Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guiadelandreu escriba una noticia?

Ac Sevilla Torneo (sevilla)

9
- +
19/11/2018 19:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

AC SEVILLA TORNEO (****) Avda Sánchez Pizjuán 32 41009 Sevilla

Habitación: 402 Fecha de entrada: 30/01/2018 Tarifa:

Lejos del centro pero junto a los nudos de comunicación más importantes del oeste de la ciudad, en un barrio algo degradado, encontramos un moderno edificio exento de cinco plantas que ocupa toda una parcela entre grandes avenidas. Exterior en gris con ventanas que pueden protegerse con lamas de madera en el mismo tono lo que le da una configuración peculiar y algo "desordenada".

Media docena de escaleras, casi ocultas nos dejan desde una amplísima acera ante la puerta corredera automática que da acceso a la recepción. No es muy grande, pero el espacio se abre hacia la izquierda con el bar y el restaurante. Bastante luz, gracias a las enormes cristaleras que ocupan todas las paredes, aunque tamizada con unos visillos rayados en tonos marrón. La sensación no es cálida, pero tampoco fría. Quizá lo oscuro del resto del entorno (bar, restaurante, pasillo) sea lo que reste esa natural calidez.

Justo frente a la puerta, a cuatro pasos de esta, está el poderoso mostrador de recepción: el frontal, como de acero muy brillante casi espejo. La parte superior, de mármol negro. Sobre ella dos vades negros y algunas informaciones del hotel y la ciudad. Colgando del techo una hilera de lámparas de cristal que iluminan el mostrador. Tras él, una pared de madera con algunos motivos geométricos. Dos puestos de trabajo. Una simpática y dicharachera recepcionista nos atiende amablemente. Damos nuestro nombre y simplemente nos pide confirmar el último número del DNI. Y del tirón nos entrega la tarjeta de la habitación, el documento que hemos de firmar y un papel con la clave del wifi que es gratuito y veloz en todo el hotel.

Seguimos avanzando hacia el interior del edificio dejando a la izquierda el oscuro bar y restaurante hasta llegar a los ascensores, ubicados justo detrás del mostrador de recepción. Son tres, modernos, casi nuevos. Puertas metálicas automáticas. Botones digitales en una pantalla enorme blanca. Espejo oscuro en las paredes. Un cartel con información del servicio de bar y restaurante.

Las puertas se abren a un pasillo iluminado con luces puntuales, pero nuestra habitación está allí mismo. Puerta blanca, manivela metálica. Introducimos la llave y abrimos. A la derecha, la ranura para meter la llave y activar la luz. Madera en tono gris en el suelo. Muy limpia y cuidada. Vescom a finas rayas gris claro en las paredes. Quizá un punto de frío. No está la mañana muy apacible. Junto a la rendija para la llave, está el armario. Dos puertas correderas en madera oscura con algunos metacrilatos que dejan pasar la luz interior. En un módulo, baldas y la caja fuerte. En el otro un colgador alto con media docena de perchas antirrobo.

A continuación del armario, la puerta de cristal del baño. Justo enfrente un espejo de cuerpo entero, sin marco, y el display digital del aire acondicionado. Ruidoso. Complicado de manejar, pero eficaz. Y un paso más adelante, el dormitorio. El espacio no es grande, pero es suficiente. Frente a nosotros, en el suelo, un armario en tono metálico con ruedas que hace las veces de maletero. Sobre él una televisión plana quizá algo pequeña. A continuación, la mesa de trabajo. Generosa, cómoda, con una silla de piel plastificada negra bastante cómoda. Sobre la mesa un vade negro, la carta del servicio de habitaciones, una carpeta metálica con los servicios del hotel y una lámpara de mesa de escasa potencia para el trabajo. Junto a la mesa, un enchufe disponible. Bajo la mesa, una papelera y el minibar de cara y corta oferta. Encima de la mesa, un cuadro de tono metálico algo feo. La pared del fondo la ocupa una generosa ventana que cierra perfectamente. Por dentro, protegida por un foscurit, una cortina y un visillo. Todos ellos en distintos tonos de gris. Por fuera, unas lamas correderas como de madera permiten tapar más la luz exterior para el descanso. Amplias vistas desde la ventana a la parte trasera del hotel y a los edificios de viviendas que circundan la pastilla urbanística en la que se edifica el establecimiento.

Bajo la ventana hay una mesa de centro redonda y negra, y con ella una butaca de piel negra y estructura metálica. Tras ella, una lámpara de pie.

A la derecha de la entrada está la cama. Bajo un largo cabecero en negro brillante. Grande. Generosa. Vestida con unas suaves sábanas de hilo que protegen un agradable nórdico. Tres almohadas, también blancas, con un ribete en un gris marengo, muy cómodas. A ambos lados de la cama sendas mesillas en tono metálico empotradas en el cabecero. En una el teléfono. En la otra, el mando de la televisión. Sobre las mesillas sendas lámparas de noche con tulipas en color crudo y un brazo direccionable de luz de lectura muy eficaz. Bajo ellas varios interruptores de B-ticino y un enchufe disponible para recargar el móvil...

El descanso no cuesta. El entorno del hotel es tranquilo. La insonorización exterior es colosal. La interior quizá podría mejorar un poco: se escucha alguna puerta y algún paso hacia el ascensor, pero en general, silencio. Quizá se cuela demasiada luz por las rendijas de la puerta. El baño tiene una pared de cristal a la habitación, protegida con unos vinilos. Espacio adecuado. Suelo y paredes en porcelánico de tonos marrones. Un punto de luz en el techo y dos luminarias encastradas en el espejo situado sobre el lavabo. Frente a la puerta, el lavabo, de cristal opaco con una grifería moderna algo usada. Quizá le falte una pieza pero el chorro de agua es demasiado pequeño, y su caudal y presión escasas. Junto al lavabo se disponen las amenities: una pastilla de jabón en forma de pelota de golf, un bote de champú y otro de gel en blanco con el logo de la cadena. Bajo el lavabo, cuelga de una barra una toalla de manos, y más abajo, en un ligero armario con ruedas se ofrecen el resto de amenities envueltos en plástico blanco (gamuza lustrazapatos, peine, gorro de baño y pañuelos de papel), un par de vasos y un par de toallas extras. La lencería (dos toallas de baño, dos de lavabo y una alfombrilla de baño) es blanca con los logos de la cadena, limpia, mullida, y agradable. Quizá las luces del espejo sean tan potentes que molesten un poco para mirarse y creen algunas zonas de sombra. Entre el lavabo y el inodoro, anclado a la pared encontramos un secador de pelo de buena potencia. Bajo él, una papelera metálica. Frente al inodoro, un bidet (con tapa) y a su lado, la bañera. Esta es blanca, moderna y bien cuidada. Protegida por una mampara móvil de cristal. Dentro moderna grifería y una ducha rematada en una alcachofa casi nueva y bien cuidada. Excelente caudal, presión y temperatura nos despiertan bien de mañana. Una pequeña bandeja permite dejar el bote de gel, y un toallero nos deja a mano la toalla para secarnos.

En el mostrador, muy temprano, nos atiende otra simpática recepcionista, que además de las p reguntas de rigor sobre el minibar, nos pregunta por nuestro descanso y nos da "un millón de gracias por habernos elegido". Otro millón para ella.

Calidad/precio: 6

Servicio: 7

Ambiente: 6.5

Habitación: 4

Baño: 7.5

Estado de conservación: 4

Desayuno: 7

Valoración General: 6


Sobre esta noticia

Autor:
Guiadelandreu (118 noticias)
Fuente:
guiadelandreu.blogspot.com
Visitas:
206
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.