Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lola Duque escriba una noticia?

Haití, un país donde cada vez cuesta más pronunciar la palabra esperanza

19/11/2010 00:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La suerte de vivir en el hemisferio norte nos asegura de pasar penurias pero solamente es eso: ¡una suerte!

Cuando hablamos de pobreza en el entorno de los países del llamado primer mundo, no puede ser nunca comparable a la más absoluta miseria en que viven dos quintas partes de los habitantes de nuestro planeta.

Algo tan cotidiano como abrir un grifo y beber sin miedo a enfermar es un lujo que no todos poseemos. Existen millones de personas que tienen un acceso restringido al agua y que deben recorrer incluso kilómetros para poder abastecerse de ella.

Haití, ese pequeño país de las Antillas que conforma junto con República Dominicana la isla La Española es hoy el centro de todas las miradas porque no creo que sea posible visionar de forma indiferente los reportajes que sobre la epidemía de cólera que vive su población, se están emitiendo en todas las televisiones del mundo.

Haití, no es muy grande, sus nueve millones de habitantes se organizan en diez departamentos, siete de los cuales ya están afectados por la epidemia.

En enero de este año, un terremoto acabó con la vida de 200.000 personas y otros tres millones perdieron todo lo que tenían y aunque la ayuda internacional ha llegado durante todos estos meses para reconstruir un país hace falta mucho más que dinero.

A últimos de septiembre y antes de que se declarase la epidemia áun eran millones de personas las que se repartián en campamentos equipados gracias a la ayuda internacional pero afrontar una infraestructura que permitiese asegurar la potabilidad del agua es algo mucho más complejo sobre todo cuando los frentes a los que hay que acudir son tantos.

Millones de pastillas potabilizadoras van camino del país, pero ya son más de mil los muertos y se cifran en 11.000 los casos muy graves

Llegó el cólera como hubiese podido llegar cualquier otra epidemia y el campo al que llegaba estaba tan abonado de necesidades que los pequeños logros en cuanto a recuperación ya pasaron a la historia.

El cólera es una enfermedad que tiene fácil tratamiento aunque su nombre pueda causarnos pavor por reminiscencias del pasado. El tratamiento del cólera consiste en rehidratar a la persona que de forma descontrolada pierde líquidos por vómitos y diarreas y esto solo se consigue poniéndole una via y un suero y después por supuesto, asegurando que el agua que pueda empezar a retener sea potable.

Millones de pastillas potabilizadoras van camino del país, pero ya son más de mil los muertos y se cifran en 11.000 los casos muy graves. Los cooperantes que están actuando en el terreno, se encuentran superados por la situación y otro caballo de batalla al que deben enfrentarse es la incultura de un país, al que es dificil instruir en las más elementales medidas de prevención e higiene.

Seguramente, esta situación, quien mejor pueden entenderla son aquellos que en algún momento de su vida, han dedicado un tiempo a una labor de cooperación porque solamente cuando experimentamos aunque sólo sea por un periodo breve hasta donde puede llegar la miseria de los más desfavorecidos, es cuando valoramos mucho más todo lo que tenemos por pura casualidad, porque tan sólo es cuestión de suerte el nacer en la parte del mundo en que vivimos y que nos rodeen toda clase de comodidades.

Hoy amigos, me duele Haití, como me imagino os duele a muchos de vosotros y más que apelar a vuestra solidaridad económica con todas las ONGs que tratan de hacer renacer la vida donde ahora hay caos como en Haití, me gustaría que fuesen muchos más los jóvenes que decidiesen ocupar aunque solo sea un breve tiempo de sus vidas en dar vida en estos países pues pienso que ese trabajo solidario constituye más tarde los cimientos para que nuestro mundo globalizado se haga mucho más humano.

Llegó el colera como hubiese podido llegar cualquier otra epidemia y el campo al que llegaba estaba bien abonado de necesidades

Mas artículos en:

http://www.fatiguitasdecai.es


Sobre esta noticia

Autor:
Lola Duque (130 noticias)
Visitas:
2510
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.