Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cinefagos escriba una noticia?

‘Drácula, de Bram Stoker’ – El auténtico vampiro

25/03/2014 06:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Francis Ford Coppola es un director peculiar, capaz de hacer historia con películas como El Padrino o Apocalypse Now, y de lo peor, como muestran algunas de sus últimas producciones. Además, es un artesano que en varias ocasiones se ha visto obligado a aceptar trabajos por motivos económicos, debido a las veces que cayó en bancarrota y tuvo que recuperarse. Pero cuando tenía libertad, como con El Padrino 2, el director sabe cómo hacer productos únicos y peculiares, como es este Drácula.

image

Drácula es uno de los personajes de ficción, junto con Sherlock Holmes o James Bond, que más adaptaciones a la pantalla ha conocido. Cada cierto tiempo los vampiros se ponen de moda, muchas veces optando por ese aire clásico y victoriano de Anne Rice, los monstruos de Carpenter o, como todos sabemos, los luminiscentes mormones de la Saga Crepúsculo. Cuando Stephanie Meyer se convirtió en el último filón adolescente, muchos se llevaron las manos a la cabeza por la imagen de los vampiros que presentaba, poco más que metáforas de la abstinencia con gomina y malas actuaciones. Desde siempre, Drácula ha sido sexy. Su atractivo reside en una mezcla perfecta de misterio y sofisticación, con un gran componente sexual.

En este caso, Coppola decidió tratar a Drácula como un personaje romántico en el sentido más amplio de la palabra, y nos contaría una historia de amor a través del tiempo utilizando la novela de Bram Stoker como lienzo. Es cierto que es fiel, pero no tanto como muchos pretenden, sino que se aprovecha de elementos conocidos y dados por supuesto para construir una película famosa y conocida por todos, pero no destinada a todos los públicos. Al contrario que otras muchas, Drácula es arte puro y sus mayores aciertos son todos técnicos. Al contrario que la invasión de CGI posterior, la película es completamente artesanal, con maquetas, decorados de cartón piedra y juegos de sombras.

image

En algunos momentos casi parece que estamos viendo una obra de teatro, como el prólogo en que Drácula regresa al castillo para encontrar a su amada muerta, o ese peinado Kabuki que al director le gustó tanto. También hay escenas que son un canto al origen del cine, y que contrastan mucho con el resto de la cinta. Es por eso que, al margen de su interés visual, a mí me parece algo aburrida, y no de lo mejor de su director. Gary Oldman hace un buen papel y en ocasiones hasta cuesta reconocerle tras tanto maquillaje, todo lo contrario que un Keanu Reeves muy flojo, o una Monica Belluci magnificada por todos sólo por el hecho de que se la vea medio desnuda, porque no aporta nada más a la película. Como curiosidad, se nota que Coppola quería contar con Winona Ryder después de que esta se descolgara de El Padrino 3, película que le dio a Coppola el dinero suficiente para abordar proyectos más personales. Aun así, esta sería su última genialidad, porque todo lo que vendría a partir de ahora serían pequeños productos muy espaciados en el tiempo que poco o nada tendrían que ver con el tipo que hizo la trilogía mafiosa por excelencia.


Sobre esta noticia

Autor:
Cinefagos (1265 noticias)
Fuente:
cinefagos.wordpress.com
Visitas:
4592
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.