Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Xrumboadmin escriba una noticia?

Parece ser que el ácido de la Naranja Mecánica manda a Brasil para su casa

03/07/2010 18:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Brasil, que con tantas críticas de la prensa llegó a territorio sudafricano, cayó este viernes sin poder administrar un resultado favorable, en la misma fase que Francia les expidió el boleto de vuelta hace cuatro años, en el Mundial de Alemania

Brasil Holanda mundial sudafrica 2010Puerto Elizabeth, EFE - Holanda necesitó 36 años y ocho mundiales para infligir a Brasil una dura derrota, este viernes de remontada por 2-1 en Puerto Elizabeth, que deja al equipo "Orange" en semifinales y devuelve a casa a un equipo 'Canarinho' que avanzaba en el Mundial de Sudáfrica con paso de favorito.

La magia de la dupla Wesley Sneijder y Arjen Robben, y la desgracia de Felipe Melo, que volvió a jugar, puso un impecable pase para el gol de Robinho, pero anotó en meta propia y se fue expulsado a los 77 minutos, resumen el vaivén de un partido, por momentos bronco, por momentos de alto voltaje, que tiene gran historia.

Brasil había eliminado a Holanda en idénticas fases de octavos de final de los Mundiales de Francia'98 y Estados Unidos'94, y ahora los de Bert Van Marwijk se comieron fría la venganza.

Brasil había eliminado a Holanda en idénticas fases de octavos de final de los Mundiales de Francia'98 y Estados Unidos'94, y ahora los de Bert Van Marwijk se comieron fría la venganza.

Con similar actitud fría los holandeses se deshicieron de los brasileños en el Mundial de 1974, disputado en Alemania, la misma selección de Johan Cruyff, que recién criticó con dureza el juego de los pupilos de Dunga.

Ni pirotécnico, ni de desbordada técnica. Holanda planteó desde el pitido inicial un juego provocador de constante roce personal que en pocos minutos enseñó un partido cortado por las faltas.

Los brasileños entraron en un juego premeditado y perdieron los papeles.

Imagen significativa la de Robinho, a quien se le ha conocido más su blanca sonrisa, pero en una primera oportunidad bramando en el rostro de un rival mientras Nigel de Jong, su ex compañero en el Manchester City, intenta aplacar su ira.

Brasil no fue más el mismo. Sus zagueros quedaron contagiados de una parálisis que tuvo otra nefasta consecuencia trece minutos después

La imagen se repetiría en el epílogo del partido, cuando de todo le dijo a Arjen Robben, que aguantaba minutos en el piso.

Ese pareció ser el combustible para elevar el juego de quien ahora juega como cedido del equipo inglés en el Santos.

A los ocho minutos le fue anulado un gol por posición irregular desde la que partió Daniel Alves para servirle el pase.

Pero a los 10 minutos comenzó a tallar su condición de figura del encuentro en Puerto Elizabeth al recibir libre de marca un pase profundo desde el punto central de la cancha lanzado por Felipe Melo, quien este viernes volvió a la formación titular.

Pases cortos, rápidos, triangulaciones con la participación activa de Robinho, Luis Fabiano y Kaká, que en el Mundial de Sudáfrica ha dejado de lado el papel de figura para vestir el mono de trabajo.

La jugada más vistosa salió a los 31 minutos. Robinho se deshizo en una baldosa de De Jong y Van der Wiel, dejó también a Heitinga, y cuando caía por el roce, pasó el balón a Luis Fabiano, que de tijera sirvió en el centro del área a Kaká.

Y más combinaciones acrobáticas a las que se sumaron Daniel Alves y Luis Fabiano, o apariciones fantasmagóricas que pudieron terminar en gol como la de Juan con un remate por encima del horizontal, o la de Maicon que anidó el balón en la red exterior con un potente remate.

A los 55 minutos pase de Arjen Robben a Wesley Sneijder, quien despacha desde la derecha el balón con pierna zurda. El centro no parecía complicar, pero en el aire chocaron por falta de comunicación Felipe Melo y Julio César. Tremendo error compartido. Dolor para el portero que poco había sido exigido y nueva decepción para el centrocampista, malquerido por su juego truculento y quien ahora anotaba en propia puerta.

Brasil no fue más el mismo. Sus zagueros quedaron contagiados de una parálisis que tuvo otra nefasta consecuencia trece minutos después.

Córner desde la derecha impulsado por Robben, doble cabeza ante la mirada de los brasileños, primero de Kuyt y después de Robben para anidarla en el fondo de la red, establecer la remontada y comenzar a sentenciar el partido que se anunció como una final adelantada.

mr / Reporte360

XRumbo.com


Sobre esta noticia

Autor:
Xrumboadmin (330 noticias)
Visitas:
5906
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.