Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sergio Cano escriba una noticia?

A propósito de Eluana

07/05/2009 20:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Quién es capaz de decidir por nosotros?

Hay veces a lo largo de nuestra vida que nos creemos con el derecho a opinar sobre el resto de personas que nos rodean. Es más, hay ocasiones en las que incluso intentamos interferir en sus acciones o estilos de vida de manera gratuita. Influenciarles. Mientras no pasemos de esta primera fase no ocurre nada. Al fin y al cabo son sólo habladurías. El problema viene cuando de esta primera fase pasamos a una más despótica en la que intentamos decidir sobre qué es mejor o peor para alguien sin contar con esa misma persona, sin contar con sus circunstancias, creencias o incluso su mundo interior (cada persona es un mundo diferente). Se dirigen de manera egoísta a la prensa o incluso a la justicia para tratar de que alguien actúe a la fuerza, por obligación, como ellos lo harían. Y acusan de esto y de lo otro. Sin piedad y sin perdón, de manera implacable. Apenas piensan en esa persona a la que señalan con el dedo. No le conocen personalmente pero lo machacan en uno de los momentos más duros de su vida. No le dejan olvidar y lo van ahogando día a día.¿Para qué? Sólo para defender algo que ellos no han sufrido en sus propias carnes y que por lo tanto no pueden comprender ni sentir. ¿cómo atreverse a hablar y criticar sobre experiencias que no se han vivido? Nadie (o muy pocos) pueden ponerse en la piel del padre de Eluana, la chica que recientemente murió en un hospital italiano tras 17 años en coma, a petición de sus familiares. Tras esto, todo tipo de instituciones conservadoras y religiosas se pusieron manos a la obra para evitar algo que sin duda la propia Eluana habría aprobado: morir dignamente. Sin dolor, sin hacer ruido. Sin molestar a nadie. Pero ella no podía hablar y tales organizaciones se creían con derecho a hacerlo en su lugar. Es indignante que una asociación en defensa de la vida se atreva a contradecir la decisión de un padre que durante 17 años se ha mantenido día y noche junto a la cama de su hija inerte. Es indignante que esa organización piense que la vida es estar postrada cerca de dos décadas en una cama de hospital, inconsciente, bajo el indescriptible sufrimiento de los familiares. Alimentada e hidratada artificialmente por máquinas. Sin esperanza de mejora. Con un cuerpo entumecido e hinchado. Este artículo no trata de defender o criticar el derecho o no a la eutanasia sino de señalar con el dedo a aquellas instituciones que sin responsabilidad alguna están faltando el respeto a una familia en general, y a un padre en particular que en los últimos meses ha sufrido el peor de los castigos al que se puede someter a un progenitor: vivir más que uno de sus hijos. ¿Realmente esta gente piensa que para él fue fácil tomar esa decisión? Hace falta, en realidad, mucho valor y entereza para hacerlo. Para tomar una decisión que se sabe es la mejor pero que matará a tu hija. Por eso, desde aquí muestro mi respeto, admiración y apoyo para esa familia que jamás olvidarán estas desagradables últimas semanas.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Sergio Cano (22 noticias)
Visitas:
3236
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.