Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eleducadorsocial escriba una noticia?

Acampado

22/06/2011 22:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Alaska, 10 de junio de 2011,

Una de las ventajas de escribir un blog es que no tienes los imponderables de la prensa escrita. No tienes la necesidad  de analizar las noticias  al segundo. Puedes ver las cosas con cierta perspectiva.

El movimiento 15M, por ejemplo, el de  los indignados. Por cierto, ya sé que lo de indignados viene por lo de Hessel, pero  no deja de chocarme cada vez    que    leo en la prensa cosas como "2000 indignados siguieron la concentración...".  Me imagino un movimiento similar con aburridos, o cansados, o alegres, o temerosos, y me da la risa, que quieren que les diga. En fin, la urgencia   del periodismo  por poner etiquetas  y buscar respuestas produce  figuras retóricas muy curiosas..  El 15M  -dejémoslo así- es un organismo vivo y resulta fascinante mirarlo en la  distancia. No solo desde el punto de vista de su contenido, tan heterogeneo que, personalmente, se me escapa cualquier posibilidad de atraparlo (en otros foros ya he comentado qué cosas me gustan y qué cosas no). Sino, como lo que su propio nombre indica, como movimiento, que tiene sentido en tanto que siga nutriéndose de personas.  Ha pasado, en apenas veinte días, del éxito participativo a casi el olvido, para volver con fuerza después de la intervención de la policía, volviéndose a apagar poco a poco, resurgiendo ahora en su desparrame  por los barrios. En un momento es un huracán, al segundo es una fina lluvia. Como el dibujo en el aire de una bandada de pájaros, que se van acercando y alejando formando figuras caprichosas. Un día es la revolución que acabará con el sistema, el otro parece que sea el 15M el  que se  engulle a si mismo. Un día es una foto de un señor con corbata, el otro piercings desbocados. Un minuto la asamblea es la razón de todo, y al siguiente es la razón de que nada funcione. Tal vez se apague como vino, como se apagan los huracanes, o quizás quede como las brasas de un incendio que nunca acaba de extinguirse. Nadie sabe cuanto durará, ni que peso tendrá. Si ya es un éxito lo vivido, o es un fracaso si aquí se acaba todo.Los medios tradicionales, que siguen siendo por ahora los termómetros de la realidad, por mucho que queramos enaltecer a las redes sociales, también andan desconcertados. Quieren apuntarse al carro, pero andan con ojo ante un movimiento que nadie hasta ahora puede controlar. No hay más que  leer El País,   que en un tiempo fue mi periódico de cabecera (por suerte o por desgracia, quedé huérfano). Ha ido dando bandazos. Puso en portada el movimiento, con algunas crónicas tan cargadas de azúcar que  sonroja leerlas una semana después, para ocultarlo  casi por completo en su edición de  papel  (tal vez  decepcionados por la poca trascendencia  que tuvo en las elecciones) y devolverles hoy mismo la portada, sospechosamente, cuando la indignación  apunta  a las Cortes Valencianas. Veo a mi ex-periódico vacilante. Ojo, niño, a ver qué pones, que esto no hay quien lo controle. Del entusiasmo inicial,   ingenuo y mayosesentayochero  han pasado a un neutralidad de verlas venir.

Más sobre

Mientras tanto yo,   dada mi dificultad para  adherirme a un movimiento del que formo parte pero no, del que estoy, pero no estoy,   que me seduce  a veces con su desencanto y  su cabreo,   tanto como  me repugna otras  cuantas por su demagogia,   voy acampando a mi medida. Una acampada mental, que es a la que aspira cualquier movimiento con pretensiones de cambio. Una empanada, si ustedes quieren. Contradictoria, como el 15M. Viva. Dubitativa.  Hoy pienso que muchos políticos de este país dan asco, de mangantes e inútiles que son, y mañana me levanto que por supuesto no todos. Hoy que los bancos, la rabia que dan,   y que ladrones, y que encima rescatándolos, y después que qué coño hacen los sindicatos por los trabajadores y el trabajo en este país. Me cabreo con un Gobierno inoperante que nos ha llevado a la ruina, y  luego me da rabia  la poca autocrítica de los que critican al Estado  pero  son incapaces de reconocer que nadie les obligó a endeudarse como nuevos ricos en un país que siempre ha sido pobre. Me revuelvo contra los recortes sociales, y al segundo me  pregunto qué monstruo va creando el asistencialismo.

Y aquí sigo, en mi campamento, que, como es mío, yo decido cuando y cómo se levanta.


Sobre esta noticia

Autor:
Eleducadorsocial (134 noticias)
Fuente:
eleducadorsocialenalaska.blogspot.com
Visitas:
1137
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.