Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Albus escriba una noticia?

Acerca del museo de la memoria

12/01/2010 16:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si queremos un verdadero nunca más debemos hacernos responsables de nuestra memoria y sacar a la luz lo bueno, lo malo y lo feo de nuestra historia. El Dawson de antes de 1973 también merece un espacio en el Museo de la Memoria

Aplaudo la idea de un Museo de la Memoria, es necesario para el progreso y la unión del país dar a conocer lo más crudo de nuestra historia para que no vuelva a repetirse bajo ninguna circunstancia. Ese debería ser uno de los objetivos más importantes de este tipo de iniciativas. Sin desmerecer lo anterior, pienso también que la memoria debe abarcar más y que no ocurra aquello de que solo los vencedores en un momento dado sean los únicos que tengan acceso a poder contar su historia. Es necesario para poder proclamar un "nunca más" en las violaciones a los derechos humanos la reivindicación de los vencidos, las de aquellos que por ser completamente exterminados, no pudieron contar su historia.

Hubo un Dawson antes de 1973. Poco menos de 100 años antes de ese trágico episodio, esta tristemente celebre isla del archipielago fueguino, fue utilizada como campo de concentración, centro de destierro y testigo de la muerte de los últimos nativos de la Isla Grande de Tierra del Fuego (Karukinká), los Selknam.

Durante 10.000 años habitaron estas tierras de forma pacífica y en armonía con su entorno. En menos de 20 fueron exterminados y desterrados para siempre, porque su cohabitación con el "hombre blanco" no era compatible con el progreso.

Bajo la complicidad del gobierno chileno, el territorio de Tierra de Fuego se concesionó a sociedades explotadoras regentadas por inmigrantes europeos para la creación de estancias ovejeras, explotación aurífera y maderera. En esa ecuación no entró el nativo Selknam, legítimo propietario de aquellas tierras, pasando a ser un estorbo y bajo la excusa de robo de ganado y violación de la nueva propiedad privada, se cometieron los crímenes de lesa humanidad más atroces que haya conocido el Chile republicano.

Para un verdadero nunca más debemos hacernos responsables de nuestra historia sacando a la luz lo bueno, lo malo y lo feo de ella

Se estima que unos 4.000 Selknam habitaban la Tierra del Fuego a la llegada de las sociedades explotadores a fines del siglo diecinueve, para el primer lustro del siglo 20 ya no quedaba ninguno. Los que no murieron bajo el rifle del estanciero, lo hicieron por las enfermedades del hombre blanco y por la tristeza del destierro. Así es, los últimos Selknam, nómades por excelencia, fueron a parar a una prisión, perdón quise decir una misión salesiana en la Isla de Dawson, donde finalmente terminaron muriendo de enfermedades contagiosas y de tristeza mientras eran tratados de ser "civilizados" y "evangelizados" por los cómplices de sus verdugos.

Poco se sabe de esta historia del pasado también reciente, pero no por falta de información sino porque tristemente gran parte de nuestros antespasados son los responsables. En los libros de historia la desaparición de los Selknam se resume en menos de una línea como "el desafortunado desencuentro entre el hombre blanco y los nativos".

Si queremos un verdadero nunca más debemos hacernos responsables de nuestra memoria y sacar a la luz lo bueno, lo malo y lo feo de nuestra historia. El Dawson de antes de 1973 también merece un espacio en el Museo de la Memoria.


Sobre esta noticia

Autor:
Albus (3 noticias)
Visitas:
2872
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.