Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

A la caza de Némesis 1

12/03/2010 22:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un objeto oscuro puede estar acechando cerca de nuestro sistema solar empujando de vez en cuando cometas en nuestra dirección.

Apodado "Némesis" o "La Estrella de la Muerte, " este objeto no detectado podría ser una estrella enana roja o marrón, o todavía un objeto aún más oscuro de tan sólo varias veces la masa de Júpiter.

Pero, ¿Por qué los científicos piensan que algo podría estar oculto más allá del borde de nuestro sistema solar? Originalmente, la hipótesis de Némesis se sugirió como una forma de explicar un ciclo de extinciones en masa en la Tierra.

Los paleontólogos David Raup y Jack Sepkoski afirmaron que, durante los últimos 250 millones de años, la vida en la Tierra se ha enfrentado a una extinción en un ciclo de 26 millones de años del ciclo. Los astrónomos proponen a los impactos de cometas como una posible causa de estas catástrofes.

Nuestro sistema solar está rodeado por una vasta colección de cuerpos helados llamada Nube de Oort. Si nuestro Sol formara parte de un sistema binario en el que dos estrellas estuvieran gravitacionalmente vinculadas orbitarían en torno a un centro común de masa, esta interacción podría alterar la Nube de Oort de forma periódica, lanzando cometas a toda velocidad hacia nosotros.

Comparación del tamaño de nuestro Sol, una estrella de baja masa, una enana marrón, Júpiter y la Tierra. Las estrellas con menos masa que el Sol son más pequeños y más frías, y por lo tanto, mucho más débiles en luz visible. Las enanas marrones tienen menos del 8% de la masa del Sol, que no es suficiente para sostener reacciones de fusión que mantiene el calor del sol. Estos mundos son casi imposibles de ver en luz visible, pero resaltan cuando se observan en el infrarrojo. Sus diámetros son aproximadamente iguales que Júpiter, pero que pueden tener hasta 80 veces más masa y se cree que sistemas planetarios propios. Imagen: NASA

El impacto de un asteroide es famoso por responsable de la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años, pero los cometas pueden ser igualmente letales. Un cometa pudo haber sido la causa del evento de Tunguska en Rusia en 1908. La explosión que se produjo superó en un factor de 1000 la potencia de la bomba atómica arrojada sobre Hiroshima, y arrasó unos 80 millones de árboles en una zona de más de de 2600 kilómetros cuadrados.

Si bien hay pocas dudas sobre el poder destructivo de los impactos cósmicos, no hay pruebas de que los cometas hayan causado periódicas extinciones en masa en nuestro planeta. La teoría de las extinciones periódicas en sí es todavía materia de debate, con muchos insisten en que se necesita más pruebas. Incluso si el consenso científico fuera que los eventos de extinción no se producen en un ciclo predecible, existen otras razones para sospechar de un compañero oscuro del Sol.

La huella de Némesis

Un planeta enano recientemente descubierto, llamado Sedna, tiene una enorme órbita elíptica, alrededor del sol. Sedna es uno de los objetos más distantes observados hasta ahora, con una órbita que oscila entre las 76 y las 975 UA (donde 1 UA es la distancia entre la Tierra y el Sol). Sedna realiza una revolución alrededor del Sol en un tiempo que se estima entre 10.500 hasta 12.000 años. El descubridor de Sedna, Mike Brown, de Caltech, señaló en un artículo de la revista Discover que la ubicación de Sedna no tiene sentido.

La órbita de Sedna a escala en el sistema solar. Puede apreciarse mejor las dimensiones de su órbita en relación al sistema solar conocido en el cuadro inferior derecha. La falta total de explicación a la existencia de Sedna y su órbita abren la probabilidad de que nuevos objetos lejanos y más masivos sean descubiertos

"Sedna no debería estar ahí", dijo Brown. "No hay manera de colocar a Sedna en donde está. Nunca se acerca lo suficiente como para verse afectada por el Sol, pero tampoco se aleja lo suficiente del Sol para verse afectado por otras estrellas."

Tal vez un objeto invisible masivo sea el responsable de la desconcertante órbita de Sedna, su influencia gravitatoria de mantendría a Sedna fija en esa región tan distante del espacio.

"Mis estudios siempre han buscado los objetos más cercanos y por lo tanto más rápidos, " dijo Brown a Astrobiology Magazine. "Hubiera pasado por alto fácilmente algo tan lejano y lento como Nemesis".

John Matese, profesor emérito de Física en la Universidad de Luisiana en Lafayette, sospecha que Némesis existe por otra razón. Los cometas en el sistema solar interior parecen que proceden en su mayoría de la misma región de la Nube de Oort, y Matese piensa que la influencia gravitacional de un compañero solar perturba esa parte de la nube, esparciendo los cometas a su paso.

Sus cálculos sugieren Némesis tiene entre 3 a 5 veces la masa de Júpiter, no superando las 13 masas jovianas, límite que algunos científicos consideran debe superarse para poder ser catalogada de enana marrón. Incluso con esta pequeña masa, muchos astrónomos aún lo calificarían como una estrella de baja masa en lugar de un planeta, ya que las circunstancias del nacimiento de las estrellas y de planetas difieren.

La Nube de Oort se cree que se extiende alrededor de 1 año-luz del sol. Matese estima que Némesis se halla a 25, 000 UA de distancia (o alrededor de un tercio de un año luz). La estrella más cercana al Sol es la conocida estrella Próxima Centauri, que se encuentra 4, 2 años-luz de distancia.

Richard Muller de la Universidad de California en Berkeley sugirió por primera vez la teoría de la Némesis, e incluso escribió un libro de divulgación sobre el tema. Él piensa que Némesis es una estrella enana roja a 1, 5 años luz de distancia.

Muchos científicos responden que tal radio orbital, sería inestable y no podría haber durado mucho tiempo. Ciertamente no lo suficiente como para haber causado la extinción observada en el registro de fósiles de la Tierra. Sin embargo, Muller sostiene que esta inestabilidad se ha traducido en una órbita que ha cambiado mucho durante miles de millones de años, y en los próximos millones de años Némesis será eyectada y será libre del sistema solar.

Continuará...

Publicado en Odisea cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
8765
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.