológico?

"La sexualidad es natural al ser humano, pero cuando se convierte en una prioridad que interfiere en la vida diaria, debe ser abordada de manera específica, y eso es diferente en cada persona, no se puede generalizar", dice.

Córdoba insiste en que la dependencia al sexo no puede describirse a través de un solo comportamiento (como sucede con otras adicciones), pues puede disfrazarse en una o varias de estas formas: masturbación compulsiva, relaciones con múltiples parejas, encuentros con personas desconocidas y uso de pornografía, prostitución o líneas eróticas. Esto exige descartar otro tipo de trastornos, como las manías.

En este caso se habla, preferiblemente, de comportamiento sexual compulsivo, que suele ser una válvula de escape de los problemas laborales, las relaciones rotas, la baja autoestima o la insatisfacción personal, condiciones que después de identificadas requieren manejo terapéutico.

Sin importar el nombre que se le dé o la causa, la actividad sexual anormal puede y debe ser tratada.

Córdoba y Albornoz coinciden en que después de un diagnóstico adecuado se deben encontrar los posibles desencadenantes de la dependencia y controlar la conducta sexual del afectado, con técnicas cognitivo-conductuales y el uso de medicamentos que modulen las funciones mentales.

"A un alcohólico se le puede exigir que no tome, pero no que prescinda del sexo. Eso es lo más difícil, porque nadie concibe la vida con la abstinencia como remedio; es necesario reorientar comportamientos y que las personas aprendan a controlarse y a tomar decisiones voluntarias y no manejadas por impulsos incontrolables, esa es la base de la intervención psiquiátrica y psicológica", dice Córdoba.

Test: ¿es usted 'sexoadicto'?

Este cuestionario, propuesto por la Asociación Adictos Sexuales Anónimos, de Estados Unidos, busca ayudar a determinar si una persona es proclive a este trastorno. Aunque el resultado no es determinante, más de una respuesta positiva sugiere buscar ayuda médica especializada.

- ¿Guarda secretos sobre sus actividades sexuales? ¿Mantiene una vida doble?

- ¿Se sorprende a usted mismo buscando artículos o escenas sexualmente excitantes en periódicos, revistas u otros medios de comunicación?

- ¿Sus necesidades lo han llevado a tener sexo en sitios o con gente con las que normalmente no se involucraría?

- ¿Sus fantasías románticas o sexuales le causan problemas en sus relaciones o que le impiden afrontar sus problemas?

- ¿Frecuentemente quiere alejarse inmediatamente de una pareja sexual después de haber tenido relaciones con ella?

- ¿Siente vergüenza de su cuerpo o de su sexualidad, de tal manera que evita tocarse el cuerpo y participar en relaciones sexuales? ¿Teme no tener sentimientos sexuales? ¿Teme ser asexual?

- ¿Cada nueva relación tiene los mismos patrones destructivos que le incitaron a romper con la última?

- ¿Sus actividades sexuales, necesitan cada vez mayor variedad y frecuencia sólo para sentir los mismos niveles de excitación y alivio?

- ¿La búsqueda de relaciones sexuales o románticas, contradice o interfiere con sus creencias espirituales o su moral?

- ¿Sus actividades sexuales incluyen riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual, como el sida o embarazo no deseados?

- Su comportamiento sexual o romántico, ¿lo ha dejado alguna vez con el sentimiento de una falta total de esperanza y enajenación o con depresión?

Los rasgos del compulsivo sexual

Le importa sólo su satisfacción. No tiene goce compartido.

Experimenta sensaciones de vacío y sufrimiento tras cada relación sexual.

Usa el sexo como droga, para escaparse de los problemas, de la ansiedad y de la soledad.

Las obsesiones románticas limitan su vida.

Cada vez busca experiencias más intensas, que le dejan grandes vacíos.

No le parece suficiente enamorarse de otra persona; eso no frena su atracción sexual hacia otros.

Se aísla para que la gente no note su problema.


Sobre esta noticia

Autor:
Carls (68 noticias)
Visitas:
8087
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.