Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que María Rosa Meléndez escriba una noticia?

8 de diciembre

08/12/2010 22:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Maldad, falsedad por la mañana; incomprensión e indiferencia por la tarde. En estas tristes cavilaciones estaba,

8 de la mañana. Sentada en el patio, rodeada de mis dos perros callejeros, con el primer amargo recordé el día de ayer: maldad, falsedad por la mañana; incomprensión e indiferencia por la tarde. En estas tristes cavilaciones estaba, cuando de pronto vi unas lucecitas verdes, amarillas y azules que me hacían guiños desde el césped. Era el rocío que titilaba como un arbolito de Navidad extendido sobre la tierra.

Me detuve, sorprendida, ante la huella divina que quería decirme algo. En silencio interior, alcé luego la vista: el rododendro había florecido. También la copiosa lluvia de unos días atrás había erguido la achira como una jirafa de rostro amarillo, rodeada de malvones encendidos y alegrías del hogar rosadas en torno del aljibe. Más atrás, el paraíso japonés rebalsaba de campanillas luminosas y desde la vereda, el palo borracho asomaba su nueva fronda. El cielo, surcado de vuelos raudos, dejaba deslizar entre su manso azul, unas nubecitas como cintas de horganza.

La brisa pasó con su delicadeza matinal. Y entonces mi viejo corazón retomó su centro. El día de ayer se convirtió en un diminuto lapso grotesco que me daba la posibilidad de perdonar.

Y el perdón me devolvió la mirada interior. ¿Qué vi? La única misión de mi vida: agradecer.

María Rosa Meléndez


Sobre esta noticia

Autor:
María Rosa Meléndez (25 noticias)
Visitas:
2056
Tipo:
Suceso
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.